Redacción •  Actualidad • 21/08/2020

Izquierda Castellana califica las protestas en Bielorrusia de «revolución naranja»

La organización castellanista asegura que los datos socioeconómicos «dejan en muy buen lugar» al país y espera que «el pueblo y el estado de Bielorrusia se defiendan con todos los recursos, incluyendo el ejército», frente al intervencionismo de la UE.

Izquierda Castellana califica las protestas en Bielorrusia de «revolución naranja»

Izquierda Castellana (IzCa), como otras organizaciones de izquierdas en el Estado español, ya se ha posicionado ante la crisis política de Bielorrusia y lo ha hecho a favor del presidente Lukashenko, reelegido el 9 de agosto en unas elecciones que han sido tachadas de fraude por la oposición y la UE.

La formación castellanista asegura que «es una constante en los últimos tiempos que, cuando unas elecciones no dan resultados al gusto del capitalismo occidental, estas sean cuestionadas bajo el pretexto de falta de transparencia o de igualdad de oportunidades». Esta dinámica,  propia del «intervencionismo del capitalismo europeo» se está manifestando ahora en Bielorrusia, lo que constituye, según el análisis de IzCa, «una nueva revolución naranja», en referencia a procesos similares acaecidos en el este europeo.

De acuerdo con la valoración que publica la organización de izquierdas en su último editorial, «las razones para el intervencionismo del capitalismo europeo en Bielorrusia tienen única y exclusivamente que ver con las grandes expectativas de negocio que hay en ese país si estos pudieran hacerse ‘libremente’, es decir, sin el control de un gobierno que sigue considerando que la propiedad pública de bienes y servicios es algo positivo para su sociedad; y que los procesos de privatización, cuando no queda más remedio que hacerlos, han de hacerse de una forma controlada y planificada».

IzCa llama la atención sobre algunos datos de carácter socioeconómico que, a su juicio, «dejan en muy buen lugar a Bielorrusia», como la tasa de mortalidad infantil, del 2,9 por mil, inferior que la del Reino Unido; unos sistemas educativo y sanitario universales y gratuitos; una tasa de alfabetización del 99%; una cifra de médicos por cada 10.000 habitantes similar a la de Suecia; una tasa de desempleo del 1,5%; una ocupación femenina que representa la mitad de la población activa; o un sector público robusto en el que los bosques, que ocupan el 40% del territorio, pertenecen todos al Estado.

Apoyándose en esta radiografía de la economía nacional, IzCa sostiene que «Bielorrusia es un gran bocado para el capitalismo global porque tienen casi todo susceptible de privatizarse». En este sentido, la formación castellanista muestra su apoyo al presidente Lukashenko: «Esperemos que el pueblo y el estado de Bielorrusia se defiendan con todos los recursos, incluyendo el ejército. Tienen toda nuestra solidaridad». La posición de IzCa, similar a la del PCE, contrasta con los análisis expresados por otras organizaciones políticas, como Podemos, o sindicales, como CGT, CCOO o UGT, que se solidarizaron con las protestas y arremetieron contra lo que consideran una accion represiva por parte del Gobierno.


Bielorrusia /  Izquierda Castellana /  Lukashenko /  Redacción /