Redacción •  Actualidad • 14/05/2020

Intersindical Servicios Públicos recoge las ideas que traslada el personal empleado público en la encuesta sobre teletrabajo que lanzó el pasado mes de abril

  • Esta organización sindical, atendiendo a los resultados que aporta el sondeo, ha solicitado formalmente a la Consejería de Presidencia y Hacienda que contemple la gradual implantación de un modelo mixto que combine el trabajo a distancia y el trabajo presencial en la Administración regional.
  • El estudio, respondido por 365 personas, arroja un alto grado de satisfacción con la experiencia, aunque también dificultades para afrontar este sistema debido a falta de medios, mayor necesidad a la hora de regular la cantidad y las horas de trabajo o dificultad para separar la vida familiar de la laboral.
Intersindical Servicios Públicos recoge las ideas que traslada el personal empleado público en la encuesta sobre teletrabajo que lanzó el pasado mes de abril

El pasado mes de marzo la pandemia de la COVID-19 obligó a la población española a confinarse en sus casas, y las trabajadoras y trabajadores españoles, también el personal empleado público, tuvimos que adaptarnos a un sistema de trabajo online, que conocíamos y practicábamos ocasionalmente, pero al que no estábamos demasiado acostumbrados.

En la Administración regional murciana, este sistema de trabajo ha generado dudas, prevenciones, adaptaciones constantes, pero no cabe la menor duda que ha supuesto un antes y un después en la forma de trabajar miles de personas que trabajan para la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia.

Por ello, Intersindical Servicios Públicos ha querido sondear a través de una encuesta qué está suponiendo el sistema de teletrabajo para este personal, y la primera conclusión que podemos extraer es que el tema interesa: 365 personas han expresado sus inquietudes e ideas en esta encuesta, que constaba de 34 preguntas repartidas en 5 bloques: Entorno y medios de trabajo; Aplicaciones y programas informáticos; Formación y comunicación; Acerca del teletrabajo; y Prevención de riesgos laborales.

En el primer bloque de preguntas, destinado, como hemos señalado, al Entorno y medios de trabajo con el que el personal se ha enfrentado a este sistema de trabajar, la inmensa mayoría, el 96,2%, ha teletrabajado en sus hogares, por un 3,8 que no. De estas personas, el 76,4% tenía un puesto virtual asignado por la Administración y mayoritariamente ha trabajado desde sus domicilios desde el principio del Estado de Alarma (76,9%).

En cuanto a los medios técnicos necesarios para realizar su trabajo, un 47,9% respondía que no había hecho falta que la Administración se los suministrara, pues disponía de los suyos propios, aunque un 22,7% reconocía que la Administración sí se los había proporcionado. Un 91,5% de estas personas, además indicaban que en algún momento había tenido que pedir medios informáticos y se les habían facilitado.

Por último, el apartado de conciliación de la vida familiar y laboral, ha reflejado que a un 62,2% del personal le había sido posible separar los espacios de convivencia familiar de sus responsabilidades laborales, por un 24,9 que “a veces” y un 12,9 que le había sido imposible hacerlo.

El segundo bloque, “Aplicaciones y programas informáticos”, ha arrojado ciertos problemas con las aplicaciones y programas informáticos que el personal ha usado para trabajar, porque aquéllos no respondían o por una escasa capacidad de almacenamiento del correo corporativo de la CARM, aunque también es verdad que varias personas han indicado que estos problemas aparecieron en los primeros días y se fueron solventando por el personal de informático.

El tercer bloque, dedicado a la formación y comunicación que ha recibido el personal empleado público por parte de la Administración para teletrabajar, muestra, en primer lugar, que a tres cuartas partes de las personas que han respondido la encuesta, o no ha recibido ninguna formación (49,2%) o en su caso no era necesaria (32,6%). Igualmente, una mayoría ha recibido instrucciones claras acerca del trabajo que tienen que realizar (68,4%), estas instrucciones han llegado por escrito (45,9%) o por lo menos “en ocasiones” (30,1%), no ha tenido tiempo límite para realizar las tareas asignadas el 52,7% y si lo han tenido, el 70% lo considera “suficiente”.

