Equo solicita edificios municipales más sostenibles y eficientes

17/06/2017

La aplicación de criterios de bioconstrucción o edificación sostenible supone reducir el consumo de energía y la reducción de las emisiones de CO2. Los edificios suponen aproximadamente 40% del consumo de energía, la falta de medidas de reducción de dicho consumo solo beneficia a las grandes empresas energéticas, a costa del bolsillo de los ciudadanos/as y de un alto impacto ambiental. Hay estudios que muestran que la aplicación de estas medidas pueden dar entre un 30 y un 35% de ahorro de energía en oficinas, hospitales, escuelas, etc.

La aplicación de criterios de bioconstrucción o edificación sostenible supone reducir el consumo de energía y la reducción de las emisiones de CO2. Los edificios suponen aproximadamente 40% del consumo de energía, la falta de medidas de reducción de dicho consumo solo beneficia a las grandes empresas energéticas, a costa del bolsillo de los ciudadanos/as y de un alto impacto ambiental. Hay estudios que muestran que la aplicación de estas medidas pueden dar entre un 30 y un 35% de ahorro de energía en oficinas, hospitales, escuelas, etc.

  La recomendación 2016/1318/UE y las directivas 2010/31/UE y 27/2012/UE marcan el camino a seguir para las nuevas edificaciones. La Unión Europea establece que desde el año 2020 los edificios de nueva construcción deben ser edificios de consumo de energía casi nulo, en el caso de los edificios públicos  será obligatorio desde el año 2018 ajustarse a las medidas EECN para edificios de consumo de energía casi nula. Además la poca energía que dichos edificios consuman debe proceder de fuentes de energía renovables, principalmente de las producidas "in situ", es decir mediante fórmulas de autoconsumo o producción propia.

Entendemos que los servicios públicos, en este caso edificios, deben sufrir remodelaciones y adaptaciones según las necesidades, por el paso del tiempo o por mejoras en la prestación del servicio. Estos proyectos suponen además una gran inversión asociada a su construcción, y además son edificios cuyo consumo de energía y mantenimiento puede suponer un elevado coste para las arcas públicas. Tampoco debemos olvidar el posible impacto socio-ambiental en la zona y que en estas grandes obras públicas parecen siempre beneficiarse las grandes constructoras, y la experiencia muestra la existencia de elevados sobrecostes asociados a las mismas.

Máxime cuando además las administraciones públicas están exigiendo a los ciudadanos/as medidas para la reducción de energía, inspecciones de edificios, etc. y luego en sus edificios e instalaciones no parecen querer cumplir con la aplicación de medidas de ahorro energético y edificación sostenible. Es más la normativa establece la obligación de que los edificios públicos dispongan del correspondiente certificado de eficiencia energética y exhibir la etiqueta donde se muestre su clasificación energética.

Es por ello que hemos traslado al grupo municipal de XSP una propuesta para que el Ayuntamiento de Gijón implante en sus proyectos de construcción y/o rehabilitación de sus edificios e instalaciones, las recomendaciones impulsadas por la Unión Europea, y se efectúen su construcción aplicando criterios de:

  • Arquitectura bioclimáticos, que tomen en consideración las condiciones climáticas y particularidades del entorno ambiental: orientación, luz solar, sombreamientos, vegetación, topografía, etc.
  • Arquitectura pasiva, con sistemas de envolvente que aprovechen las ganancias energéticas, construcción pasiva, inercia térmica, cubiertas verdes, etc., además de ayudar en la reducción de la contaminación.
  • Uso de sistemas de autoconsumo o autoproducción por energías renovables: placas solares, geotermia, aerotermia, etc.
  • Alta calidad constructiva, que consideren cualidades como hermeticidad, control riguroso de puentes términos, etc, que evite que al poco tiempo edificios nuevos presentan grandes problemas arquitectónicos y elevados gastos de mantenimiento y de consumo de energía.
  • La construcción en base a los certificados con estándares de bajo consumo de energía, tipo passivhaus, BBC-Effinergie Neug, Casa Clima u otros aplicados en Europa.
Temas: 

Comentarios

Enviado por Toni Marín (no verificado) el

Estimada/o redactora/or de la noticia. Me gustaría aclarar, no se si a vosotros o a EQUO, una serie de puntos (y son bastantes) que llevan a confusión en este artículo.

  1. Que el termino bioconstrucción y arquitectura sostenible no son la misma cosa.
  2. Existe un término para definir una casa que ahorra y se denomina "casa pasiva".
  3. Que puedes construir una casa pasiva, algo que ya esta definido desde los años 70, sin tener que pasar por un certificado que otorgo una empresa privada.
  4. No se menciona en ningún sitio una de las demandas más importantes que venimos reclamando desde el sector de la bioconstrucción y que es la necesidad de calcular la huella ecológica, y el análisis del ciclo de vida de los materiales.
  5. Tampoco se demanda otra de las demandas del sector de la bioconstrucción y es la inocuidad de los materiales, el análisis de la salubridad en las viviendas: radón, contaminación electromagnética, etc.

Es una pena que este escrito existan tantas imprecisiones, desde luego no ayuda mucho a un sector que viene trabajando desde hace más de 20 años por una vivienda saludable y ecológica.

Ruego que si tenéis alguna duda os pongáis en contacto con nosotros y estaremos encantados de ayudaros a clarificar que es la bioconstrucción y la bioarquitectura.

info@ecohabitar.org

Os adjunto un enlace donde teneis los principiods de la bioconstrucicín elaborados hace 15 años: aqui

 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
Al enviar este formulario, usted acepta la política de privacidad de Mollom .

Comentarios

Bioconstrucción edificcación sostenible?