Andaluces, levantaos

De la noche a la mañana durante la Transición muchos franquista se mutaron, por arte de magia, en demócratas convencidos. Con la colaboración de todos los partidos políticos (incluido el PCE) se veló, olvidando, la terrible dictadura de tal manera que las estructuras de poder permanecieron intactas. Hasta no hace mucho tiempo la extrema derecha franquista y sus herederos estaban invernando en las filas del PP. No había desaparecido. Ha emergido, salido a la calle, para combatir, a veces con violencia extrema, a pacíficos manifestantes (Valencia, Zaragoza, Madrid,…). Se han envalentonado porque sus fechorías se han quedado casi sin castigo por la “mano amiga” que les han brindado determinados jueces. 

VOX, con el apoyo de algunos poderes económicos (nacionales e internacionales -un grupo armado mercenario antiiraní-), con la simpatía de importantes autoridades de la Iglesia Católica (ej: Sr. Obispo de Córdoba), añorantes del nacional-catolicismo, con el soporte de las estructuras sociales, políticas y económicas de grupos de poder extrema derecha (Hazte Oir, Opus, Kikos, Fundación del Dictador,…) y con el respaldo que les brinda esta ilusoria democracia se han lanzado a tumba abierta a descubrirse en todo su “esplendor” fascista sin complejo, presentándose a las elecciones andaluzas.

España no es una excepción en la norma que demuestra que todas las crisis económicas conducen al desarrollo de fascismos. Todos conocemos los ejemplos de la crisis del crac del 29 y de la actual de 2008. Basta repasar la historia de nuestra Europa, antes y ahora.

La desastrosa situación económica en nuestra Comunidad Autónoma (elevado paro, pobreza extrema en amplio sectores de la población, millones de familias en situación de exclusión social, pérdida de derechos sociales y laborales, miles de desahucios,…), junto al hartazgo de un PSOE agotado de ideas y de mejoras sociales, ha llevado, en las pasadas elecciones del 2D. a que Andalucía pueda ser gobernada por la derecha muy conservadora (PP y C´s) con el apoyo del partido fascista VOX.

Si hojeamos el programa electoral de VOX podemos comprobar que emana de los postulados, rancios, antidemocráticos y reaccionarios de la ideología franquista. Sólo algunas perlas: estado centralizado (ultranacionalismo), suspensión de las Autonomías, deportación de inmigrantes legales e ilegales, anticomunismo, ilegalización de partidos políticos, derogación de la ley de violencia de género (no contempla que el aborto sea un derecho de las mujeres), derogación de la ley de Memoria Histórica (defensa de la Dictadura), reducción de impuestos (lógicamente a los ricos), liberalización del suelo, defensa de las “gestas y hazañas nacionales” (Reconquista), defensa de la Semana Santa, la tauromaquia y la caza, muros infranqueables en Ceuta y Melilla,…Una parte importante de estas propuestas son las que defienden con mayor o menor vehemencia tanto el PP como C¨s. De ahí las posibilidades de acuerdo.

Repasando la trayectoria política del PP, resulta sorprendente e indignante que un partido heredero de una Dictadura, a la que se niega a condenar (PP y Cas se abstienen en la condena del Senado al franquismo el pasado mes de Noviembre y se niegan a que desaparezca el Mausoleo del Valle de los Caídos que ensalza al Dictador), porque se siente descendiente orgulloso de un régimen criminal, se atreva a pedir la ilegalización del Partido Comunista (casi el único que sufrió la represión y la muerte de sus militantes que lucharon contra la Dictadura) y de los partidos independentistas catalanes.

