ALBA Movimientos •  Opinión • 26/07/2019

Declaración de la Tercera Reunión de la Coordinación Política

Declaración de la Tercera Reunión de la Coordinación Política
Declaración de la Tercera Reunión de la Coordinación Política de ALBA Movimientos

Sao Paulo, Brasil, 21 de julio 2019

Delegados y delegadas de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Haití, Guatemala, Panamá, Perú y Venezuela, realizamos la Tercera Reunión de Coordinación Política de ALBA Movimientos durante los días 20 y 21 de julio en Guararema, Sao Paulo, Brasil; después de dos intensos días en mística y debate, llegamos a un conjunto de lecturas y definiciones que queremos compartir con los pueblos de Nuestra América:

  1. El momento actual está marcado por una crisis múltiple del capital (crisis estructural, social, ambiental, de valores, de la clase trabajadora y crisis política) como modelo que no solo no logra satisfacer las necesidades de vida de la gente, sino que por el contrario pone en inminente riesgo la continuidad de la vida en el planeta. Vivimos una realidad de abismal desigualdad, donde cerca del 1% acumula la mayoría de las riquezas, mientras que la enorme mayoría vive en ciudades, sin empleo, servicios ni garantías sociales es la constatación del fracaso del capitalismo como alternativa de realización de la humanidad. El modo de producción, además apunta a la depredación de la diversidad y envenenamiento de la tierra y el agua. Este modelo se sostiene sobre una masa de 76 millones de migrantes económicos, que en verdad son refugiados económicos. Esta crisis se expresa en el desplazamiento de lo común y colectivo como base de la sociedad para centrarse en el individualismo, el egoísmo y el consumismo.
  2. El período histórico que vivimos a partir de la derrota del ALCA estuvo definido por la disputa continental entre tres proyectos políticos. El proyecto neoliberal impulsado desde países como Chile, Colombia, y Perú principalmente; el proyecto neodesarrollista empujado por Brasil y Argentina; y luego el proyecto del ALBA con referentes como Venezuela, Bolivia, Cuba, y Nicaragua. Hoy los tres proyectos están en crisis, podríamos decir que, con la caída de los gobiernos populares en Argentina y Brasil, la perspectiva neodesarrollista colapsó, pero también los países del ALBA viven el incremento de bloqueos y guerras híbridas que desestabilizan sus gobiernos y dificultan la vida cotidiana de las mayorías, con el objetivo de destruir el socialismo como proyecto histórico y la posibilidad de gobiernos populares con soberanía y posicionados contra el imperio Yankee. Pero incluso los países neoliberales viven la crisis de sus economías, de sus sistemas políticos y del estado-nación, con constantes protestas y lucha de masas como en Haití, Puerto Rico, Perú o Argentina. Las élites no logran un consenso en las mayorías para sus proyectos y eso lleva a una escalada represiva y terrorismo de Estado como en Colombia y en progresivo ajuste neoliberal endeudando el país por años frente al FMI, como Argentina y Brasil, este último gobernado por el fascista pro yankee de Bolsonaro. En octubre de este año se dará un capítulo importante en la disputa continental pues tendremos batallas electorales en Uruguay, Bolivia y Argentina; en este último el proyecto de Macri es un pilar para el neoliberalismo pro imperial, por eso es necesario que este tipo de gobiernos sean derrotados en las calles y en las urnas. En Bolivia se juega la continuidad del proceso de cambio, uno de los pocos gobiernos populares y revolucionarios que han logrado estabilidad política  y económica sostenidas.
  3. En consecuencia, los pueblos de Nuestra América viven simultáneamente el rigor de esas formas de reconfiguración de la crisis del capital, pero también la crisis de los proyectos latinoamericanos. A estos dos niveles de crisis se suma la crisis de la hegemonía imperial de los EEUU traduciéndose en una fuerte disputa contra China y Rusia en un momento de una transición geopolítica. Se trata entonces de una batalla en todos los ámbitos (militar, económica y política) por el control de la naturaleza, los mercados, la moneda, la tecnología y los gobiernos. Nuestra América toda, es territorio de esta disputa. Dentro de esta disputa geopolítica, la última fase de la revolución tecnológica digital lleva la guerra a internet, donde la privatización y la militarización son una realidad que aún no es percibida como un problema en nuestra sociedad y a nivel del trabajo interno de los movimientos sociales.
  4. Frente a esta agresión de los capitales nacionales y transnacionales, los pueblos de Nuestra América libran batallas ejemplares como la lucha de las mujeres en Argentina con importantes movilizaciones para reclamar sus derechos; las movilizaciones por la libertad de Lula, la heroica lucha y victorias del pueblo bolivariano en las calles y en las urnas; la movilización y resistencia popular en Colombia ante un gobierno criminal; los levantamientos populares en Haití, las masivas protestas en Puerto Rico; la reafirmación de la perspectiva socialista en Cuba al aprobar su nueva constitución; el desborde popular en las calles de Honduras contra un gobierno fraudulento y la derrota de opciones derechistas en México, entre otras luchas que se libran en Nuestra América, lo que reafirma que las fuerzas sociales y de masas que posibilitaron la victoria proyectos populares y progresistas, siguen en lucha y son la base para una contraofensiva popular.
  5. Las preguntas que nos hacemos en este complejo contexto son: ¿Qué nos corresponde hacer a los movimientos populares del continente frente a este momento histórico? ¿Cómo combatir la ofensiva imperialista de los EEUU en la región? ¿Cómo enfrentar los proyectos antagónicos a los intereses de la soberanía de los pueblos en Venezuela, Cuba y Bolivia ¿Cómo retomar niveles de unidad y movilización que permitan tensionar a la construcción del ALBA como proyecto continental de unión de los pueblos?
  6. En este sentido hemos consensuado la necesidad de iniciar un proceso en nuestros países sobre lo que han sido los últimos diez años, ya que en 2009 en Belem do Para nos planteábamos un conjunto de desafíos en términos de construcción de plataforma de lucha popular, hoy debemos analizar lo hecho y lo no hecho, los avances y las dificultades, los desafíos y las fortalezas en el contexto actual para actualizar nuestros ejes de lucha.
  7. Como ALBA Movimientos venimos con un proceso de debates de nuestra II Asamblea Continental, lo que nos permite lanzar al continente un documento: Bases para la Unidad en Lucha de Nuestra América, que hasta ahora es síntesis de las prácticas concretas de los movimientos que creemos en el ALBA de los Pueblos, y que consideramos nos puede unir en torno a seis grandes ejes estratégicos de lucha: (i) Unidad de Nuestra América e internacionalismo, (ii) Batalla ideológica, cultural y descolonización, (iii) Defensa de la Madre Tierra y soberanía de los pueblos, (iv) Economía para el buen vivir, (v) Democratización y construcción del Poder Popular y (vi) Feminismos populares. Este programa político se materializa en las acciones de lucha desde lo cotidiano; desde lo que hoy hacemos en nuestras organizaciones y países, y también identificando todo lo que podemos hacer de forma articulada como pueblos en lucha.

