Redacción •  Actualidad • 10/12/2019

El Banco Santander, junto a otros bancos, financia nuevas centrales de carbón mientras patrocina la COP25

  • Los bancos españoles han otorgado 1.753 millones de dólares a empresas de carbón entre los años 2017 y 2019, de acuerdo con el análisis de datos realizado por varias organizaciones europeas. Entre ellos destaca el Banco Santander, que ha aumentado anualmente dicha financiación, otorgando un total de 1.214 millones de dólares a través de préstamos y suscripciones a estas empresas, como las polacas PGE, Tauron y Energa.
  • Según el Ministerio para la Transición Ecológica, la COP25 tendrá un coste total de 50 millones de euros. El Banco Santander es uno de los principales patrocinadores privados.
  • Según el análisis, entre 2017 y 2019 la banca otorgó, a nivel mundial, préstamos por valor de 159.000 millones de dólares a empresas que planean construir nuevas centrales de carbón en todo el mundo. Entre ellos destacan los bancos japoneses y europeos.
  • Junto a los préstamos, también se otorgaron a esas empresas alrededor de 585.000 millones de dólares mediante suscripciones, sobre todo por parte de los bancos chinos. El Banco Santander es el único, de entre los bancos españoles, que ha contratado estas suscripciones.
  • En el año 2019, existían 1.922 inversores institucionales con una participación total de 276.000 millones de dólares en empresas que planean construir nuevas centrales de carbón, entre los que destaca la gestora de fondos BlackRock. Los bancos españoles, por su parte, son propietarios de 430 millones de dólares en bonos y acciones de estas empresas, situándose a la cabeza el Banco Santander.
El Banco Santander, junto a otros bancos, financia nuevas centrales de carbón mientras patrocina la COP25

Madrid, 10 de diciembre de 2019.- En los últimos 3 años, una serie de instituciones financieras han apoyado con más de 745.000 millones de dólares a empresas que planean construir nuevas centrales de carbón a nivel global, según un análisis* publicado hoy por organizaciones de la sociedad civil europeas. El análisis cubre los préstamos otorgados y las suscripciones1 contratadas desde enero de 2017 hasta septiembre de 2019 a 258 empresas identificadas como las principales responsables de planear proyectos para construir nuevas centrales de carbón, de acuerdo con la información del “Global Coal Exit List” de la organización alemana Urgewald. 

Entre las entidades españolas analizadas destaca el Banco Santander, que ha aumentado anualmente dicha financiación (2017: 225 millones de dólares, 2018: 419 millones de dólares, 2019: 569 millones de dólares), otorgando en ese período un total de 1.214 millones de dólares a través de préstamos y suscripciones a estas empresas, como las polacas PGE, Tauron y Energa. Sin embargo, el Santander ha reiterado en numerosas ocasiones su compromiso en la lucha contra el cambio climático, siendo en este momento uno de los principales patrocinadores privados de la COP25. Antes del comienzo de la COP25, el Ministerio para la Transición Ecológica informó que el coste total de la Conferencia rondaría los 50 millones de euros aproximadamente.

A pesar de que Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas, el IPCC y otros actores destacados a nivel mundial han urgido poner fin al carbón como fuente de electricidad como medida necesaria en la lucha contra el cambio climático, las compañías incluidas en el análisis aún prevén construir alrededor de 1.000 nuevas centrales de carbón a nivel global, lo que supondría incrementar en un 28% el total de la capacidad instalada de carbón en el mundo.

El desarrollo de estas nuevas centrales es posible gracias al apoyo de las instituciones financieras identificadas en el estudio. Aunque la mayoría reconozcan el riesgo que representa el cambio climático, la construcción de estas centrales, que es absolutamente contrario al Acuerdo de París, es posible principalmente gracias a este apoyo” afirma Heffa Schuecking, directora de Urgewald.

Banco Santander, entre los principales bancos financiadores de nuevas centrales de carbón

Desde enero de 2017, 307 bancos han otorgado un total de 159.000 millones de dólares a través de préstamos directos a estas empresas. Los tres principales prestamistas son los bancos japoneses Mizuho (16.800 millones de dólares), Mitsubishi UFJ Financial Group (14.600 millones de dólares) y Sumitomo Mitsui Banking Corporation (7.900 millones de dólares). En cuarto y quinto lugar están el banco estadounidense Citigroup (5.700 millones de dólares) y el francés BNP Paribas (4.300 millones de dólares). Estos bancos, según Shin Furuno de 350.org, “van contra la lucha contra el cambio climático, pero deberían alinear sus carteras de negocio con los objetivos del Acuerdo de París, apoyando económicamente la transición hacia un futuro de emisiones netas cero”.

Aunque los bancos japoneses hayan otorgado el 32% del total de estos préstamos a estas empresas desde el año 2017, los bancos europeos no se quedan atrás, ya que son responsables de haber concedido el 26% de esos préstamos. Los bancos españoles, entre los que destaca el Banco Santander, han concedido 1.410 millones de dólares en concepto de préstamos a esas empresas. Junto al Santander se encuentran La Caixa (283 millones de dólares), BBVA (207 millones de dólares) y Novo Banco Gestión (49 millones de dólares).

“Esto demuestra lo insuficientes que son las políticas climáticas de la gran mayoría de los bancos a nivel europeo. Aunque bancos como BNP Paribas, Barclays o el Banco Santander se hayan comprometido a dejar de financiar de forma directa nuevas centrales de carbón, continúan otorgando préstamos a empresas que están apostando por construir dichas centrales” afirma Greig Aitken, de la organización BankTrack.

