Sindicato de Estudiantes •  Opinión • 18/05/2020

No volvemos a clase: huelga estudiantil indefinida en Euskadi y documento para debatir en el Consejo Escolar del Estado

No volvemos a clase: huelga estudiantil indefinida en Euskadi y documento para debatir en el Consejo Escolar del Estado

El 25 de mayo tampoco volvemos a clase: Huelga estudiantil indefinida en todos los institutos de la CAV

Contra la negligencia y la irresponsabilidad del Gobierno Vasco: ¡Con nuestra salud y nuestro futuro no se juega!  

El Gobierno Vasco ha tenido que retroceder en su intención de ordenar la vuelta a clase para el 18 de mayo. Cristina Uriarte, consejera de educación, anunciaba que retrasaban al día 25 de mayo la apertura de las aulas debido a que el Gobierno español no había dado la cobertura jurídica necesaria – a pesar de que éste ya había aceptado la propuesta del Gobierno Vasco -. La realidad es que ha sido la presión que hemos ejercido estudiantes, sindicatos de trabajadores y familias -oponiéndonos a este desastre – la que les ha obligado a dar marcha atrás.

Desde el Sindicato de Estudiantes somos muy claros: dijimos que no volveríamos a clase el 18 de mayo y tampoco lo haremos el 25. Mantenemos la convocatoria de huelga estudiantil indefinida y llamamos al conjunto de la comunidad educativa a oponernos unidos a la vuelta para este curso escolar, y a la irresponsabilidad y las maniobras del PNV en la dirección del Gobierno Vasco. No hay ningún cambio real en su planteamiento. No se ha tomado ninguna medida para garantizar nuestra seguridad y encima ahora, aluden a una “supuesta autonomía de los centros” para que sean éstos los que carguen con las consecuencias. ¡Es un auténtico crimen! Nuestra salud y nuestra educación no le importan lo más mínimo al Gobierno Vasco.

La razón por la que quieren reanudar las clases a toda prisa es muy concreta: quieren activar al 100% la economía para no perjudicar las ganancias de los grandes empresarios y banqueros. Arantxa Tapia, consejera de desarrollo económico del PNV, lo decía claro: “hay que trabajar como se hizo en la industria, en el comercio o en la construcción… hay que preparar las aulas”. Nekane Murga, consejera de Sanidad del PNV resaltaba que, la vuelta a clase un regreso a las aulas serviría también para enseñar a los jóvenes «la disciplina social que hace falta».

¿O nuestra salud o nuestras notas? ¡Basta ya de chantajes!

Tanto el Gobierno Vasco como el Gobierno de Madrid, miran a otro lado ante la oposición generalizada de la comunidad educativa que denunciamos su irresponsabilidad. Se niegan a aceptar el hecho de que el curso escolar hace meses que terminó. No se han molestado en meses en adaptar los contenidos de las materias y los métodos de docencia, no han garantizado medios materiales ni contratado más profesores para hacer frente al abandono de los estudiantes de las familias trabajadoras. Ahora, pretenden imponer la vuelta a las aulas casi exclusivamente para realizar exámenes.

A los estudiantes se nos pone entre la espada y la pared. Se nos obliga a elegir entre los exámenes, nuestras notas y nuestro futuro o poner en peligro nuestra salud. No podemos aceptar este chantaje. Esta es la lógica clasista del PNV: recortar la educación pública, montar una auténtica carrera de obstáculos que afecta a los estudiantes más humildes y expulsar así del sistema educativo a las familias trabajadoras.

La única salida que no suponga poner en peligro nuestra salud, añadir más estrés, o que estudiantes se vean en peligro de repetir curso o ser directamente expulsados del sistema educativo es cancelar inmediatamente la vuelta a clase, finalizar el curso y que se suspendan los exámenes de la tercera evaluación y la selectividad – eliminando las notas de corte para acceder a la universidad pública y garantizando plazas suficientes en todas las carreras para aquellos que quieran cursarlas -.

A partir del 25 de mayo ¡Todas y todos a la huelga!
Necesitamos un plan de rescate de la educación pública

Ha quedado más que claro, que para el PNV la educación debe estar al servicio de los intereses de las patronales y que -por tanto- la educación pública no es ninguna prioridad. Ante esta situación, las decisiones que está adoptando el Gobierno Vasco -y que cuentan con el visto bueno del Gobierno central – no contemplan ningún plan para dotar a la educación pública de los recursos que necesita. Todo apunta en la dirección contraria.

