El bloqueo de Amazon aboca a la huelga en el Prime Day

Los sindicatos llaman a una huelga total en el centro logístico de San Fernando de Henares los días 16, 17 y 18 de julio, coincidiendo con el macro evento de compras digitales ante la negativa de la dirección a negociar.

Movilización de los sindicatos junto al centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares / MB

Los peores pronósticos se han cumplido en el conflicto laboral que azota el centro logístico de Amazon en San Fernando de Henares abocando a una huelga total en la planta durante la celebración del Prime Day. Los próximos días 16, 17 y 18 de julio el centro registrará una huelga total que concluirá con una manifestación en conjunto con otras plantillas de multinacionales. Las movilizaciones y protestas de la plantilla comenzaron hace meses, cuando la dirección del centro decidió unilateralmente extinguir el convenio del centro y aplicar el convenio sectorial de la región, empeorando las condiciones salariales y laborales.

Los representantes sindicales proponen tres medidas para desbloquear el conflicto, el mantenimiento de los derechos del anterior convenio, la equiparación con el resto de empresas del sector logístico en Madrid (mejorando aquellos puntos en los que MAD4 estaba por debajo) y un incremento salarial para todas las categorías de un 1,5% por encima del IPC, para repartir de algún modo los grandes resultados económicos de la compañía. Por el contrario, a pesar de los esfuerzos realizados durante las últimas semanas por parte de los sindicatos para llegar a la mesa de negociación, la dirección de la multinacional no se ha mostrado dispuesta a modificar su plan inicial ni un ápice.

Sin embargo, los representantes sindicales continúan abiertos a la posibilidad de alcanzar un acuerdo que evite la huelga en el centro. “Seguirá habiendo intentos de negociación el viernes, el sábado y el domingo”, indica Moisés Fernández, presidente del Comité de Empresa por el sindicato CGT. “Nosotros estamos abiertos siempre a negociar, no tenemos ningún afán en hacer la huelga porque sí, si el conflicto desaparece, la huelga no tiene razón de ser”, añade.

Desde el inicio de las protestas en abril, el riesgo de dilatar el conflicto laboral hasta el evento del Prime Day ha estado sobre la mesa. Se trata de unas fechas de la máxima importancia para la estrategia comercial de la compañía. Según los datos de la propia compañía, en el año 2016 se vendieron 570.000 productos en 24 horas mientras que en 2017 la cifra de ventas incrementó en un 60% hasta los más de 900.000 productos.

La dilatación del conflicto ha comenzado a enrarecer el ambiente entre la plantilla del centro logístico, cundiendo el desánimo hacia la dirección de Amazon. “Hay una parte de la plantilla que está muy enfadada”, expone Moisés Fernández.

Junto a la ausencia de voluntad de negociar las condiciones, desde los sindicatos han criticado la actitud de la dirección de la compañía tratando de sabotear las reivindicaciones. “Desde que comenzó el conflicto, la estrategia de Amazon ha sido trasladar envíos a otros centros logísticos”, indica Marc Blanes de CGT. Junto a esta política, denuncian los intentos de establecer una estrategia de desgaste proponiendo reuniones entre el comité de empresa y la dirección sin ofrecer ningún elemento de negociación.

Un modelo de deslocalización

Desde los sindicatos, también critican el modelo de gestión de sus centros logísticos, más allá del conflicto desatado en el centro Amazon MAD4 de San Fernando de Henares. Según apuntan, el objetivo de la compañía es deslocalizar el envío de paquetería para esquivar las reivindicaciones laborales y poder mantener unas condiciones más precarias entre las plantillas. De esta forma, la distribución de producto a Alemania, el principal mercado en Europa para la compañía, se ha venido trasladando a Polonia donde los sueldos son inferiores y las normas laborales más laxas.

Este modelo se está repitiendo en su estrategia en el sur de Europa, estableciendo centros logísticos en España para vadear las reivindicaciones laborales en Francia. “Amazon pretende convertir a España en la Polonia del sur, por decirlo de alguna forma, en su modelo de negocio en Europa”, explica Moisés Fernández.

El modelo de deslocalización está llegan incluso al establecimiento de centros logísticos a las regiones con peores condiciones laborales dentro del propio país. Así, la apertura de un centro en el municipio toledano de Illescas, perseguiría establecer los salarios más bajos posibles. “El convenio regional de Castilla La Mancha para mozos de almacén es el peor con diferencia”, explica Marc Blanes. “Un mozo de almacén en Castilla La Mancha estaría cobrando una media de 3000 euros menos al año”, indica.

Apuesta por movilizaciones europeas

Otro de los elementos que ha permanecido sobre la mesa desde el comienzo de las movilizaciones ha sido la posibilidad de extender las reivindicaciones a todos los centros logísticos de Europa. Los sindicatos entienden que no se puede hacer frente a una política de ámbito global de la multinacional sin una estrategia de reivindicación a nivel internacional.

“Lo que más cuesta es la organización, las ideas compartidas ni que decir tiene que las tenemos”, explica Moisés Fernández, aludiendo a centrales sindicales de Alemania, Polonia o Francia. “Organizar una movilización a nivel europeo exige coordinar centros en países con distintas normativas de huelga, distintas leyes, lo que complica las cosas, pero entendemos que la movilización europea es necesaria y vale la pena el esfuerzo”, añade.

La internacionalización del conflicto laboral ofrecería una nueva perspectiva, no solo en las condiciones del personal de Amazon sino en la relación entre los centros de trabajo y las multinacionales que poseen estrategias regionales en todo el continente.

Mientras continúan estos esfuerzos de las organizaciones sindicales, Amazon parece intentar transmitir una imagen de indiferencia. A pesar de las posibilidades de afrontar uno de sus eventos comerciales más importantes con uno de sus principales centros logísticos en huelga, la publicidad del Prime Day continúa apelando al consumo masivo digital este fin de semana. Con todas las cartas sobre la mesa solo queda esperar para ver cuáles son los resultados durante este fin de semana.