Ilka Oliva Corado

"Las mujeres son siempre las más afectadas por esas políticas de austeridad”

En Brasil se  hablaba de derechos humanos, de políticas de inclusión, de un Brasil en los BRICS.  Se celebraba el Matrimonio Igualitario. Todo cambió en cuestión de segundos. En entrevista para Crónicas de una inquilina, Beatriz Cannabrava y Vanessa Martina Silva, ambas editoras en la revista brasileña Diálogos do Sul, hablan sobre la actual situación política de Brasil y de las futuras elecciones. 

La soledad del pueblo Ixil

Cuando nos envuelve la nostalgia escuchando Luna de Xelajú, la chirimía y  el tum, o cuando nos maravillamos con los gigantescos barriletes de Santiago Sacatepéquez. Cuando  los multicolores de las vestimentas de los Pueblos Originarios nos dejan sin voz, anonadados; de pronto nos entra un no sé qué muy  parecido a un orgullo por  la Guatemala multicultural. Es lo que exportamos: algo a lo que llamaron folclore. 

“Luchar contra Temer y el golpe es luchar contra el imperialismo”

Eduardo Vasco, periodista brasileño que colabora con Diário Liberade en Brasil y Portugal; y también  con  el portal ruso  Pravda en Brasil, en una entrevista para Crónicas de una inquilina,  coloca en contexto la situación sociopolítica de Brasil desde la destitución de Dilma y nos habla del panorama político ahora que se avecinan  las  elecciones presidenciales. 

¿Qué sucedió  que el pueblo  fue incapaz de impedir  la destitución de Dilma  o lo que es peor,  que no pudo impedir que Temer se convirtiera en presidente? 

La savia del bagazo

Nos hicieron creer que el progreso está en el cemento, que el cemento es el progreso. Nos hicieron creer que la industrialización es la prosperidad de las sociedades. Que  para industrializar se tiene que deforestar despiadadamente y acabar con pueblos enteros: robándoles el agua,  la tierra, la comida y cualquier medio vital de subsistencia. Esos pueblos, nos dijeron: no importan y que si se resisten hay que acabar con ellos a represión pura, por eso los genocidios que enlutan la memoria colectiva. 

Lukas Avendaño: “Ser relegado no es una condición natural si no social”

Lukas Avendaño, puede pensarse como poeta, como narrador, como actor, como performancero, como muxe exponiendo ante el mundo el escarnio de su origen, de su etnia y de condición social. Como un antropólogo utilizando el inmenso escenario de las artes escénicas para realizar un trabajo de campo en los ojos de un público que lo observa  asombrado y con minuciosa atención. 

Guatemala: indignación selectiva

Lo primero que uno se pregunta ante la situación crítica que vive el país, es: ¿hasta cuándo?, ¿hasta cuándo el pueblo seguirá soportando (solapando)? La respuesta, tristemente es: hasta siempre. En Guatemala la cosa es de tal sociedad, tales gobernantes. 

Hablar de la corrupción en Guatemala, del posicionamiento de la impunidad ante la justicia, del asalto de las clicas criminales al gobierno del país, es hablar del ADN de la sociedad en sí. En Guatemala estamos hechos de  mediocridad, de hipocresía, de tibieza y de descaro. 

Limítrofe a la alcantarilla

Al asomarse desde el filo de las laderas, se observan: la alcantarilla, el arrabal,  la periferia, la  barriada, como se les conoce desde las urbes de cemento y casitas del barrio alto,  a los avernos aledaños a la metrópoli. Tugurios oscuros donde habitan sin piedad los 7 pecados capitales, buhardillas donde se reproducen la lujuria y la profanación. Escondrijos donde  se propagan las familias disfuncionales que emponzoñan la culta y casta  sociedad de los pulcros. Nidos de criminales sorbiendo  aguas fermentadas de promiscuidad y sexo obsceno. 

El sonido de la muerte

Ayer caminaba por la avenida Michigan en el centro de Chicago y frente al lago se realizaba el espectáculo anual de aviones  en el que participan aviones de la Fuerza Aérea  y  en el que realizan infinidad de  piruetas, evento  al que acuden miles de espectadores.  Cada vez que sobrevolaban el centro de la ciudad un sonido tétrico y  horroroso se estancaba entre las calles y los rascacielos produciendo  un eco que aceleraba el corazón y que paralizaba a las multitudes que en verano pasean por el centro de la ciudad, un sonido aterrador: el sonido de la muerte. 

Páginas

Suscribirse a Ilka Oliva Corado