La Tienda Republicana

Opinión

No es fuego, es capitalismo

No es fuego sino capitalismo. No es casualidad sino causalidad. No es azar sino conspiración. La maquinaria infame de la historia arremete contra cielo y tierra, contra pulmón y semilla, contra raíz y rama. Poco le importa lo natural, lo divino y lo humano. La historia del capitalismo es la historia de la violencia, por eso nada sabe de fuego popular y es versada en guerra incendiaria, en brasa destructora de humanidad, de naturaleza animal o popular. No es casualidad sino causalidad que la infamia sea experta en fuego aniquilador de vida, fiel amante de la hoguera vil.

Revolución Cultural

El arma más poderosa del imperialismo, es aquella con la que se ha pretendido dominarnos: la transculturización. Ha sido la pretensión desde su nacimiento de imponernos el llamado “modo de vida norteamericano”: intentar borrar nuestra historia, valores y raíces. Contra eso, la Revolución Bolivariana sigue desarrollando el rescate de la siembra de la auténtica cultura venezolana. Ósea, continuamos haciendo revolución cultural teniendo en cuenta, como no los enseño el padre libertador, que “… moral y luces son los pilares de una república, moral y luces son nuestras primeras necesidades”.

Laicidad, laicismo y socialismo como expresión del pueblo

En el mercado de los seres humanos se cambió el significado de las palabras. Tal vez sería bueno comenzar a buscar el sitio donde quedaron escondidos los significados, y rescatar los principios éticos que algún día fueron la esencia misma de las relaciones sociales. Rescatar los principios y el significado de palabras desde su reivindicación y desde su práctica como libertad, revolución, liberación, entre tantas. Rescatar los principios y el significado de palabras como laicidad, por ejemplo.

Será necesario un gobierno mundial de los recursos naturales

El uso/agotamiento de recursos no debe ser libre sino planificado a escala Tierra para conservarlos a futuras generaciones de millones de años.

¿Qué pasará a la humanidad si las potencias agotan los minerales en los próximos dos siglos?

¿Tiene Brasil el derecho de soberanía para destruir su Amazonia? ¿Deben los otros pueblos aceptar una soberanía individual que les reduce el oxígeno y aumenta su calor?

Páginas

Suscribirse a Opinión