Almudena Alba •  Actualidad •  01/06/2021

Junto a la nueva tarifa de la luz, se cercenan los llamados «beneficios caídos del cielo» a las Eléctricas

  • El Gobierno PSOE-Unidas Podemos reducirá una parte de la factura de los hogares vulnerables severos en riesgo de exclusión social con un porcentaje de los ingresos que prevé detraer a nucleares e hidroeléctricas para evitar sus «beneficios caídos del cielo».
  • El recibo eléctrico se encarecerá en más de 46 euros anuales antes de impuestos para los contratos que estén acogidos a discriminación horaria.
  • Con el carbono (CO2) en máximos históricos y sin visos de que la tendencia vaya a aflojar, el mes pasado ha sido el mayo más caro de la historia, con un incremento de la factura final del 44%-45,4%, si bien compara con el 2020 de la pandemia y el confinamiento.
  • El proyecto prevé sacar de la tarifa eléctrica gradualmente (en cinco años) el coste de las primas a las renovables más antiguas (7.000 millones de euros) y cargarla al conjunto de comercializadoras de energía.
Junto a la nueva tarifa de la luz, se cercenan los llamados «beneficios caídos del cielo» a las Eléctricas

El Gobierno tiene avanzado ya un mecanismo para atajar la sobrerretribución que perciben en el mercado mayorista la generación de energía mediante plantas hidráulicas y nucleares, que se traducirá en una reducción de la factura al consumidor. Con ello, se abrirá paso a la reforma del mercado eléctrico con la eliminación de los conocidos ‘beneficios caídos del cielo’ para estas tecnologías del mix energético, que estaba incluido en el pacto de coalición entre PSOE y Unidas Podemos.

Según han indicado fuentes gubernamentales, la previsión es que el Consejo de Ministros aborde el próximo martes un anteproyecto de ley tras una negociación «discreta» y «leal» entre ambos socios de coalición con un «trabajo satisfactorio».

Desde el pasado mes de enero y con la tensión sufrida en el precio de la luz por el paso de Filomena en la segunda semana de ese mes y la ola de frío en la tercera, que llevó a un episodio coyuntural de subidas alcanzando niveles récord, la reforma del mercado eléctrico volvió a convertirse en tema de debate entre los socios de Gobierno. Y es que la formación morada reclamó con insistencia entonces que se avanzara en el cumplimiento de esta reforma que terminara con los windfall profits.

Asumirán el coste del CO2

Concretamente y con este anteproyecto normativo, las eléctricas tendrán que repercutir en su coste de producción los derechos de emisión del CO2 para estas dos modalidades de generación, por lo que se les descontará del precio del mercado mayorista. De esta forma, su situación será análoga a las condiciones que ya tienen las plantas gasísticas.

La previsión es que, en función de los precios actuales por la emisión de CO2 de unos 50 euros por tonelada, dicha minoración (en caso de ser total) tendría un impacto de al menos 1.000 millones, que a su vez supondría un abaratamiento de la factura del 4 o 5%. No obstante y en un escenario de un coste de 100 euros por tonelada de C02, se alcanzarían los 2.100 millones aunque esos niveles se consideran improbables.

Beneficiará a particulares y pymes

La eliminación de estos beneficios caídos del cielo repercutirá, según estas fuentes, a los consumidores particulares y a las pequeñas y medianas empresas. Además, supondrá un incentivo para que las compañías del sector «desplacen» su «tejido productivo» hacia las renovables e ir dejando atrás las tecnologías vinculadas a combustibles fósiles.

A su vez, la intención es que el 10% de esa cantidad que se minorará de estos beneficios irán a parar a un mejorado bono social que ayudará a unos 300.000 consumidores vulnerables. Las citadas fuentes gubernamentales han señalado que se ha optado por este mecanismo que «jurídicamente está muy armado», tras llegar al convencimiento de que el actual momento requería «avanzar en medidas de alto fondo» en el sector eléctrico.

