Pedro I. Altamirano

4 de diciembre, un Día Nacional de Andalucía lleno Orgullo

Se acerca el 4 de diciembre, Día Nacional de Andalucía. Este día en el los que somos nacionalistas andaluces, republicanos y soberanistas sin complejos, celebramos los cuarenta aniversarios de aquel 1977 en el que millones de andaluces salimos a las calles ante el intento de dejar marginada Andalucía con respecto a otras naciones del actual Estado español.

El 155 no es el final

Parece que la derecha española, representada por el PP Ciudadanos y PSOE, da por vencida la guerra por el inmovilismo con la aplicación del artículo 155 para intentar solucionar el mal llamado “problema catalán”.
El actual Gobierno de España del PP siempre ha estado ciego, continúa estando ciego y, por el camino adoptado, seguirá estándolo hasta que no abra los ojos ante el verdadero motivo y origen de “su” problema, creado, provocado por ellos mismo.

Catalunya, democracia ofendida

Un Govern de la Generalitat de Catalunya, elegido de forma democrática y mayoritaria por un Parlament de Catalunya, democrático, que emana de unas urnas legales, en una elecciones legales y democráticas al amparo de Ley Orgánica 5/1985, de 19 de junio, del Régimen Electoral General, ha sido detenido en una acción ultra rápida, más ultra rápida que nunca de una Justicia española que, si se distingue por algo, es por su eterna lentitud.

Hace tiempo que dejé de creer en España

Hace tiempo que deje de creer en España, en las naciones, en las fronteras, para comenzar a creer en los pueblos y las personas.

Soy nacionalista andaluz, de izquierdas, republicano y, sobre todo, humanista, ese humanismo heredado de Blas Infante, el que nos dice que los andaluces somos para sí, Iberia y la humanidad. Mi nacionalismo nace de derribar fronteras, de acercar personas y compartir culturas.

Suscribirse a Pedro I. Altamirano