La Tienda Republicana

Las fiestas patronales o el gamberrismo con animales

Pues sí alguno, tras la lectura del título del artículo, puede hacer dos cosas. Uno, leerlo hasta el final si es que puede soportar tanta infamia y sufrimiento con seres vivos o;  dos,  directamente pasar a otra cosa porque , o bien se huele de lo que va el tema y se va a sonrojar de ello o, disiente tanto del título que dirá aquello de “ojos que no ven corazón que no siente”.

Y vamos a por ello. En otros artículos de anteriores temporadas hemos tocado este tema tan español a la vez que tan infame. España, si esa de la marca que a todos los gobiernos les gusta presumir, es el país europeo donde más animales se utilizan en festejos y fiestas patronales. Esto no nos debe hacer estar orgullosos ni mucho menos, sobre todo cuando esa mezcla explosiva para la ética y la moral cristiana que profesamos en la Península es blindada a base de legislación que considera dichas prácticas con animales fiestas de interés turístico a distintos niveles. Con ello nos quieren decir que esas fiestas no podrían existir si no es con el concurso de los espectáculos y/o concursos, algunos de gran tradición y, otros, de tradición inventada pero con el denominador común de ser esenciales para el pueblo o la comarca que las realiza por el sustento económico que deja. En algunos casos es el único sustento de la miserable vida laboral y espiritual de los pobladores que en el medio rural agonizan entre la despoblación ( o como se llama ahora la España vacía), el desinterés por trabajar los recursos naturales que se ofrecen  (falta de oportunidades laborales)  o el poco o nulo interés de las administraciones públicas de invertir el dinero en lo esencial, puesto que siempre hay subvenciones para las fiestas patronales y ninguno para dar oportunidades de que los pobladores natos del lugar puedan realizarse en el mismo viviendo medianamente bien.

Encierros, Toros embolados, Toros a la mar, Toros ensogados, Vaquillas, Becerradas, Corridas de Toros de a pie, a caballo o mixtas son las estrellas de las fiestas patronales en muchos pueblos de España. Pero no olvidamos las carreras de burros, las romerías, los concursos de arrastre de peso, el tiro al pichón o a lo que se tercie. Tirar a cabras o pavas desde los campanarios, Patos al mar o a los ríos; o ratas muertas, o piedras a cántaros donde han metido previamente gatos o palomas. Arrancar la cabeza de gallináceas o gansos colgados de una cuerda con la mano, etc. Otras, basadas en el manejo antiquísimo de los animales que no están domesticados como la Rapa das bestas no han evolucionado pero da pingües beneficios a la localidad gallega que la realiza.

Propongo unas fiestas patronales sin maltrato animal, sin que se haga de los animales un espectáculo público que les provoque la pérdida de su bienestar y su dignidad. No importa que haya veterinarios dando fe de que los animales están bien antes del mismo porque la presión a la que se verán sometidos y, en muchos casos, las agresiones por impedir el acto ante una irregularidad no estará acorde con el Código Deontológico Profesional Veterinario.

Un país, un pueblo, una civilización serán recordados no por sus adelantos tecnológicos ni por sus líderes sino  por cómo  sus habitantes han  tratado a sus seres vivos.

Rafael A.Luna Murillo, veterinario, máster en etología y simpatizante de EQUO

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.