Caroline Oliveira / Brasil de Fato •  Internacional • 19/05/2020

McDonald’s es blanco de acusaciones de acoso sexual y discriminación racial en la OCDE

En Francia, un gerente instaló una cámara en el vestuario de mujeres y grabó a los empleados cambiándose de ropa

McDonald’s es blanco de acusaciones de acoso sexual y discriminación racial en la OCDE

La cadena estadounidense de cafeterías McDonald’s está en el centro de una denuncia de acoso sexual y discriminación racial en siete países donde la compañía vende comida rápida. La queja será presentada por los sindicatos de todo el mundo al gobierno de los Países Bajos, bajo el Punto de contacto nacional holandés (NCP), que es responsable de observar la práctica de las directrices de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) en empresas multinacionales.

Jamelia Fairley, quien trabajó en McDonald’s durante cuatro años, dice que es una de las sobrevivientes de la compañía. La primera vez, se le hicieron comentarios sexuales explícitos. En el segundo, los comentarios fueron dirigidos directamente a su hija, que solo tenía un año en ese momento. «Ambos hombres tuvieron un comportamiento repugnante varias veces», recuerda el ex empleado de la compañía.

Hoy se dedica a denunciar casos de violencia. “Ahora soy un líder en este movimiento global. He presentado mujeres sobrevivientes de todo el lugar de trabajo que han tenido que lidiar con el acoso sexual en McDonald’s. Pero somos fuertes y juntos tenemos una voz «.

Para ella, “es inaceptable que uno de los empleadores más grandes del mundo acepte la violencia de género. McDonald’s insiste en negar la protección de sus trabajadores «, concluye Fairley.

Para los denunciantes, la cadena de comida rápida viola las pautas de la OCDE conocidas como «debida diligencia corporativa», que proporcionan, por ejemplo, la protección de los empleados contra la violencia en el trabajo. Es la primera vez que se utilizan las directrices de la OCDE para acusar a una empresa de violencia sexual y discriminación racial.

En los Estados Unidos, los trabajadores de 16 años acusaron a los superiores de conducta sexual no consensuada como intento de violación. Según las víctimas, algunos incluso fueron castigados cuando intentaron denunciar los casos a la empresa. En Francia, un gerente de la cadena de comida rápida instaló una cámara en el vestuario de mujeres y grabó a los empleados cambiándose de ropa.

Hasta la fecha, la Fiscalía Laboral brasileña ha recibido 23 denuncias de acoso moral y sexual y discriminación racial contra la empresa. «Este es un patrón alarmante e inaceptable de acoso sexual y racial en los restaurantes McDonald’s en Brasil, que ahora sabemos que también está ocurriendo en varias otras partes del mundo», dice Ricardo Patah, presidente de la Unión General de Trabajadores (UGT), una entidad Empresa brasileña que también firma la denuncia.

Para él, “uno de los problemas que nos preocupa mucho es que la mayoría de estas personas son trabajadores muy simples, algunos menores, aprendices menores, personas de familias muy simples y que a menudo se someten a tales molestias y serio como esto porque a menudo no tienen nada que comer en casa «, dice Patah.

Según Sue Longley, secretaria general del Sindicato Internacional de Trabajadores de la Alimentación, también suscriptora de la queja, “los trabajadores de McDonald’s están en alerta debido a casos de acoso sexual y violencia de género que han estado ocurriendo durante años, pero la cultura contaminada de la compañía desde entonces la parte superior evitó que se tomaran medidas para resolver el problema «.

Para ella, es “triste, en el siglo XXI, tener que lidiar con estos problemas de acoso sexual. Este es uno de los trabajos más difíciles que tengo, escuchar a las víctimas de acoso sexual, escuchar sus historias con frecuencia. Es desgarrador ”, dijo en una conferencia de prensa este lunes (18).

    Este es un patrón alarmante e inaceptable de acoso sexual y racial en los restaurantes McDonald’s.

Según el texto de la queja, «los empleados se han quejado de la violencia de género y el acoso contra los gerentes de McDonald’s durante décadas. (…) Pero los casos se han acelerado en los últimos años debido a que la compañía no ha implementado políticas para prevenir este abuso «.

La queja también involucra a dos bancos de inversión que tienen un total de $ 1.7 mil millones en acciones de McDonald’s: APG Asset Management en los Países Bajos y Norges Bank en Noruega. De conformidad con las directrices de la OCDE, los inversores deben tomar las medidas necesarias para garantizar inversiones responsables. Esto significa que los sistemas internos de los bancos deberían alertar sobre casos de acoso en la comida rápida.

El documento está firmado por la Unión Internacional de Trabajadores de la Alimentación, la Federación Europea de Sindicatos de Alimentación, Agricultura y Turismo, la Unión General de Trabajadores (UGT) y la Unión Internacional de la Alimentación.

¿Por qué en Holanda?

La queja se ofreció en los Países Bajos porque el país es el centro del negocio de McDonald’s, tanto en Europa como en otros países, que involucra sectores de financiamiento, relaciones con franquiciados, bienes raíces, servicios comerciales, logística, entre otros en el territorio. Además de ser el país la sede de uno de los bancos inversores de la compañía.

Los denunciantes también creen que denunciar casos en los Estados Unidos, la sede de la compañía, es más difícil, ya que la administración estadounidense insiste en eludir la responsabilidad por el abuso en el lugar de trabajo. Para ilustrar este escenario, la queja recuerda la acusación de acoso sexual contra el ex CEO de McDonald’s Steve Easterbrook en 2019, que resultó en su renuncia, pero que sin embargo mostró ganancias de $ 42 millones.

Todos los países de la OCDE tienen un punto de contacto nacional holandés (NCP) que sirve como puntos de mediación de conflictos que involucran las directrices de la organización. Al recibir la queja, el NPC debe decidir si recibirá la queja dentro de los tres meses.

Sin embargo, la queja en la OCDE no es legal, lo que debe ocurrir individualmente en cada país, como en Brasil con las 23 quejas en el Ministerio Público. Patah dice que con la queja en la organización internacional, primero se busca el diálogo para resolver el problema. «No tenemos ningún interés en poner a McDonald’s como acusado y estos problemas en un formato que es simplemente tratar de castigar a la empresa de una manera dura». Por supuesto, el problema es grave y lo merece. pero siempre debemos priorizar el diálogo ”, concluye Patah.


acoso sexual /  McDonald’s /  OCDE /