Estos dirigentes de la derecha extrema olvidan que su partido está condenado por corrupción, que tiene a cientos de dirigentes (altos cargos) en la cárcel y visitando diariamente las salas de los juzgados por delitos tan graves como: asociación ilícita, fraude a la Administración pública, falsedad en documento mercantil, malversación de caudales públicos, prevaricación, blanqueo de capitales, cohecho, delitos contra la Hacienda pública, tráfico de influencias, apropiación indebida, exacciones ilegales o estafa procesal intentada. En cualquier país realmente democrático europeo, el PP estaría ilegalizado. No hay ningún partido en la Unión Europea que arrastre una mochila tan vergonzante de corrupción como este Partido y se atreve a pedir ilegalizar a los demás que no son de su agrado ideológico o estratégico. Sin embargo, no lo hacen de VOX y, además, justifican la deriva anticonstitucional de este partido.

El estado español firmó en Julio de 1977 (la UCD en el Gobierno) el pacto internacional vinculante sobre Derechos Civiles y Políticos, que en su primer artículo se recoge el derechos de los “pueblos a la libre determinación”, adoptados y abiertos a la firma por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 16 de diciembre de 1966. Está aprobado por la legislación española, es legal, que el pueblo catalán tenga derecho a decidir su futuro. Por tanto, la disyuntiva está en acordar entre todas la partes implicadas (Gobierno español y Generaliat), mediante el diálogo, el contenido de un referéndum pactado que cumpla las condiciones imprescindibles para permitir a los catalanes tomar sus propias decisiones. La cerrazón del PP en su siete años de Gobierno, negándose a dialogar y judicializando la situación, ha precipitado a una parte importante de la sociedad catalana que no era independentista a sumarse a ese proyecto como rechazo a esa política ultranacionalista y centralista. No tienen escrúpulos en atizar el fuego, el enfrentamiento entre los propios catalanes y entre estos y el resto del Estado. Todo en aras ampliar los votos que han perdido por la endémica corrupción que los ahoga. Efectivamente saben /(tanto PP como C´s) que las ideas separatistas (“quieren romper España”) calan en muchos ciudadanos, incapaces de analizar con un cierto rigor que los culpables de la difícil situación catalana ha sido provocada conscientemente por el propio Gobierno central del PP.

Esta difícil situación ha tenido impacto también en las elecciones andaluzas del 2D, en las que el tema catalán y la emigración han sido utilizados por la derecha extrema y la filofacista para arañar votos, proclamando la “sagrada unidad de la patria”. Esta derecha reaccionaria sólo cree en su “España”, nacional-católica, con privilegios, heredados del franquismo, para los poderosos (ricos y terratenientes) y con la humillación y pérdida de derechos fundamentales y negación de una vida digna para la inmensa mayoría de la población. En las elecciones andaluzas no han planteado cómo solucionar los graves problemas de nuestra Comunidad Autónoma (paro, exclusión social, pobreza, emigración de jóvenes, problemas de vivienda, inversiones en mejorar los servicios públicos -sanidad, educación, estructuras empresariales-, dependencia,…). No les interesa, porque no tienen proyecto ni para Andalucía, ni para España. Lo único que les preocupa a estos “falsos patriotas” es seguir privilegiando a las clases poderosas y continuar esquilmando el erario público en su propio beneficio.

Pienso que el PSOE en sus 36 años de Gobierno en nuestra Comunidad no ha sido capaz de mejorar las condiciones de vida de una sociedad atrasada cultural y económicamente. Andalucía está a la cabeza, sigue siendo una de las comunidades con más paro, más exclusión social y más pobreza de España. Pero ¿había alternativas serias, que planteaban cambiar y transformar esta realidad? Indudablemente sí. Adelante Andalucía con un programa de Gobierno coherente y factible lo hubiera hecho posible. Pero se ha echado de menos a esos puritanos, votantes de izquierdas, que por unas u otras razones, nunca justificables, se han quedado en casa sin votar. El resultado electoral, difícil de entender en esta sociedad tan machacada, puede contribuir a complicarse más,  a partir de ahora, para los sectores más vulnerables de la ciudadanía andaluza.

