Opinión

Democràcia

Avui he entès el que és la Democràcia, no és una definició més o menys encertada, no. La democràcia és un sentiment, un sentiment que sols ets capaç de sentir quan ja no existeix. La Democràcia és la tranquil·litat, l’absència de por a opinar, de fer coses en llibertat,  de treballar, de manifestar-te, d’amar, de ser diferent.  No pots, i probablement no has de definir la Democràcia, la has de viure, en el dia a dia, en tots els teus actes, amb el respecte als altres, escoltant, estan disposat a canviar.

Cataluña, ¿sabremos estar a la altura?

La Constitución del 78 configuró un régimen político autoritario, centralista, monárquico y netamente favorable al capitalismo. En el mismo no quedaron debidamente salvaguardados los derechos democráticos, puesto que pueden ser suspendidos mediante la declaración de estado de excepción; se le asigna al Ejército una misión interior, lo que legalizó su eventual intervención contra sectores populares; se negó rotundamente el derecho de autodeterminación y no fueron reconocidos derechos esenciales de la mujer como el derecho de abortar.

Nada hay preconcebido

Si lo hubiera qué papel nos habría reservado la naturaleza; nos bastaría con adecuar nuestras disposiciones a un manojo de ideas y creer que lo que hacemos lo hacemos porque no puede hacerse de otra manera. También pasa con las tesis políticas que defienden nociones tales como democracia, legalidad, principios universales y demás formas canónicas que se manejan simplemente para ajustarlas a una preconcepción ideológica, de tal manera que sólo esa, nuestra, versión es posible para ser exitosa. Esta forma de idealismo ha llevado a mucha gente al fracaso, cuando no al caos.

Solidaridad con Galiza. Lume nunca mais

Las fuerzas de ocupación de Catalunya, ¡que dejen de hacer daño y vayan a apagar el fuego ya!

Se están registrando en Galiza más de 100 incendios activos. Portugal sufre la misma lacra. Pero Galiza no quema. Galiza está siendo quemada por el Gobierno del Estado Español con la total complicidad de la Xunta de Galiza. Leucaliptización, la Ley de Montes, los recortes en los efectivos postincendio, la retirada de ayudas a la prevención, hacen posible y rentable un territorio calcinado.

Páginas

Suscribirse a Opinión