PL •  Opinión •  06/05/2021

Chad contra la violencia de grupos armados

Chad contra la violencia de grupos armados
Abuja, 6 may (Prensa Latina) Tras la muerte el 19 de abril del presidente chadiano, Idriss Déby Itno, diversos actores advierten que la región del Sahel podría desestabilizarse aún más por un eventual aumento de la violencia de grupos armados.

 

Luego del deceso del mandatario, quien recibió heridas de bala en enfrentamientos con entes rebeldes en el norte de Chad, y en medio de las transiciones gubernamentales emprendidas tanto en ese país como en Mali, los problemas se multiplican en el área geográfica, consideró una fuente oficiosa.

El presidente del Centro de Estrategias y Seguridad para el Sahel en Mauritania y exfuncionario de Naciones Unidas, Ahmedou Ould Abdallah, también evaluó que, ante el agravamiento de la situación sociopolítica en ambos estados, agrupaciones insurgentes intentan extender sus frentes de combate.

Al calor de ese complejo escenario, recientemente el presidente del Consejo Militar de Transición (CMT) chadiano, Mahamat Idriss Déby, hijo del fallecido gobernante, refirió que se movilizan tropas para aniquilar a los rebeldes del antigubernamental Frente para la Alternancia y la Concordia en Chad.

Ante el temor de naciones vecinas de que aumenten las matanzas de personas en la subregión, el jefe del CMT, el cual integran 15 generales, ratificó además, por otro lado, el compromiso de su país de proseguir la guerra contra la agrupación extremista Boko Haram en torno al lago Chad y otras zonas.

Las acciones militares contra los elementos radicales dentro de la extensa área saheliana la encabeza la denominada Fuerza Conjunta G-5 del Sahel, alianza de la que forman parte el propio Chad, Burkina Faso, Mali, Mauritania y Níger.

Como muestra de la incertidumbre reinante, hace unos días el ministro de Defensa nigeriano, general de división Bashir Magashi, valoró que si Chad no ejerce suficiente influencia en la frontera entre ambos estados, ello podría agravar la inseguridad en ese territorio y países vecinos.

Chad tiene límites por el oeste con el estado nigeriano de Borno, escenario hace más de una década de ataques armados de formaciones consideradas terroristas, como Boko Haram y el Estado Islámico en África Occidental, entre otras, afiliadas a Al-Qaeda.

Autoridades de Nigeria y de otros países abogan por el logro de la paz y estabilidad en el mencionado Estado, que, como reconoció Naciones Unidas, apoya a la denominada Misión Multidimensional Integrada de Estabilización de las Naciones Unidas en Malí, en su lucha contra los extremistas.

En ese contexto, otros actores regionales, entre ellos la Comisión de la Unión Africana, organismo que integran 54 países, y la Comisión Económica de los Estados de África Central, instaron, asimismo, a que en Yamena regrese pronto el orden constitucional y la gobernanza democrática.

A tono con esas peticiones de organizaciones comunitarias y sectores opositores, y como parte de la búsqueda de estrategias para lograr la estabilidad nacional, el pasado día 2 de mayo el gobernante CMT nombró un gobierno de transición, integrado por 30 ministros.

Tal Ejecutivo provisional, el cual regirá los destinos del territorio nacional durante los próximos 18 meses hasta la celebración de elecciones generales para la instauración de un gobierno civil, lo preside el primer ministro, Pahimi Padacké Albert, designado por el propio Consejo.

Ese proceso de apuntalamiento de las autoridades de transición se puso en marcha luego de recientes protestas de opositores políticos, en las que fallecieron de forma violenta 11 manifestantes contrarios al poder militar, según denuncias del Movimiento Ciudadano Tiempo.

A raíz de la muerte de Déby Itno, el CMT adoptó diversas medidas, criticadas por sectores sociales inconformes, entre ellas la suspensión de la Carta Magna, la disolución de la Asamblea Nacional y la destitución de los miembros del anterior Gabinete.

Cuando el todavía no disuelto Consejo Militar transitorio trata de completar actualmente la estructura gubernamental provisional, Naciones Unidas reiteró su compromiso de proseguir con el apoyo al pueblo chadiano para labrar un futuro inclusivo y próspero.

En Chad, país sin litoral de África Central, más del 80 por ciento de su población, con un total de más de 16 millones de habitantes, vive por debajo del umbral de pobreza, acorde con el Índice de Desarrollo Humano de la ONU.

msm/jcd/obf

Fuente: https://www.prensa-latina.cu/index.php?o=rn&id=447204&SEO=chad-contra-la-violencia-de-grupos-armados

Opinión /