Opinión

Con Fidel, ayer, hoy y siempre (II)

Nunca he olvidado lo que escuché al excelso bailaor y coreógrafo español Antonio Gades después de que el público habanero premiara su actuación en La casa de Bernarda Alba con una cerrada ovación: lo que más admiro de ustedes es su dignidad.

El artista sintetizó así la esencia del legado de Fidel y de la Revolución Cubana, que son inseparables. Como inseparables son la interacción dialéctica entre el pueblo cubano y el líder histórico de la revolución.

Hstoria de los hombres sin historia

Como los egipcios, tenemos nuestras pirámides. Un poderoso sistema de fortificaciones defiende nuestras costas. A la manera de quijadas, el Morro y la Punta intentan cerrar la boca del estrechísimo canal que ingresa en la bahía de La Habana. Hoy todavía, las embarcaciones se detienen a la entrada en espera del pequeño práctico que los conducirá al interior de la bolsa. Eminente ingeniero, Juan Bautista Antonelli dirigió las obras de la fortaleza que nos identifica. Pero me maravilla pensar en las manos que pulieron piedras sobre los duros arrecifes.

¿Cómo derribar el capitalismo?

En el dicho “El dios de este mundo es el dinero” se sintetiza la filosofía del capitalismo, del egoísmo, de la insolidaridad, del antihumanismo, de la competencia a muerte, de la ambición desmedida de riqueza y poder, de la explotación del trabajo de los semejantes. La inteligencia se reduce a un mayor desarrollo cerebral de la especie humana pero con prevalencia de lo irracional, de lo sensorial.

Páginas

Suscribirse a Opinión