La Tienda Republicana

Opinión

Preacuerdos, desalojos y crisis: algunas notas sobre lo que viene

Ayer mucha gente respiraba aliviada tras los resultados de una jornada electoral marcada por la abstención y el avance de la extrema derecha: el acuerdo entre el PSOE y Unidas Podemos parece abrir, inesperadamente, el escenario de un gobierno de “progreso”. Sánchez e Iglesias regalaban a la opinión pública una imagen de diálogo y entendimiento sellada por un abrazo que ha llenado portadas. El “preacuerdo” para formar un gobierno de coalición -pues de eso se trata- parece una hoja de ruta llena de sentido común.

Argentina ante el espejo boliviano: Si ladra y tiene cola… es golpe de Estado

"Nuestro peor delito o pecado es que ideológicamente somos antiimperialistas. 

No por este golpe vamos a cambiar por trabajar por los humildes. 

Hemos bajado la pobreza extrema y hemos fortalecido la lucha de los pueblos. 

Muchas gracias hermano presidente mexicano, a su gobierno”

Evo Morales al pisar tierra mexicana. 

 

Estoy orgulloso de haber sido vicepresidente de un indio.

Gobierno PSOE-Unidas Podemos. ¡Es el momento de los hechos: fuera los recortes, las contrarreformas y la represión al pueblo catalán!

48 horas después de las elecciones del 10-N, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias anunciaban en el Parlamento un acuerdo para formar un Gobierno de coalición. Este hecho representa un acontecimiento de trascendencia histórica y ha levantado enormes expectativas. Millones de trabajadores y jóvenes, que en estos años han protagonizado las luchas más potentes desde la caída de la dictadura, no pueden dejar de considerar la enorme oportunidad que se abre para cambiar su presente y su futuro.

Se crearon más de 4000 cuentas en Twitter sólo para legitimar la destitución de Morales. Las redes sociales y el golpe contra Evo

La consultora  Menta Comunicación detectó miles de mensajes contra la figura del presidente Evo provenientes de cuentas que casi no tenían seguidores.

Los defensores del golpe de Estado en Bolivia buscaron lavarle la cara al nuevo régimen en las redes sociales. Como parte de una campaña que busca legitimar la destitución del presidente Evo Morales, se detectó que, en el último par de días, se crearon más de 4500 cuentas nuevas que, sin tener casi ningún seguidor, accionaron en Twitter para instalar el hashtag #BoliviaNoHayGolpe.

Páginas

Suscribirse a Opinión