La Tienda Republicana

Tres escenarios petroleros en caso de que se desate una guerra contra Irán

El analista Vincent Lauerman publicó en Oil Price lo que para él serían los tres escenarios en el mercado petrolero si Estados Unidos y sus socios comenzaran una guerra contra Irán, tomando en cuenta las amenazas de la República Islámica de cerrar el Estrecho de Hormuz en tal caso.

El impacto de un cierre del Estrecho de Hormuz en los precios mundiales del crudo depende de la cantidad de petróleo que se mantiene fuera del mercado global diariamente y de la duración de la interrupción.

1. En el "Escenario Optimista" según Lauerman, el Estrecho de Hormuz sólo está cerrado al tráfico comercial durante unos días, el impacto en los suministros mundiales de petróleo sería relativamente mínimo, pero aún veríamos un breve aumento de más de 100 dólares por barril debido a la incertidumbre inicial. "Los precios del crudo luego caerían rápidamente a los niveles anteriores a la crisis", añade.

El flujo de 20,7 millones de barriles por día de crudo (b/d) y productos derivados del petróleo se reduciría si el Estrecho de Hormuz estuviera completamente cerrado, pero esto se vería mitigado por casi 4 millones de b/d de crudo que se envía en la capacidad de tubería actual de repuesto en Arabia Saudita para las instalaciones de exportación del Mar Rojo y el oleoducto de petróleo crudo de Abu Dhabi, sin pasar por el Estrecho de Ormuz.

Además, Arabia Saudita ha almacenado una cantidad no revelada, aunque relativamente pequeña, de petróleo crudo en una serie de instalaciones de almacenamiento en todo el mundo, incluyendo Róterdam en Europa, Okinawa y China en Asia y la Costa del Golfo de los Estados Unidos.

2. Bajo el "Escenario Pesimista", el sistema de respuesta a emergencias petroleras del mundo se gravaría al máximo en los primeros dos meses de la crisis, suponiendo que el Estrecho de Ormuz esté completamente cerrado durante los primeros 45 días y se reanude el tráfico del petrolero los próximos 45, lo que llevaría a precios históricamente altos del petróleo en una base ajustada a la inflación durante un período prolongado.

Las reservas mundiales de petróleo estratégicas serían más que suficientes para cubrir el déficit en un sentido general, con el 40% del total de 1 mil 900 millones de barriles que quedaron después de la crisis, pero la tasa de retiro diario de las reservas estratégicas supondría un desafío.

Estudios anteriores sugieren que se podrían liberar un máximo de 14.4 millones de b/d de crudo, producto de las reservas de los países miembros de la Agencia Internacional de Energía (AIE) en el primer mes, y aproximadamente 12.5 millones de b/d en el segundo mes, en comparación con las interrupciones de 16.9 millones de b/d y 15.5 millones de b/d, respectivamente.

"China e India ahora representan aproximadamente una quinta parte de las reservas estratégicas globales, y las liberaciones de sus reservas contribuirían a los esfuerzos de la AIE, mientras que los inventarios comerciales de todo el mundo ahora tienden a ejecutarse justo a tiempo", dice el analista energético.

Basado en un estudio realizado en abril de 2018 por el Centro de Estudios e Investigaciones sobre el Petróleo del Rey Abdullah (KAPSARC), con sede en Riad, en un mundo sin capacidad de reserva de crudo, como en el caso del cierre del Estrecho de Hormuz, los precios del petróleo se habrían disparado por encima de los 325 dólares por barril en el apogeo de la crisis de Libia en junio de 2011.

Por el bien de la escala, solo 60 millones de barriles fueron liberados de las reservas de la AIE en los países durante esa crisis.

3. Finalmente, en un "Escenario del Día del Juicio Final", en la que se desataría una nueva Guerra del Golfo Pérsico, existiría un daño significativo en la infraestructura de producción y exportación de petróleo del Golfo Pérsico, así como un cierre de tres meses del Estrecho de Hormuz: los precios del petróleo crudo se dispararán hacia la estratosfera.

No comenzarían a retroceder hasta que la economía global entrara en una profunda recesión. Un solo golpe directo en la planta de procesamiento de petróleo Abqaiq de la empresa Saudi Aramco privaría al mercado mundial de 7 millones de b/d por un año o más mientras se repara la planta.

El impacto de esta y otras pérdidas de producción en el Golfo Pérsico podría ser mitigado en parte por el 40% restante de las reservas estratégicas del mundo, así como los 200 millones de b/d de crudo que Arabia Saudí tiene en reserva local, suponiendo que las instalaciones de exportación saudíes permanecen relativamente intactas.

Fuente: Misión Verdad

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.