La Tienda Republicana

La CIA concluye que príncipe saudí ordenó matar a periodista

Tras examinar numerosas fuentes de inteligencia, la agencia estadounidense habría concluido sin ningún atisbo de duda que el príncipe heredero y ministro de defensa Mohammed bin Salman Al Saud habría ordenado el asesinato de Khashoggi.

/ Virginia Mayo/AP

La CIA ha llegado a la conclusión de que el príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammed bin Salmán, personalmente dio órdenes de asesinar al periodista Jamal Khashoggi, informa The Washington Post, citando a fuentes anónimas.

La evaluación de la CIA, en la cual funcionarios en Washington han manifestado gran confianza, es la más definitiva hasta la fecha que vincula a Bin Salman con la operación, según el informe. Khashoggi, un columnista colaborador de The Washington Post y crítico acérrimo del príncipe heredero, fue asesinado el 2 de octubre después de ingresar al consulado saudí en Estambul para realizar un trámite con el fin de casarse con su novia turca. Sus restos aún no han sido localizados.

La conclusión de los expertos de la CIA también se basó en el asesoramiento de la figura del príncipe heredero en la vida política de Arabia Saudita. "La postura aceptada es que no hay manera que esto haya pasado sin que él estuviera al tanto o involucrado", comentó al periódico un oficial estadounidense que conoce los resultados de la investigación de la agencia. 

Conversación con el embajador saudí en EE. UU.

El periódico, que cita fuentes familiarizadas con la cuestión, afirmó que la CIA ha averiguado que Khashoggi, que vivía en Washington, conversó con el embajador saudí en EE. UU. y hermano del príncipe heredero, Jaled bin Salmán, sobre el viaje a Turquía para obtener los documentos. De acuerdo a la CIA, el embajador instó a Khashoggi a hacer los trámites en Estambul a petición de su hermano y le dijo que no le pasaría nada.

No está claro, indicó el rotativo, si el embajador era conocedor de los planes de asesinar a Khashoggi. Una portavoz de la embajada saudí en Estados Unidos negó a The Washington Post que el representante diplomático y el periodista hablaran de "nada relacionado con ir a Turquía" y dijo que las conclusiones de la CIA son "falsas".

Después de semanas de negaciones y bajo creciente presión internacional, Arabia Saudí dio marcha atrás en sus afirmaciones iniciales respecto a que Khashoggi había dejado el consulado con vida y admitió el mes pasado que había sido asesinado. Más tarde, reconoció que se trató de un asesinato premeditado.

Los fiscales saudíes han dicho desde entonces que están buscando la pena de muerte para cinco personas acusadas. El rey saudí Salman también despidió a cinco altos funcionarios, incluido el entonces jefe adjunto del servicio de inteligencia, Ahmed al-Asiri.

A pesar del escándalo, el príncipe heredero se mantendrá en el poder y "da por hecho" que en el futuro se convertirá en rey, sostienen los analistas de la CIA. Para la Agencia Central de Inteligencia Mohammed bin Salmán es un "buen tecnócrata", pero también una persona arrogante con carácter inestable que puede pasar de la calma al enfado rápidamente y "no parece entender que hay algunas cosas que no puedes hacer", comentó el interlocutor del periódico.