Ilka Oliva Corado

Si las utopías son realizables

Es lo que tiene la esperanza, que en invierno nos hace pensar en la primavera y en el rocío de las flores reventando al compas del trinar de las aves que retornan después de su larga ausencia.  

Pronto escampará, decimos cuando retumban los aguaceros sobre los techos de lámina en los arrabales y las goteras son una más de las penas del paria,  mientras las calles se transforman en ríos donde los niños saltan y juegan con sus barcos de papel, con el hambre en las tripas y los sueños cundidos de inocencia.  Marginados ancestralmente. 

Morir en el intento

Por su condición de indocumentados los migrantes en tránsito son expuestos al escarnio público siempre y cuando exista una finalidad política en su movilización, tal es el caso de la masa humana que migró de Honduras hace unas semanas en busca de asilo en Estados Unidos. Misma que fue organizada con claro beneficio para el partido Republicano en las elecciones intermedias de hace unos días.

La explotación de prietos contra prietos

Es muy cómodo culpar a otros, lanzar piedras y esconder la mano. Señalar a  los demás creyéndonos semidioses y jueces con todo el poder para sancionar su doble moral como si nosotros no la tuviéramos también. Cuestionar  lo que hacen o dejan de hacer, lo que nunca hicieron y  entre más lejos estén es mejor, así no nos alcanzan y no nos encaran y refutan nuestra falta de escrúpulos. 

El día que la Niña Heladera participó en la Feria Internacional del Libro de Venezuela

El sábado 10 de noviembre a las 2 de la tarde hora de Venezuela presenté mi libro Historia de una indocumentada, travesía en el desierto de Sonora-Arizona, en la Feria Internacional del Libro de Venezuela, FILVEN. 

Esa mañana me levanté temprano, preparé café de Guatemala que solo tomo en ocasiones especiales y me senté frente a la ventana de mi habitación  y  disfruté el paisaje otoñal de la época del frío en el norte de América. 

FILVEN en la maravillosa dictadura del Niño Arañero

Imaginemos una dictadura en la que el  malvado dictador cree una Feria Internacional del  Libro,  como centro de tortura y que  como estrategia de su tiranía  también funde una editorial que abra espacios a los marginados no solo de su país sino del mundo. ¡Qué malvado ese dictador promoviendo la lectura como forma de exterminio masivo! 

Bueno, esto no es un cuento de ficción, ese “dictador” bonachón, cariñoso, paisano, campechano y pueblerino creó una revolución que fue capaz de cambiar la historia de un continente. ¿Cómo? Sí, ¡de un continente! 

Somos los que han cruzado las fronteras

Somos los que han cruzado las fronteras

Con sus no sé cuántos avernos

Somos los que murieron de sequía

Los que se desangraron

Los que se ahogaron

Los que no pudieron llegar

Somos los silencios inconclusos

Los reclusos de la arbitrariedad

Los agónicos indocumentados

Los que siembran en los campos extranjeros

Los limpia mierda

Los que se amurallan en la oscuridad.

 

Somos los emigrantes

Somos los clandestinos

Los forasteros agonizantes

Somos las plazas vacantes

Los otros exilios

Como costales de basura, como bultos, como despojos son lanzados hacia la nada, los parias; a quienes les arrebataron todo desde el momento de su nacimiento y en esa nada:  moribundos, sin anhelo alguno y sin piel dónde detener los huesos deambulan en las migraciones forzadas. Esos otros exilios invisibilizados y estigmatizados por todo aquel que es incapaz de sentir en nervio propio el dolor del otro. 

"Las atenciones están todas para que se derrote el fascismo en las urnas"

En entrevista para Crónicas de una Inquilina, el periodista brasileño Raphael Sanz realiza un análisis sobre la situación  política  de Brasil y realiza también  un breve recorrido sobre elecciones pasadas y  sus resultados  en el factor socio-político actual de Brasil. 
 
¿Qué sucedió  que el pueblo fue incapaz de impedir  la destitución de Dilma  o lo que es peor,  que no pudo impedir que Temer se convirtiera en presidente? 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado