La Tienda Republicana

Opinión

La guerra genética: el nuevo escenario de confrontación de Estados Unidos

El desarrollo de nuevas tecnologías que algunos han llamado la “cuarta revolución industrial” ha llevado a repensar los escenarios de la guerra. Del temor de un invierno nuclear característico de la Guerra Fría, se ha pasado al desarrollo de sofisticadas armas biológicas incubadas en poblaciones específicas con el fin de controlar territorios concretos. Recientemente ha surgido un nuevo escenario de confrontación: la guerra genética que quiere llevar a cabo Estados Unidos como una suerte de exterminio biológico- étnico, es decir, de armas “teledirigidas” a pueblos específicos.

Cuando Chávez decía: Imagínense ustedes que no hubiera llegado la revolución

De nuevo Venezuela se encuentra en las primeras páginas internacionales, y como siempre, a punto de caer el socialismo del siglo xxi. Pero lo cierto es que ni Estados Unidos aprende que a través de libros no se tumba una revolución, ni Maduro acepta el fracaso de su gestión, el desgaste y debilitamiento que ha sufrido su proceso y, el reforzamiento logrado por la derecha.

Sin embargo y, por incomprensible que parezca, este es el mejor escenario para no dar treguas.

Relato de las luchas campesinas de El Tambo (Cauca): “La ingenuidad natural como defensa ante la corrupción”

Estábamos en plena lucha contra Smurfit "Cartón de Colombia" en el municipio de El Tambo por allá en 1986. Esa empresa, con la construcción de una carretera para explotar madera, nos había dañado una rica fuente de agua (quebrada Valderrama) en las faldas del cerro de Munchique.

Las comunidades campesinas de Chisquío-Monterredondo estaban muy enojadas e indignadas. Los demandamos e hicimos gran escándalo. La empresa multinacional irlandesa quería acabar con la resistencia popular y acallar la bulla. Envió numerosos funcionarios desde Cali y Yumbo.

La derrota no fue sólo de Macri, sino del neoliberalismo y del FMI ¿Cómo salir de este atolladero?

La derrota del modelo de restauración neoliberal del Fondo Monetario Internacional y de las políticas estadounidenses, liderado en Argentina por el gobierno de Mauricio Macri, abre la posibilidad de nuevos caminos en una región donde se quiso imponer el imaginario colectivo de un supuesto fracaso de los gobiernos progresistas. 

En las manos de un dios que ha muerto

Lo peor que nos está sucediendo a los argentinos, no se explica mediante variables de mercado, inestabilidades financieras, ni siquiera por el hambre al que venimos condenando a millones de compatriotas. Lo peor que nos está sucediendo a los argentinos, es la dinámica de la democracia. La última misa, el rito sagrado del acto electoral, al que hemos asistido y las reacciones que brindamos luego del mismo, son el testimonio cabal de qué no toleramos el devenir de lo democrático.

Páginas

Suscribirse a Opinión