Juan Cejudo Caldelas •  Opinión • 03/05/2020

El «ciudadano Bergoglio»

Hace unos días el Sr. Abascal, líder del partido ultraderechista VOX, a propósito de las declaraciones del papa Francisco, que dijo el domingo de Resurrección a los movimientos populares:
«es tiempo de pensar en un salario universal» para los trabajadores más humildes y sin derechos a los que la crisis del coronavirus les «golpea doblemente», el Sr. Abascal habló muy despectivamente del Papa y le llamó «ciudadano Bergoglio» y dijo que su opinión era respetable «como la de cualquier otro ciudadano». Y poco menos le dijo que no se metiera en esas cosas, porque hay que dar «A Dios lo que es de Dios y al César lo que es del César».

Abascal, hasta ahora, ha presumido siempre de ser muy católico, apostólico y romano, pero una vez más su catolicismo ha quedado en entredicho. Ya hace un año también criticó a Francisco a propósito del tema de la inmigración. Ahora vuelve a las andadas.

Creo que ya es hora de que los obispos españoles denuncien públicamente la falta de sensibilidad  cristiana de esta persona, que de cristiana no tiene nada, tal como se expresa.

Que Francisco defienda un salario universal para todas las personas que lo pasan muy mal, además de ser un asunto perfectamente lógico desde el punto de vista social, para no dejar que la gente muera de hambre, además es completamente coherente con los valores del Evangelio de Jesús, que por lo visto el Sr. Abascal desconoce. Deberían los obispos descalificarlo. 

¿Pero cómo lo van a descalificar si estos obispos nuestros se han declarado también en contra del salario mínimo vital que pretende implantar el Gobierno, para no dejar a nadie tirado con los problemas que estamos teniendo y que se agravarán en los próximos meses? 

¿Ni siquiera serán capaces de decirle en público a este dirigente político ultraconservador, que trate con respeto al Papa y que su opinión no es la de cualquier ciudadano, sino de quien representa a millones y millones de cristianos  en todo el Mundo? 

Y es que el Sr. Argüello parecía más bien estar defendiendo los postulados de FAES, del P.P  o de VOX, más que siguiendo el ejemplo de Jesús en el Evangelio y las claras orientaciones del papa Francisco. Y es que nuestros obispos parece que van por libres, sin seguir las indicaciones del Papa. Lógico que el Papa se resista a venir a España.

Ellos no tienen fuerza moral para descalificarlo como se merece y dejar claro ante toda España  que el Sr. Abascal, será político pero de cristiano no tiene nada, cuando prefiere dejar que la gente se muera de hambre, sin una cobertura de un ingreso mínimo vital o pretende expulsar a los inmigrantes de España o va contra los homosexuales o contra los derechos de las mujeres.

Importantes colectivos cristianos se han pronunciado estos días a favor del ingreso mínimo vital,  como la Plataforma Iglesia por el Trabajo Decente (ITD)  formada por diversas organizaciones cristianas como Cáritas, Conferencia Española de Religiosos CONFER, Hermandad Obrera de Acción Católica HOAC, Justicia y Paz, Juventud Estudiante Católica JEC y Juventud Obrera Cristiana JOC).

También lo ha defendido en un reciente comunicado el colectivo Redes Cristianas que agrupa a más de 200 grupos, comunidades y movimientos católicos de base del Estado español. Y también lo han hecho las Comunidades Cristianas Populares de Andalucía.

Para mí y para muchos queda claro, a la vista de los comportamientos de este señor, que de cristiano no tiene nada, por mucho que se reúna con el cardenal Sarah, uno de los principales opositores al Papa Francisco. 

Pero sin duda, debería ser descalificado en público por quienes tienen la obligación de hacerlo.

Pero  para eso necesitamos otro tipo de obispos.

Cádiz, 1 de mayo de 2020

* Juan Cejudo, miembro de MOCEOP y de Comunidades Cristianas Populares

Juan Cejudo Caldelas /  Opinión /