Geraldina Colotti •  Opinión • 06/08/2020

En línea con Brics-Psuv: Contra la agresión imperialista, un nuevo ciclo fructífero para América Latina

En línea con Brics-Psuv: Contra la agresión imperialista, un nuevo ciclo fructífero para América Latina

¿En qué etapa se encuentra América Latina? ¿Cómo se organizan los movimientos populares contra los gobiernos neoliberales, cuyo fracaso parece aún más evidente en la propagación del coronavirus?. Estos temas fueron discutidos, como todos los lunes, en el programa no. 29 de «en línea con @BricsPsuv, Bitácora de la emergencia Global». Concebido por Beverly Serrano y Antonio Páez, el programa se ha convertido en una referencia internacional, multiplicando sus contenidos a través de los puntos de contacto que las Brigadas de Comunicación Solidaria tienen en diferentes países del mundo.

El compromiso internacionalista de las BRICS se integra en la Comisión de Agitación Propaganda y Comunicación del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), cuya vicepresidencia está encabezada por la periodista Tania Díaz, quien también es vicepresidenta de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC). Esta vez, el senador Alejandro Navarro de Chile se conectó con Tania, mientras que Paulo Pimenta, diputado del Partido de los Trabajadores (PT) y periodista habló desde Brasil.

Navarro, que siempre ha estado solidario con la revolución bolivariana, ha analizado la situación en su país, donde la aprobación del presidente empresario Sebastián Piñera ha caído a menos del 9%, tanto por la mala gestión de la pandemia como por las políticas neoliberales desenfrenadas de su gobierno que , para imponerse, utiliza la represión de los carabineros pero también la de los escuadrones paramilitares: similar, dijo Navarro, a los que actúan en el gobierno narcocolombiano de Iván Duque.

El senador, elegido para la región Bio-Bio, ha denunciado en repetidas ocasiones la violencia del estado contra los nativos mapuche en Auracania, donde las protestas continúan a pesar de la pandemia. Los mapuche, que luchan por el control de sus territorios ancestrales devastados por grandes empresas forestales, son procesados y arrestados, y los presos políticos han estado en huelga de hambre desde 100 días en las cárceles.

Varios parlamentarios y diputados de la oposición a Piñera han escrito a la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, quien es chilena y ya ha tenido ocasión de tratar con los mapuche durante su presidencia. Los eurodiputados solicitan que se envíe una comisión de la ONU para encontrar una solución política y garantizar que el gobierno respete el derecho a manifestar.

Sin embargo, la Alta Comisionada parece querer dedicar más tiempo a redactar información contra la revolución bolivariana, a complacer a Estados Unidos, que resolver conflictos en su propio hogar, donde la privatización de los derechos expone a los sectores populares a la pandemia y la obligación de elegir si quedarse o salir a hacer trabajos precarios.

La situación, dijo Pimenta, ciertamente no es mejor en Brasil, tanto desde el punto de vista económico-político como desde el de la represión. Bolsonaro, contra el cúal están pendientes más de 50 denuncias de juicio político, ha dejado libre el camino a los intereses de las multinacionales sobre el petróleo brasileño y la Amazonía. Más de 95.000 personas han muerto por coronavirus en Brasil, pero Bolsonaro ha rechazado el proyecto para ayudar con 50.000 reales a los trabajadores de la salud que ya no pueden trabajar después de ser golpeados por coronavirus. Por otro lado, encuentra los fondos para crear un Centro de inteligencia nacional contra las «amenazas» al estado. Pero los movimientos populares en Brasil permanecen activos e incluso el ex presidente Lula, dijo Pimenta, se está preparando para regresar.

Tania Díaz recordó que, desde la frontera con Brasil, así como desde la frontera con Colombia, llegan inmigrantes infectados que regresan a Venezuela donde la atención médica es gratuita, pasan por rutas ilegales y, al no querer someterse a cuarentena, propagan el virus en el país. Una estrategia de «bioterrorismo» de aquellos gobiernos que intentan ocultar su fracaso atacando a Venezuela, con la complicidad de los grandes medios, que difunden información falsa.

En Venezuela, dijo Tania, gracias a la medicina casa por casa, a las medidas preventivas como la instalación de un gran hospital de campaña en el Poliedro que puede acomodar hasta 20.000 personas, existe uno de los niveles de mortalidad más bajos del continente.

Y mientras el pueblo venezolano, a pesar de la campaña mediática desatada por el imperialismo y los golpistas, se está preparando para defender su democracia participativa y protagónica con el voto del 6 de diciembre, los pueblos que sufren represión en los países capitalistas se están preparando para resistir. Tenemos que aprovechar de las derrotas y de los errores, coincidieron los participantes, y en América Latina, a pesar del momento difícil, puede surgir un nuevo ciclo fructífero como el que comenzó a principios de este siglo después de la elección de Chávez en Venezuela.


Geraldina Colotti /  Opinión /