¿Qué pasará el curso que viene? Si no se incrementa radicalmente la financiación de la educación pública, si no se contratan miles de profesores, se bajan drásticamente las ratios por aula, se mejoran y se amplían las instalaciones, etc. la catástrofe para la escuela pública y por tanto para las familias trabajadoras y sus condiciones de vida va a tener consecuencias terribles.

Por eso, desde el Sindicato de Estudiantes nos reafirmamos en nuestra oposición frontal a la vuelta a las clases, y llamamos a todas las organizaciones sindicales de trabajadores, de estudiantes y de madres y padres a que llamemos conjuntamente a la huelga educativa indefinida a partir del 25 de mayo para que todos los centros de estudio permanezcan cerrados, y exigir al Gobierno Vasco que cumpla con nuestras reivindicaciones:

1. ¡No a la vuelta a clase! ¡Finalización inmediata del curso! No se puede garantizar la salud de los estudiantes y de los trabajadores de la educación. Reorganización de los planes de estudio para recuperar los contenidos esenciales que no hemos podido cursar presencialmente en el próximo curso.

2. Que todos los estudiantes pasen de curso. En todos los centros sin excepción deben hacer la media del curso escolar con las dos primeras evaluaciones.

3. Cancelación de todos los exámenes de la tercera evaluación, y cancelación de la selectividad. Supresión de las notas de corte para entrar a la universidad. Plazas suficientes para todas y todos en la carrera que queramos estudiar. Devolución inmediata de la matrícula universitaria íntegra del segundo semestre.

4. Por una educación pública de calidad, en euskera y gratuita. Puesta en marcha inmediata de un plan de rescate a la educación pública –desde infantil a universidad– que se mantenga en el tiempo e incluya:

• Reversión de todos los recortes. Contratación masiva e inmediata de profesores y creación de miles de puestos fijos para los docentes interinos.

• Bajada drástica de las ratios a 15 alumnos por aula para garantizar las medidas de seguridad para nuestra salud y una atención individualizada, que permita recuperar en el menor tiempo posible los contenidos que no hemos podido cursar por el cierre de las aulas.

• Aumento drástico de las becas y garantizar por ley la gratuidad total de la educación desde infantil a la universidad para las familias trabajadoras.

• Ni un solo euro público a la Iglesia católica, ni a los empresarios de la enseñanza privada.

• Derogación de la LOMCE, Heziberri y todas las contrarreformas clasistas.

Formación Profesional

1. Que todas y todos los alumnos de FP podamos realizar nuestras prácticas íntegras en los meses de verano o en septiembre con todas las horas necesarias, sin volver a pagar tasas, con prácticas remuneradas y contando con beca si este año contábamos con ella.

2. Que aquellos estudiantes que necesiten titular para acceder a los estudios superiores puedan convalidar las asignaturas de la última evaluación y las prácticas con proyectos o el trabajo de fin de ciclo.

3. Incorporación a la red pública de todos los centros de FP, convirtiendo a los profesores en trabajadores de la enseñanza pública y garantizando la gratuidad y todas las plazas necesarias. Por una Formación Profesional gratuita, pública y de calidad. Fin de la brecha digital, por una formación de calidad con todos los recursos materiales y tecnológicos necesarios.

Universidad

1. Que ningún estudiante sea expulsado de la universidad. Todos los estudiantes deben obtener el apto y promocionar de curso y aquellos que puedan acceder a los exámenes online y estén en condiciones de poder presentarse, puedan mejorar su nota haciéndolos.

2. Devolución íntegra de las matrículas universitarias del segundo semestre y del pago de los alquileres y residencias universitarias desde el mes de marzo.

3. ¡Basta ya de castigar a los estudiantes con menos recursos! Eliminación de las segundas, terceras y cuartas matrículas.

4. Ampliación drástica del plan de becas y bajada de la nota al 5 para acceder a ellas. Que todos los y las estudiantes que habían obtenido una beca este año la mantengan el próximo curso.

5. Puesta en marcha de un plan de rescate a la universidad pública para garantizar nuestro derecho a la educación gratuita y de calidad.


Opinión /  Sindicato de Estudiantes /