A finales de 2018, el Santander adoptó nuevas políticas comprometiéndose a dejar de financiar nuevas centrales y minas de carbón. Sin embargo, tal y como recordaron el Instituto Internacional de Derecho y Medio Ambiente (IIDMA), BankTrack, ShareAction y Fundación RT-ON en su Junta de Accionistas del pasado mes de marzo, estas son insuficientes al no contener criterios que impidan financiar a sus actuales clientes del sector del carbón.

Así, según el estudio, entre 2017 y 2019 el Santander otorgó un total de 871 millones de dólares en concepto de préstamo a estas empresas. De estos, un total de 655 millones se destinó a las polacas PGE, Tauron y Energa, que planean construir 5,7 GW de nuevas centrales de carbón en Polonia.

No debemos pasar por alto que Polonia es uno de los países que está bloqueando la adopción de la estrategia a largo plazo de la Unión Europea para conseguir el objetivo de emisiones netas cero en 2050 y poder avanzar hacia el cumplimiento de los objetivos del Acuerdo de París. Además, el Parlamento Europeo acaba de pedir que la UE aumente su compromiso de reducción de emisiones en un 55% para 2030 y desde luego que Polonia es un país que no lo facilitaría debido a su política energética.

“Para demostrar realmente su compromiso en la lucha contra el cambio climático y evitar caer en el “greenwashing”, el Santander debe dejar de apoyar a empresas que planean construir nuevas centrales de carbón y acompañarlas en la transición hacia un modelo de negocio respetuoso con el planeta”, señala Carlota Ruiz Bautista, abogada de IIDMA. 

Principales suscriptores que financian nuevas centrales de carbón

Además del dinero recibido mediante préstamos, también se han otorgado alrededor de 585.000 millones de dólares a estas empresas mediante suscripciones.

Los principales responsables, que representan alrededor del 69% del total de esas suscripciones, son instituciones financieras chinas: el Industrial and Commercial Bank of China (33.000 millones de dólares), el Ping An Insurance Group (27.400 millones de dólares), el China International Trust and Investment Corporation (25.700 millones de dólares) y el Shanghai Pudong Development Bank (22.400 millones de dólares). Estas empresas no solamente han invertido en nueva capacidad de carbón en China, sino también en alrededor de 54 GW de nuevas centrales de carbón fuera de este país.

Otros bancos japoneses, estadounidenses y del Reino Unido también juegan un papel relevante, apoyando a estas compañías mediante suscripciones. Entre ellas Mizuho (14.300 millones de dólares), Mitsubishi UFJ Financial Group (12.600 millones de dólares), Sumitomo Mitsui Banking Corporation (10.500 millones de dólares), Citigroup (8.800 millones de dólares), JP MorganChase (6.200 millones de dólares), HSBC (6.200 millones de dólares) y Standard Chartered (5.900 millones de dólares). El Banco Santander otorgó 343 millones de dólares a estas empresas mediante suscripciones, siendo el único banco español en hacerlo.

Principales inversores institucionales que financian nuevas centrales de carbón

El análisis también ha identificado que, en el año 2019, existían 1.922 inversores institucionales con una participación total de 276.000 millones de dólares en empresas que planean construir nuevas centrales de carbón. Destaca la gestora de fondos BlackRock, que es propietaria de bonos y acciones por valor de 17.600 millones de dólares en 86 de estas empresas. Le siguen el Government Pension Investment Fund de Japón (17.400 millones de dólares) y los gestores de inversión estadounidenses Vanguard (12.400 millones de dólares) y Capital Group (9.000 millones de dólares).

“La falta de coherencia de Blackrock es patente. El pasado mes de abril publicó una nueva herramienta para ayudar a los inversores a identificar riesgos climáticos en su cartera. Sin embargo, a través de sus inversiones en el carbón, esta empresa contribuye significativamente a estos riesgos” concluye Doug Norlen de Friends of the Earth US. 

Los bancos españoles, por su parte, son propietarios de 430 millones de dólares en bonos y acciones de estas empresas, situándose el Banco Santander a la cabeza con 263 millones de dólares, seguido por el BBVA (121 millones de dólares), el Banco Sabadell (13 millones de dólares) y el Kutxabank (12 millones de dólares). A esta lista también se añaden CM Capital Markets, Renta 4 Banco, Metagestión, Fundación Bancaria Ibercaja, Acacia Inversión y Value Tree Wealth and Asset Management.

De acuerdo con el informe del IPCC de 2018, la producción de electricidad con carbón debe reducirse en un 78% para 2030 si queremos mantener la temperatura global por debajo del 1,5ºC con respecto a los niveles preindustriales. Esto implica no construir centrales nuevas de carbón a partir de 2020, tal y como ha enfatizado Antonio Guterres, Secretario General de las Naciones Unidas en numerosas ocasiones. Algunas instituciones financieras ya están adoptando medidas para ello como es el caso de la aseguradora AXA o del banco Crédit Agricole. De hecho, a día de hoy, un gran número de inversores europeos que aglutinan 7 billones de dólares en activos ya han adoptado políticas que excluyen invertir en empresas que planean construir nuevas centrales de carbón.

“Las instituciones financieras recogidas en el estudio publicado hoy, entre ellas grandes bancos españoles, deben tomar ejemplo y adoptar políticas mucho más restrictivas, excluyendo así cualquier tipo de apoyo a empresas que contribuyan al cambio climático”, concluye Carlota Ruiz Bautista, de IIDMA.

**

1.- Underwriting (cobertura, suscripción de seguro, aseguramiento; dado y aceptado en general después de evaluar riesgos) es el contrato celebrado entre una entidad financiera y una sociedad comercial, por medio del cual la primera se obliga a prefinanciar, en firme o no, títulos valores emitidos por la sociedad, para su posterior colocación.

*Se adjunta una tabla con las entidades y compañías analizadas.


bancos /  calentamiento global /  cambio climático /  COP25 /  multinacionales /