Además, dicha reforma para atajar los beneficios caídos del cielo se abordaría hoy mismo, cuando entra en vigor la nueva factura eléctrica.

El objetivo es recortar esos «windfall profits» que supuestamente se llevan tecnologías «baratas», como la hidráulica o la nuclear, al ser remuneradas como las más caras (ciclo combinados) debido a que en el mercado eléctrico mayorista los precios se fijan mediante un sistema marginalista.

Con esta medida, el Gobierno quiere compensar el impacto que está teniendo en el coste de la electricidad el alza de los precios del dióxido de carbono (CO2) y atajar las posibles consecuencias que esto pudiera tener en la recuperación de las economías domésticas e industrial.

Caída en Bolsa de las principales compañías

El cambio que estudia el Gobierno en la retribución a las nucleares y las hidráulicas desata caídas mayoritarias entre las eléctricas del Ibex, aunque en un porcentaje muy desigual y acorde con sus niveles de exposición.

Las eléctricas intentan recuperarse en la sesión bursátil de este martes de las fuertes caídas que sufrieron en la víspera, y ello, a pesar de que el Consejo de Ministros ha aprobado hoy un proyecto de ley que persigue recortar la retribución de las centrales hidráulicas y nucleares.

A las 13.40 horas, Endesa, que perdió ayer 5,71 %, frena el desplome previo y baja a esta hora un leve 0,45 %. A las 10.30 horas, Iberdrola, que en la jornada anterior se dejo casi un 3 %, pierde el 0,91 %, la segunda mayor caída del IBEX 35.

Naturgy desciende este martes el 0,70 %, mientras que en el caso de Endesa, la compañía logra frenar el desplome anterior (5,71 %) y baja un leve 0,27 %. Por su parte, Acciona, que también posee activos energéticos y que perdió ayer un 2,68 %, sube a esta hora el 0,29 %.

La nueva tarifa eléctrica para «fomentar el ahorro energético» despierta críticas desde amplios sectores de la sociedad

La factura de la luz subirá este martes 1 de junio para un mínimo de 10 millones de consumidores, según los cálculos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC). La estrategia de la Vicepresidencia cuarta que dirige Teresa Ribera con este cambio, supone adaptar la tarificación a las exigencias europeas, incentivando el ahorro a través de cambios en las pautas de consumo de las familias españolas. Se incrementará la factura en esos hogares una media de 45,73 euros anuales, es decir, un 13,2% respecto a la facturación vigente y unos 3-4 euros mensuales, en base al cálculo de Competencia.

Los otros 19 millones de consumidores que disponen de contrato sin discriminación horaria verán, en principio, reducida su factura en unos 17 euros al año si mantienen sus mismas pautas de consumo, siempre según datos de la CNMC relativos a un ciudadano medio dependiendo del consumo final y del periodo del día en que se haga. Desde el Ministerio de Transición Ecológica apuntan que el objetivo de esta nueva tarifa eléctrica es «fomentar el ahorro energético«, adaptando el consumo eléctrico a los horarios llano o valle.

FACUA no se ha mostrado tibia en sus críticas a la nueva tarifa eléctrica que entra hoy en vigor. Advierte que «el mayo más caro de la historia ha finalizado con una subida interanual del 45,4% en el recibo de la luz del usuario medio», y rechaza el «nuevo modelo de tarificación eléctrica» porque «pedir que se desplace el consumo eléctrico a la madrugada es denigrante para los consumidores más vulnerables». Además, avisa de que la «Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) está promoviendo fórmulas de supuesto ahorro como planchar la mitad de las veces en el horario menos caro, relegado al tramo de 00.00 a 8.00 horas de lunes a viernes y todas las horas de sábados, domingos y festivos nacionales».

Sin embargo, no se refiere al citado abaratamiento de la factura que traerá ente anteproyecto de ley, de  en torno a un 4 a 5%. Tampoco se menciona que se bajan los costes fijos de la tarifa, como la potencia contratada (de hasta el 30% menos);

*Con información de Agencias. 


Eléctricas /