Tomás F. Ruiz •  Opinión •  10/10/2022

Piden la libertad de Julian Assange

Cerca de diez mil personas se congregaron este sábado 8 de octubre frente al Parlamento británico para crear una cadena humana que rodeara el edificio como protesta contra la extradición de Julian Assange a EE.UU. decretada por los tribunales de Gran Bretaña.

Piden la libertad de Julian Assange

Bajo el grito de “Free Assange” (Libertad para Julian Assange) los manifestantes rodearon con una cadena humana el Parlamento para exigir la inmediata libertad del periodista australiano Julian Assange. Considerado como preso político, son muchas las asociaciones de periodistas de todo el mundo que se oponen a las pretensiones del gobierno norteamericano de juzgar a Julian Assange por alta traición. Su delito consistió en informar al mundo de las actuaciones criminales del gobierno norteamericano a través de la agencia informativa WikiLeaks, de la que fue fundador. Gracias a WikiLeaks salieron a la luz escalofriantes detalles de todas operaciones terroristas, invasiones y asesinatos selectivos que Estados Unidos ha llevado a cabo contra cualquier nación o dirigente político que denuncien o se opongan a sus pretensiones.

Julian Assange, desde su plataforma informativa de WikiLeaks, sacó a la luz pública actuaciones genocidas y actos de terrorismo cometidos por el ejército norteamericano en la guerra de Irak, así como los asesinatos de, entre otros lideres políticos, Sadam Hussein y Muhammad Gadafi. Julian Assange, que estuvo refugiado en la embajada ecuatoriana de Londres durante siete años, se vio finalmente traicionado por su propia empresa de seguridad (la empresa Undercover Global que dirigía el mercenario español David Morales, protegido por la ministra de defensa Margarita Robles).

El ilegítimo presidente de Ecuador, Lenin Moreno, como parte de su trato con Estados Unidos para acabar con el presidente democráticamente elegido Rafael Correa, entregó en abril de 2019 a Julián Assange a la justicia británica, que desde entonces lo tiene en prisión a la espera de su extradición a EE.UU.

La mala salud del periodista, así como las presiones internacionales en contra de su procesamiento y el último dictamen del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, desaconsejando su extradición, han frenado hasta el momento su entrega al régimen norteamericano.

La organizadora de esta campaña, Stella Assange (hija del fundador de WikiLeaks), estuvo también en la cadena humana y agradeció de todo corazón el inusitado apoyo que la población londinense está brindando a su campaña. Sus demandas inmediatas son que el gobierno británico se oponga a la extradición que solicita la justicia de EE.UU y que su padre, actualmente en un estado de salud crítico, recupere la libertad tras los diez años de enconada persecución que ha soportado.

Jeremy Corbyn

Entre otros dirigentes políticos y sindicales que han hecho oír su voz este sábado contra la extradición de Assange, se encuentra el memorable dirigente del partido laborista británico Jeremy Corbyn, que tras la traición que sufrió por parte de sus propios compañeros para expulsarlo del partido, se había alejado completamente de la vida política. Como ha explicado en sus declaraciones, Jeremy Corbyn ha considerado un deber acudir al Parlamento para defender la labor del valiente periodista australiano y exigir su libertad.

En sus declaraciones ante la prensa, Corbyn ha advertido a los jueces del Tribunal Supremo británico -en cuyas manos está la decisión de extraditar al periodista- que el gobierno norteamericano está indignado de que sus crímenes políticos hayan salido a la luz a través de las páginas de WikiLeaks y que acceder a sus pretensiones y entregarles a Julian Assange supondría, por una parte, someterse a las criminales maniobras de EE.UU. con respecto a la libertad de prensa y, por otra, transgredir los derechos internacionales de libertad de información en los que se basa cualquier sistema democrático.

Catalonia se sumó a la cadena humana

La república catalana, a través de su asamblea en Londres, se sumó también a la manifestación en forma de cadena humana para exigir la inmediata liberación de Julian Assange y el rechazo de los tribunales británicos a la extradición que solicita Estados Unidos. “Al igual que muchos de nuestros ciudadanos lo han sido a manos del Estado español, Julian Assange es un preso político por defender el derecho universal a la libertad de expresión y la independencia innegociable de la prensa”.


Opinión /