dolmendedombate.com •  Opinión • 16/08/2020

El Dolmen de Dombate y la orquesta del Titanic

El Dolmen de Dombate y la orquesta del Titanic
Campaña publicitaria de la época en medios impresos / Dominio Público

Mientras los rebrotes de la Covid-19 imponen restricciones a lo largo y ancho del continente europeo y las cifras de contagios se disparan en Galicia, el alcalde de Cabana de Bergantiños y su asesor de Cultura aceleran la máquina en el centro arqueológico con actividades en los que participan decenas de personas dentro del área del recinto.

Parece oirse a lo lejos un: «Mantengan la calma, somos la orquesta del Titanic«, y la música sigue sonando, tal como hizo la Wallace Hartley Band, que perteneció al afamado transatlántico hundido tras chocar con un iceberg durante su viaje inaugural en la noche del 14 al 15 de abril de 1912. Aunque ninguno de los integrantes de la banda sobrevivió al naufragio, dicen que ésta no dejó de tocar incluso cuando ya era seguro el hundimiento del barco.

Más allá de la frecuente y obsesiva defensa de actividades que nada tienen que ver con la arqueología en el recinto prehistórico hay que preguntarse si José Muíño Domínguez (PP) y José María Varela Martínez son conscientes de la situación sanitaria actual como perceptores de un salario público.

Porque puede que la distancia social de dos metros, las mascarillas, el gel hidroalcóhólico y las palmadas en el hombro ya no sean suficientes. Más cuando un estudio científico de la Universidad de Florida indica que el virus puede contagiarse, en determinadas circunstancias, a cinco metros de distancia.

La crítica política, aunque no siempre guste, es legítima. Y en las presentes circunstancias no se puede hablar de «nueva normalidad» sino de «extrema gravedad». Hablamos de que según el balance estadístico remitido por la Consellería de Sanidade el 15 de agosto, el número de casos positivos por coronavirus en Galicia se situó en Galicia en 1.158, 105 más que los anunciados el día anterior (1.053).

Lo más preocupante es que el área sanitaria de A Coruña y Cee, donde se encuentra Cabana de Bergantiños, la parroquia de Borneiro y el propio dolmen aglutina la mayoría de casos (el 78% del total en Galicia en las fechas mencionadas), y aunque la movilidad todavía no esté restringida, la realidad es que la zona supera ya los 700 casos activos que en este momento suponen más del 60% de los positivos en la comunidad autónoma.

Salvador Illa acaba de anunciar nuevas medidas restrictivas desde el Ministerio de Sanidad y Europa cierra fronteras a cal y canto mientras los representantes públicos de Cabana de Bergantiños hablan de cuántos records se han batido este año en el Dolmen de Dombate, que puede con todo, incluso con el sentido común.

Mientras tanto, en Galicia se atisba una situación complicada, pues ya son 44 las personas hospitalizadas por la enfermedad y ha habido dos nuevos fallecimientos, dejando en 624 la cifra de víctimas mortales. En el Área Sanitaria de A Coruña y Cee los casos se han multiplicado por 3,5 en la última semana y la situación ya es equiparable a la que obligó el cierre de A Mariña a principios de julio. Así lo indican los datos.

Pero no hay problema, porque en el Dolmen de Dombate la orquesta del Titanic seguirá tocando.


dolmendedombate.com /  Opinión /