Bajo estas premisas convocamos a la realización de nuestra III Asamblea Continental de ALBA Movimientos para abril de 2020 en Santa Cruz, Bolivia, el llamado es iniciar una ruta de balance de este período transitado, los desafíos actuales, pero sobre todo nos hacemos el llamado a la unidad nuestroamericana para concretar un programa común de luchas que fortalezca y contribuya a la movilización popular conjunta y el reascenso de la lucha de masas.

  1. Ratificamos nuestro compromiso por la unidad de los pueblos del mundo contra el imperialismo, el patriarcado, el colonialismo y el capitalismo.

Expresamos nuestra condena al reciente asesinato del compañero Luis Ferreira da Costa, militante del Movimiento de Trabajadores Rurales sin Tierra de Brasil.

Exigimos el cese de los asesinatos a lideresas y líderes sociales, y ex guerrilleros de las FAR EP en Colombia, y que se cumplan los acuerdos de paz firmados en La Habana, y se retome el diálogo con el ELN.

Defendemos inclaudicable y concretamente a la Revolución Bolivariana, condenamos el bloqueo decretado por el gobierno de los EEUU y apoyamos a Nicolás Maduro Moros como legítimo presidente de la República Bolivariana de Venezuela.

Apoyamos la vigorosa democracia del pueblo boliviano y declaramos nuestro apoyo a la fórmula presidencial Evo-Álvaro para que den continuidad y profundidad al Proceso de Cambio.

Apoyaremos a nuestros movimientos populares que están trabajando para derrotar a Macri en Argentina, e incluso son parte de la principal formula de oposición: Fernández- Fernández.

Reiteramos nuestra histórica condena al brutal bloqueo de los EEUU al pueblo cubano y la reciente revitalización de la criminal Ley Helms Burton.

Saludamos el aniversario de la Revolución Sandinista y exigimos respeto por la soberanía y la paz de Nicaragua.

También saludamos el venidero Foro de Sao Paulo en Caracas, y esperamos que los partidos de izquierda del continente logren avances en la articulación junto a los movimientos populares para enfrentar los riesgos que afrontan nuestros pueblos.

Apoyamos la realización de la Octava Asamblea de los Pueblos del Caribe, 15 al 19 de agosto.

  1. Hemos definido una ruta de trabajo para los próximos meses:
  2. Seguiremos impulsando y profundizando la participación en la campaña #TrumpDesbloqueaVenezuela.
  3. Apoyamos y saludamos a la #CaravanaHumanitariaporlaVida en Colombia 5 al 13 de agosto.
  4. Nos sumamos, a partir de agosto, a la campaña de solidaridad con el compañero defensor de la privacidad digital #FreeOlaBini.
  5. Realizaremos de agosto a octubre una Campaña de apoyo internacional a la reelección de Evo Morales en Bolivia. #UnMardeAbrazosParaBolivia #SiYoFueraBolivianoVotariaporEVO
  6. No descansaremos hasta que Lula este libre por eso seguimos con la Campaña #LulaLibreJá).
  7. Rememoramos el 15 aniversario de la entrada y ocupación de la MINUSTAH en Haití y proponemos que en todo el continente nos solidaricemos.
  8. Estaremos presentes en el Encuentro Antimperialista de Solidaridad por la Democracia y contra el Neoliberalismo. La Habana, Cuba, del 1 al 3 de noviembre.
  9. Realizaremos la Reunión de Coordinación Continental de ALBA Movimientos en La Habana. 4 y 5 de noviembre.
  10. Proceso de Asambleas Nacionales preparatorias de la Tercera Asamblea Continental de ALBA Movimientos entre los meses de noviembre 2019 a marzo 2020.

Con Chávez y Fidel decimos

¡Unidad, Lucha, Batalla y Victoria!

Coordinación Política ALBA Movimientos

21 de julio de 2019


ALBA Movimientos /  Opinión /