La Tienda Republicana

Elecciones israelies: Hamás ganó de nuevo

16/04/2019

El primer ministro Benjamin Netanyahu logró una victoria decisiva. Es probable que continúe hasta un quinto mandato en el cargo. El bloque de la derecha tiene una clara ventaja de 65 escaños (de 120) sobre los partidos de “centro” y parece más probable que forme una coalición.

El significado de los resultados de las elecciones es obvio e innegable. La izquierda israelí es ahora marginal, al borde de lo inexistente. El Partido Laborista israelí se ha reducido a una caricatura en miniatura, casi del tamaño de Meretz, una parodia del pensamiento de la izquierda. No hace falta mencionar que estos dos partidos son sionistas hasta la médula. Niegan el derecho al retorno de los palestinos y creen en la segregación entre judíos y árabes mediante una solución de dos estados.

Netanyahu es, sin lugar a dudas, el personaje más sofisticado del teatro político israelí. El fin de semana prometió anexar los asentamientos de Cisjordania. Al realizar esta estratagema electoral, logró eliminar completamente a sus rivales de línea dura de la derecha, como Nueva Derecha de Bennett-Shaked e incluso Zehut, que prometía ser una “fuerza política en ascenso”.

Ni Zehut ni Bennett, quien prometió a sus electores que sería el próximo ministro de Defensa, llegaron a la Knesset. Netanyahu también ha logrado reducir a los EEUU a una colonia servil. Vimos al presidente Trump trabajando duro por su amigo en Jerusalén, reconociendo la soberanía israelí sobre los Altos del Golán y calificando al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica de Irán como una “organización terrorista”.

Pero lo más importante es que Netanyahu también es el primer ministro favorito de Hamas.

Hamas sabe muy bien que el los “centristas” israelíes son genocidas en su enfoque hacia los árabes y los palestinos en particular. Hamas recuerda a Ehud Olmert, Tzipi Livni y Ehud Barak. Ellos claramente prefieren Bibi. Saben muy bien que Bibi ha estado ansioso por atacar Gaza. Hamas sabe muy bien que Israel se está quedando sin opciones militares y políticas, y mucho menos con soluciones al conflicto. Hamas votó a Bibi.

Entró en las negociaciones de alto el fuego con Israel apenas unos días antes de la elección. Hay buenas razones para creer que Hamas preferiría tratar con Netanyahu en lugar de con un partido “centrista” dirigido por tres criminales de guerra. Hamas ganó de nuevo, ha empujado a Israel a un estado de parálisis adicional.

Israel no tiene perspectivas de futuro en la región. Puede ser que Israel no sea derrotado por los cohetes Quasam sino por su propia mentalidad de gueto.

Fuente Original: Hamas Won Again

Fuente: Gilad Atzmon, Gilad.co.uk / Rebelión (Traducido del inglés por J. M.)

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.