Redacción •  Actualidad •  18/08/2021

IUCyL trabaja con el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos sobre el brusco vaciado de la presa de Ricobayo

Cuatro municipios de la zona tienen problemas de abastecimiento de agua y 19 pueblos se han quejado sobre la deficiente gestión del embalse.

IUCyL trabaja con el Grupo Parlamentario de Unidas Podemos sobre el brusco vaciado de la presa de Ricobayo

18 de agosto de 2021 Valladolid. IUCyL solicitará que se recupere la presa de Ricobayo en 2023 cuando termina la concesión de la central Hidroeléctrica y que pase a ser gestionada por una empresa pública estatal.

La gestión mediante una empresa pública de la energía que gestionara este y otros embalses permitiría democratizar su uso para que no dependiera del precio de la energía, del afán especulativo de las multinacionales y democratizar la gestión del agua y de la generación de energía.

IUCyL solicitará que la mayor parte del 25% del Canon que abone Iberdrola, aproximadamente unos 15 millones de euros, se destine a inversiones e indemnizaciones en la zona, por parte del Gobierno de España en colaboración con los Ayuntamientos afectados.

El pasado mes de julio, y en un contexto de escalada de precios en la factura de la luz, la compañía eléctrica Iberdrola decidió desembalsar agua en varios de los pantanos sobre los que tiene la concesión, uno de ellos el de Ricobayo, en Zamora.

Los municipios afectados han visto cómo dicho embalse ha pasado en cuatro meses de estar al 95 % de su capacidad a quedarse en el 12 % debido a dos bruscas bajadas, una en abril y otra en julio.

En 2010, la presa de Ricobayo debía volver al Estado, que podría explotarla directamente, pero en 1990, Iberduero presentó un proyecto de ampliación para construir Ricobayo II, un nuevo salto que añadiría 151 megavatios de potencia. El proyecto solo salió a información pública en el boletín oficial de la provincia y en el tablón de anuncios del Ayuntamiento de esta localidad.

Según denuncia elDiario.es, Iberdrola aprovechó el cambio en la tarifa eléctrica que entró en vigor el 1 de junio de 2021 para vaciar el 79% del embalse de Ricobayo, una actuación que con casi total seguridad arruinará la temporada alta de verano en la mayoría de municipios de la zona, que viven del turismo.

Iberdrola ha aumentado de esta manera su producción de energía a bajo coste las últimas semanas, lo ha hecho en la temporada más calurosa en esta zona de la Península, la última en el mes de julio, cuando se incrementa el consumo de agua en los pueblos por una mayor afluencia de gente a disfrutar de las vacaciones veraniegas. Cuatro municipios de la zona tienen problemas de abastecimiento de agua y 19 pueblos se han quejado sobre la deficiente gestión del embalse.

Este vaciado se ha producido en momentos de precios máximos de la energía en el mercado mayorista, con lo que la empresa maximiza el beneficio sin tener en cuenta el impacto económico o medioambiental que tiene para la zona ese vaciado masivo y realizado de forma tan brusca.

IUCyL considera injusto que esta energía barata de producir, que requiere poca inversión y cuya generación puede modularse, acabe ofreciéndose a un precio tan alto. La energía hidráulica ha sido la segunda energía más cara tras el precio del gas natural. Durante el mes de julio marcó el precio total de la luz el 60% de las horas, según datos del Operador del Mercado Ibérico de Electricidad (OMIE) recogidos por elDiario.es.

IUCyL considera residual el papel de la Confederación Hidrográfica del Duero, que autoriza los desembalses, se ha mostrado incapaz de gestionar la polémica no habiendo contestado a las preguntas de los medios de comunicación y habiendo tomado una posición partidista diciendo que los abastecimientos con toma en el embalse de Ricobayo han estado garantizados mientras varios municipios de la zona ha expresado quejas.

El negocio de la energía hidráulica para las empresas energéticas es redondo ya que las inversiones en distintos ámbitos del abastecimiento de agua de las poblaciones las tendría que realizar la Junta de Castilla y León. La administración pública asume las inversiones de infraestructuras provocadas por una mala gestión de los recursos públicos, tanto el agua como la energía, por parte de las empresas privadas que gestionan las concesiones de los embalses desde principios del siglo XX.

IUCyL critica también las puertas giratorias de aquellos partidos políticos, especialmente PSOE y PP que tienen exMinistros y ex altos cargos del Gobierno en los Consejos de Administración de las grandes empresas energéticas y considera que tendría que ser incompatible por ley que esta circunstancia pudiera darse.


Eléctricas /