ZonaFranK •  Opinión • 08/05/2020

De cómo el gobierno de Estados Unidos continúa patrocinando el terrorismo contra #Cuba en su propio territorio.

El pasado 30 de abril un hombre, cuya supuesta identidad ha sido revelada por los medios de comunicación estadounidenses, abrió fuego contra la Embajada de la República de Cuba en Washington con un fusil AK-47, entregándose luego a la policía local sin ofrecer resistencia.

Ante tal acto criminal  ¿cómo ha actuado la justicia norteamericana? ¿Qué respuesta ha ofrecido el Departamento de Estado al gobierno cubano? ¿Qué tipo de investigaciones lleva a cabo el FBI, el Servicio Secreto y el resto de las agencias especiales implicadas en el tema?

Mutis.

En franca y tajante violación de todos los instrumentos de derecho internacional e incluso de las leyes federales de su país, Estados Unidos calla ante tal hecho.

¿Por qué?

Simplemente porque es el propio gobierno norteamericano el que, con su política de odio, agresiva en todos los órdenes (económico, financiero, mediático, etc) estimula, alienta y financia el desarrollo de acciones hostiles contra Cuba, su gobierno y sus funcionarios en el exterior. Así ha sido desde el triunfo revolucionario del 1ro de enero de 1959, fecha desde la cual grupos contrarrevolucionarios entrenados y pagados por la CIA concibieron y ejecutaron numerosos actos terroristas contra Cuba, con un saldo de casi 3 mil cubanos muertos y cuantiosos recursos materiales.

No es noticia que el gobierno de Estados Unidos y sus agencias de seguridad han protegido por años a terroristas confesos, actores de sabotajes y atentados contra Cuba y han permitido que grupos paramilitares como Omega7 y Alpha 66 utilicen territorio miamense para preparar dichas acciones.

En pleno 2020, Cuba continúa siendo blanco de una nueva fase agravada de ataques en el orden económico y mediático desde Washington, cuyo objetivo enmascaran en su falsa lucha “por la libertad y la democracia del pueblo cubano” mientras es obvio que sólo desean cumplir su sueño anhelado y nunca alcanzado de destruir la Revolución cubana y su ejemplo ante el mundo.

En esta guerra sucia y sin tapujo moral alguno, Estados Unidos se vale de cuanto personaje nefasto aparezca, decidido a jugar su juego. En este saco entró hace tiempo el re-designado Secretario General de la OEA Luis Almagro, con un historial siniestro de apoyo a golpes de Estado en la región latinoamericana y a grupos opositores promotores de acciones violentas contra gobiernos constitucionalmente constituidos. Incluso cuando Cuba dejó de pertenecer (felizmente) a ese ministerio de colonias, Almagro no ha dejado de atacar al gobierno cubano cumpliendo órdenes del Departamento de Estado y su Secretario Mike Pompeo.

Pero ¿cuán desesperado puede estar el gobierno de Estados Unidos para recurrir a personajes tan ridículos y groseros como el dizque-presentador cubanoamericano Alex Otaola y su programa de chismes para protagonizar la nueva ola de ataque contra la Isla?

Sin entrar en detalles sobre el desdeñable personaje, significo que su canal de youtube “Cubanos por el Mundo” se ha convertido en un medio público de agresión, ataque y difamación contra el gobierno cubano, incluso, se ha especulado sobre los vínculos de Otaola con el atacante a la sede diplomática en día atrás. Tanto a viva voz como en el chat del programa, se realizan incitaciones a la rebelión interna en Cuba, a colocar bombas, utilizar drones para ataques armados y se incita a los cubanos dentro y fuera de la Isla a “poner fin a la dictadura”. Además, se profieren amenazas contra la moral y la integridad física de los principales dirigentes de la Revolución.

En el programa trasmitido este 6/mayo, Otaola culmina promocionando la siguiente entrega, que contará nada más y nada menos que con….(¡sorpresa!) Luis Almagro (OEA) y John Barza (administrador interino de la USAID). Es decir, aparecen en la grotesca escena el títere político y el que pone la plata, ambos intérpretes del mensaje que le ha entregado Pompeo, probablemente sugerido por el Senador anticubano Marcos Rubio.

Un detalle. Otaola se regodeó diciendo que con este programa, donde justificarán el bloqueo norteamericano y atacarán a la colaboración médica cubana, pudieran dar una “estocada final a la dictadura”.

Insisto en la responsabilidad y complicidad del gobierno de Estados Unidos con todas las acciones agresivas y violentas que puedan generarse contra Cuba y sus funcionarios tanto en su territorio como en otros países, consecuencia de la política de terror que promueve. Estados Unidos sienta un precedente negativo ante el resto del mundo y de las misiones diplomáticas acreditadas en su país, que deberán sentir dudas por su seguridad ante la falta de respuesta y actuación de las autoridades locales en hechos violentos de este tipo.

Las agencias de seguridad de Estados Unidos están en capacidad de investigar y controlar a los autores de este hecho y todos sus vínculos, incluyendo a quienes expresamente incitan a cometer acciones violentas como esta, cual parece ser el caso del vulgar presentador.

Para terminar, les recuerdo que el presidente Donald Trump ha caído en total descrédito por su mal manejo ante la Covid19, se acercan las elecciones presidenciales y unas cuantas de sus promesas de campaña, entre ellas “promover un cambio de régimen en Cuba y Venezuela”, no han sido cumplidas. Acontecimientos recientes pudieran significar que hay prisa por complacer al electorado miamense, notoriamente anticubano y antivenezolano.

Mientras tanto, Cuba y Venezuela siguen dando muestras de la estirpe de que está hecha la sangre que recorre sus venas.

Fuente: https://zonafrank.wordpress.com/2020/05/07/de-como-el-gobierno-de-estados-unidos-continua-patrocinando-el-terrorismo-contra-cuba-en-su-propio-territorio/


Opinión /  ZonaFranK /