Podemos Santander •  Opinión • 11/07/2016

La política que no se puede: PODEMOS Santander reprueba el comportamiento de la concejala Tatiana Yáñez-Barnuevo

Podemos nació como respuesta a un sistema político que por diversos motivos había dejado de ser un verdadero cauce de expresión de la voluntad popular de la ciudadanía. Nuestro objetivo era recoger la crítica del 15M, “no nos representan”, y tratar de estar a la altura de esa necesidad democrática de la gente, de la que también habíamos formado parte.

El problema era de fondos y de formas, por tanto, estábamos y estamos en contra de aplicar una política que no se hace pensando en los intereses de la ciudadanía sino en el de las élites y sectores particulares de la población. En Santander, estamos en contra de conceder obras y obras a las mismas constructoras –sobrecostes mediantes- con unas actuaciones diseñadas al gusto de los constructores en vez de al de los vecinos y vecinas, a las que no solo se les da la espalda, sino que cuando tienen la osadía de levantarse para hablar –esa locura tan propia de la democracia- se les da además la patada. También estamos en contra de las formas, porque no puede ser que los representantes públicos se tomen su asiento como suyo, sea legislando por sus intereses propios o cometiendo el pecado capital del servicio público, la corrupción. Defendemos y defenderemos siempre que los cargos políticos pertenecen a la ciudadanía y que por tanto el servicio público es un compromiso férreo con la gente: la voz de un diputado o concejal no es la suya personal, sino la de la gente a la que representa.

Por eso, PODEMOS Santander reprueba el comportamiento de la concejala de Ganemos, Tatiana Yáñez, quien tras presentarse a las elecciones municipales queriendo asemejarse a Podemos para aprovechar la ola de cambio e ilusión que representaba, ha traicionado completamente a los ciudadanos que la votaron y a las vecinas a las que se debía. La concejala Tatiana Yáñez y su marca electoral no tienen nada que ver con Podemos, pero ha de saber que tampoco lo tendrá nunca. Una persona que ha confabulado para apartar a su compañero, habiendo accedido a un sueldo que no tenía en el proceso, y para convertirse en la pata que le faltaba al Partido Popular para tener la mayoría absoluta con la que permitirse seguir ignorando a los vecinos y vecinas, no tiene ni tendrá cabida en Podemos. Nuestra máxima repulsa a la actitud egoísta de la concejala que ha traicionado a la gente, sumado su voto al PP y bloqueado la investigación y publicación del caso de los defectos de las VPO de Santander, cuyos perjuicios padecen muchos vecinos de la ciudad; lo que por desgracia tememos que es solo el principio.

En PODEMOS Santander trabajaremos para que en el futuro el Ayuntamiento de la ciudad atienda a las necesidades de los santanderinos, y para desterrar de las instituciones públicas los intereses particulares, contrarios al interés general de la ciudadanía.


Opinión /