En segundo lugar, la comunicación entre el personal y de éste con las personas de escalas superiores, apunta en líneas generales a que o no se ha dado opción a negociar el trabajo asignado durante el confinamiento (51,9%) o esta negociación se ha dado “en algunas tareas” (19,7%). Asimismo, la comunicación ha sido buena (38%) o muy buena (30,9%) entre compañeras y compañeros y superiores, y casi el 80% de las personas que tienen un equipo de trabajo a su cargo consideran que han realizado su trabajo muy bien o bien.

El cuarto bloque de preguntas señala claramente un alto grado de satisfacción con la experiencia de teletrabajo. Así, el personal se ha volcado en señalar como ventajas una mayor conciliación de la vida familiar y laboral; la flexibilidad horaria; un ambiente laboral sin interrupciones; reducciones en los tiempos y en los costes de desplazamiento, que repercute además en una disminución de sustancias contaminantes; menor estrés laboral; mayor rendimiento al no haber interrupciones telefónicas o, por supuesto, una mayor protección ante un posible contagio del coronavirus. Aunque también se ha señalado alguna desventaja, por ejemplo, una mayor carga laboral debido a la falta de horario específico.

A la pregunta “¿serías partidario de ampliar el teletrabajo más allá de esta situación de confinamiento?”, un 70,9% de las personas han respondido afirmativamente, y de ellas, un poco más de la mitad (53,8%), teletrabajarían de manera parcial, en un sistema que podríamos llamar semipresencial. Aun así, también hay personas que no son partidarias de ampliar el teletrabajo y que alegan “aislamiento” con respecto al resto de compañeras y compañeros, “pérdida de cohesión entre el personal” o que “necesitan una hora de inicio y una hora de fin de trabajo”.

Además, una inmensa mayoría, casi el 90%, considera el teletrabajo una herramienta útil para conciliar la vida familiar y el 89,6% cree que la Administración sólo debería facilitar las aplicaciones informáticas y no los medios materiales (PCs, teclados, tarjeteros…) para realizar adecuadamente su trabajo

Por otra parte las personas que han respondido a la encuesta no tienen nada claro si el teletrabajo discrimina a las personas que realizan trabajos de atención directa en centros y residencias del IMAS, de hecho, un 30,4% cree que sí discrimina, un 42,9 cree que no y un 26,6 no lo sabe y no puede contestar.

El último bloque, dedicado a la prevención de riesgos laborales, muestra que casi la mitad de las personas han recibido formación acerca de los riesgos laborales que conlleva el teletrabajo (43,3%), por un 56,7% que no la han recibido, y de esas personas que han recibido formación, el 50,2% cree que ha sido suficiente.

A modo de recapitulación, queríamos saber si la experiencia como teletrabajador o teletrabajadora había resultado satisfactoria o no, y las 276 respuestas emitidas, en líneas generales, arrojan un resultado positivo: respuestas como “muy buena experiencia”, “positiva”, “muy satisfactoria”, “un gran avance”, “creo que ha sido un triunfo para la administración dadas las circunstancias”, “deberíamos plantearnos el teletrabajo parcial como algo posible, natural y bueno”, e incluso felicitaciones a la Dirección General de Informática “por el gran trabajo que están realizado en un tiempo récord”.

Pero también hay respuestas negativas: críticas a la falta de instrucciones, a lo caótico de la puesta en funcionamiento o “continuas interrupciones de la familia”, se mezclan con “problemas en el control del trabajo”, con “dificultades técnicas”, una añoranza de contacto con las compañeras y compañeros , cierta sensación de aislamiento o situaciones de estrés por “falta de desconexión” con el trabajo y mezcla permanente entre la vida familiar y la laboral.


encuesta /  intersindical /  servicios públicos /  teletrabajo /