Mónica Hidalgo Sánchez •  Internacional • 27/07/2016

Diario de la Caravana a Grecia, abriendo fronteras: 15 a 25 de Julio de 2016

Más de 250 personas nos embarcamos el pasado 15 de julio en esta aventura desde diferentes partes del estado español, con nuestro único objetivo de visibilizar y denunciar la situación de las personas refugiadas varadas en Grecia debido a las políticas de frontera de la Unión Europea que no cumplen con el derecho internacional y de asilo. En 5 autobuses cargados de solidaridad y ansia por denunciar esta situación y con la necesidad de exigir a la comunidad internacional una solución digna para todas aquellas personas que han unido con lo puesto de la guerra, el hambre y la violencia.

Diario de la Caravana a Grecia, abriendo fronteras: 15 a 25 de Julio de 2016

Nuestra primera parada en Barcelona, para uninos todos los autobuses que habían partido de diferentes puntos del Estado, y donde se celebró un acto institucional de bienvenida donde participo Ada Colau y que dio aliento para continuar la lucha política por una Unión Europea realmente solidaria y humana.

Partimos después hacia Milán, donde participamos en un acto organizado por diferentes colectivos italianos que luchan también por los derechos de las personas migrantes y que se realizó frente a la estación central donde muchas migrantes quedan varadas en su tránsito por Europa.

Durante todo nuestro viaje por carreteras europeas hemos estado con el temor de ser retenidas por el carácter político de la caravana, tras los atentados de Niza y la situación política en Turquía, pero no fue así, aunque extrañamente en nuestra llegada a Grecia vía Ferry desde Ancora en Italia, hemos estado todo el tiempo escoltadas por la policía helena, que no permitía que los autobuses no fueran juntos y que nos ha ocasionado algún que otro retraso y sobre todo ha generado tensión en las activistas que formaban la caravana, por entender en muchas ocasiones que nuestro derecho de libre circulación estaba siendo vulnerado.

A pesar de todo, llegamos al campamento de No Border en Tesalónica, donde acampamos durante 3 noches y donde nos unimos a diferentes actos ya programados por ellas y celebramos algunos planteados por nosotras como Caravana. Desde Tesalónica, hemos visitado campos de refugiadas cercanos siendo testigos de las condiciones pésimas en las que viven y denunciando la falta de cumplimiento de necesidades básicas en las que miles de personas se encuentran cada día.

Nos trasladamos unos 16 autobuses a los centros de detención de migrantes de Paranesti y Xanthi junto con las personas de No Border. En el primero de ellos se logró que una representación de 20 personas entrara a hablar con los internos y así conocer de primera mano sus necesidades, su situación, su vulneración de derechos, pues no olvidemos que están apresados por un trámite administrativo, que no han cometido ningún delito para estar condenados a perdida de libertad que estos centros supone para ellos y tal como ellos nos comentaron no tienen cubiertas sus necesidades básicas y en ocasiones han sufrido maltrato y violencia por parte de las autoridades durante su arresto. No tuvimos la misma suerte en Xanthi, donde no pudimos entrar y hubo momentos de tensión con la policía que término arrojando botes de humo, sin consecuencias mayores por lo que dimos por finalizada la acción y volvimos a la Universidad de Tesalónica, al campamento de No Border.

Al día siguiente, nuestra intención era realizar un acto pacifico en el campo de Idomeni donde miles de personas mal vivieron durante meses en pésimas condiciones cuando se produjo el cierre de fronteras, pero no fue posible por la policía griega nos lo impidió y se realizó al final en un puente cercano a la frontera con Macedonia. Lejos de apagar los ánimos de lucha, esta situación nos alentó aún más para unirnos con las compañeras de No Border en una manifestación multitudinaria por las calles de Tesalónica, exigiendo la apertura de fronteras y el cumplimiento del derecho de asilo para las personas migrantes. Manifestación pacífica, emotiva y cargada de simbolismo ya que gracias a las donaciones que aporto la Caravana se pudieron fletar varios autobuses para recoger a personas refugiadas de los campos cercanos, para que pudieran estar con nosotras en la manifestación.

Ya en Atenas, una delegación de la Caravana fue recibida por el Cónsul en la puerta de la embajada, y digo en la puerta, ya que no se dignó a dejar pasar las portavoces de la Caravana y la entrevista concertada oficialmente desde hacía días se realizó en la puerta de la Embajada, mostrando por parte del Cónsul un absoluto desprecio a la misma y por tanto a la sociedad civil española organizada y durante la misma también demostró la indiferencia de las autoridades a la situación de las personas refugiadas y su escasa preocupación por intentar mejorar su situación, cumplir las cuotas de personas realojadas en España y su incompetencia en temas de asilo y derecho internacional.

Se llevó a cabo una acción simbólica en la puerta de la embajada el sábado en la mañana antes de comenzar el largo camino de regreso. Un acto con una performance donde se denunciaban las muertes en el mediterráneo, la indiferencia de las autoridades en busca de un pasaje seguro y la falta de voluntad política para solucionar esta situación de desamparo que sufren las personas migrantes. Además de una concentración pacífica, se quemaron de forma simbólica algunos pasaportes frente a una embajada altamente custodiada por la policía helena.

La valoración que hemos realizado ha sido altamente positiva, está claro que tenemos aún mucho trabajo por delante y somos conscientes que muchas cosas se podrían haber hecho mejor, pero debido al escaso tiempo de preparación, a los temas urgentes que nublan los importantes y a la magnitud de la acción, no se ha podido o no se ha sabido hacer de una manera más satisfactoria, si bien es cierto que todas las personas que hemos participado en esta Caravana hemos regresado con un buen sabor de boca, con ganas de seguir luchando por los derechos de las migrantes, con ideas para próximas acciones de denuncia y visibilización y somos conscientes que hemos sembrado una semilla importante, generado una red a nivel estatal que solo tendrá a partir de ahora efecto multiplicador que nos hará llegar muy lejos con esta denuncia, para lograr nuestro objetivos comunes que son el respeto a la dignidad humana, el cumplimiento del derecho internacional y de asilo y la no proliferación de discursos xenófobos y racistas que se están extendiendo peligrosamente por Europa.

Seguimos en Septiembre, imaginado nuevas acciones para hacer del mundo un lugar mejor.

 


Caravana a Grecia /  Grecia /  Mónica Hidalgo Sánchez /  refugiados /