Opinión

Persecución a Lula confirma que ya no hay democracia en Brasil

La obsesión de intentar sacar a Lula de la vida política brasileña, configurando una verdadera persecución política, confirma que Brasil se salió de la democracia y avanza peligrosamente hacia una dictadura, por medio de un golpe, de la acción o inacción de la Justicia y de las campañas sistemáticas de difamación llevadas a cabo por los medios.

 

Es lo que Lula denuncia, al afirmar que entramos en un Estado de excepción y lo que expresa en su documento a las Naciones Unidas, siguiendo el mismo camino de Julián Assange, amparado por el mismo abogado.

 

Erosión de la confianza y la desacreditación de Brasil

Por primera vez desde la dictadura, más de dos décadas atrás, Brasil tiene un gobierno que es considerado de manera generalizada como ilegítimo, no solamente por la ciudadanía brasileña sino en gran parte del mundo. Su imagen está mancillada y se deteriora aún más cada semana, con escándalos crecientes que implican a las esferas más altas del gobierno. En Junio renunció el tercer ministro del gobierno interino, acusado de corrupción.

Mercosur es el camino, pese a las tesis destructivistas

Hoy, por su significación central, la mayor atención está  puesta en la situación de  Brasil y sus efectos enormes para  toda la región. De todas formas, ello no significa desconocer  los  serios problemas  políticos que afrontan  de distinta forma cada uno de los países , incluyendo Venezuela, y, más en general,  las relaciones intra y extrarregionales afectadas por las serias crisis económicas y sociales  coincidentes en todos los países

 

 

¿Por qué Macri, Temer y Cartes sabotean el Mercosur?

La regla del Mercosur es clara en cuanto al sistema rotativo para el ejercicio de la presidencia pro témpore de este organismo regional. A despecho de ello, los gobiernos reaccionarios de Argentina, Brasil y Paraguay simplemente irrespetaron las normas vigentes para impedir que el gobierno de Venezuela asuma temporalmente la presidencia del bloque. Con el impasse creado, alcanzan el objetivo principal de paralizar y debilitar al Mercosur.

 

 

El forzoso destino de Uribe, Santos y las FARC

Popayán, 1° de agosto de 2016
 
Lo más interesante de lo que va a ocurrir con el proceso de paz y las cercanas elecciones de 2018 es que todos los actores sociales y políticos “uribistas”, “santistas” y de izquierda –queriendo acertar– ayudarán involuntariamente a que llegue al gobierno un “movimiento ciudadano de nuevo tipo”.
 
Entre más forcejeen, más ayudarán. Entre más trinen, más posicionarán al “movimiento ciudadano”. Entre más pataleen, más se hundirán.
 

Páginas

Suscribirse a Opinión