Libardo García Gallego

Una corta reflexión sobre la vida

Algunas definiciones de vida: 1. “la existencia y la capacidad de los seres vivos para desarrollarse, reproducirse y mantenerse en un ambiente”; 2. “hace referencia a aquello que distingue a los reinos animal, vegetal, hongos, protistas, arqueas y bacterias del resto de las realidades naturales. Implica las capacidades de nacer, crecer, metabolizar, responder a estímulos externos, reproducirse y morir”; 3.

Ideas para un programa de izquierda en el departamento de Quindío

El Quindío, centro del país, parte del Paisaje Cultural Cafetero, se está degradando rápidamente, con la conversión de su vocación agrícola por la actividad turística; seguramente les produce mucho dinero a los empresarios turísticos y a las grandes constructoras, pero a costa de deteriorar aceleradamente el paisaje y de hacer imposible la vida para los trabajadores agrícolas tradicionales, y para los pobres, en general. Se hace necesario imponer algunas normas y frenar algunas tendencias para ordenar y organizar el territorio del departamento.

¿Los pueblos tienen los gobiernos que se merecen?

Suele afirmarse que en una  democracia las mayorías eligen el gobierno que desean o se merecen. Para mí, esa afirmación es una mentira monstruosa en países, como Colombia, donde se alardea de vivir en democracia, pero la realidad es que aquí las decisiones las toman los dueños del país, la plutocracia o clase burguesa, la cual no llega al 2% de la población, un millón de habitantes, si acaso.

Izquierda, centro y derecha

Se sabe que la oposición entre izquierda y derecha tuvo su origen en un hecho casual durante la Asamblea Nacional Francesa en 1789, donde los partidarios de las ideas aristócratas y clericales se agruparon a la derecha del presidente y los opositores, autoproclamados patriotas y amigos del Tercer Estado o llano, se ubicaron a su izquierda.

Otra mirada a Colombia al terminar mayo 2018

Hace tres días se cumplió la primera vuelta para elegir presidente de Colombia y aunque ninguno alcanzó más del 50% de los votos, el candidato de la ultraderecha logró el 39% de ellos. Algunos dicen que se les asestó un duro golpe a las maquinarias porque los dos candidatos inmediatos obtuvieron el 49% de la votación, la disidencia liberal o Vargasllerismo, el 7%, y el tradicional partido liberal quedó reducido a un 2%.

Páginas

Suscribirse a Libardo García Gallego