Pero la realidad se impone y en nuestra Comunidad Autónoma, dónde prima el individualismo, el miedo, la ignorancia, el conformismo y la alienación (en el sentido de la RAE “estado mental caracterizado por una pérdida del sentimiento de la propia identidad”), van a gobernar, en una hermandad de convenientes intereses, la derecha franquista del PP, los falangistas de C´s y los fascistas de VOX. Se han repartido la tarta del poder, asumiendo los dos partidos, las propuestas programáticas de un partido franquista que en su programa electoral recoge puntos anticonstitucionales (no a la igualdad de género, no a las CCAA) y anti-estatutarias (devolver las competencias en sanidad y educación al poder central, cambiar el Día de Andalucía, supresión del término “realidad nacional”).

No podemos obviar que el Partido Popular se ha sentado a negociar con un partido anticonstitucional, antifeminista, antiandalicista, machista, ultranacionalista y xenófobo. Aunque el PP no podía aceptar las 19 propuestas iniciales por escandalosas (sobre todo en su brutal formulación) que VOX le planteaba para darle su apoyo y salir elegido Juan Manuel Moreno como Presidente de la Junta, sí que ha recogido, en el documento de 37 puntos firmado por ambos partidos, dulcificando la forma, el contenido de fondo que exige VOX. Aunque hayan edulcorado ese contenido, las propuestas pactadas están recogidas de forma tan ambigua que permite cumplir con casi todos los puntos que recoge el primer documento propuesto por VOX.

Ciudadanos, aunque plantee que no ha pactado con el partido fascista, no puede desvincularse del acuerdo, pues sin sus votos nunca será Vicepresidente de la Junta Juan Marín. Ya buscarán, los dos partidos que se van a repartir la tarta andaluza, el enganche, y (dentro de los 90 puntos firmados por el PP y C´s) tendrán que hacer un hueco sin que se note demasiado para incorporar las propuestas de esta derecha franquista. Durante toda la legislatura van a ser prisioneros de los votos de VOX y, si no quieren perder el Gobierno de la Junta, no tendrán más remedio que aceptar sus propuestas que serán muchas y muy exigentes. VOX va a poner toda la carne en el asador, pues poco tiene que perder y mucho que ganar para quitar espacio electoral tanto a PP como a C´s. Veamos algunos de estos puntos conflictivos acordados entre PP y VOX:

-Recogen: “aprobar una Ley de Concordia que sustituya a la ley de Memoria Histórica”. Este cambio supone machacar el texto legal de Memoria Histórica aprobado por el Parlamento. Esta derecha reaccionaria no se conforma con el tremendo error que supuso en la Transición el aprobar el perdón de los responsables franquistas de tanta represión y tanta muerte, llevan tiempo intentando que las más de 50000 víctimas andaluzas (más de 100000 en todo el Estado) que permanecen enterradas en las cunetas queden olvidadas y que no se restituya el respeto debido a sus seres queridos para darles un enterramiento digno.

-Proponen: “controlar las ayudas y las subvenciones públicas”. La interpretación del contenido queda al criterio de los intereses del trifallito y, en esto, están los tres de acuerdo.. Este apartado puede suponer recortes y supresión de ayudas a asociaciones y ONG´s que apoyan a las víctimas de la violencia machista, a las que defienden el derecho a una vivienda, a las que luchan por la defensa de los derechos de la mujer o de los jubilados, a las que defienden derechos de las minorías o los emigrantes. Van a beneficiar a los suyos: a todas las asociaciones y ONG´s que impulsen la ideología de la derecha y los intereses ideológicos del nacional-catolicismo.

-Propugnan: “la libertad educativa y el derecho de los padres de acuerdo con sus convicciones a elegir el modelo que deseen para sus hijos”. Este apartado ya está garantizado en el sistema educativo andaluz, pero ellos van más lejos. Pretenden regalar a la Iglesia Católica millones de euros para multiplicar la enseñanza concertada (mayoritariamente en sus manos), tanto en los tramos de educación infantil, como en la ESO y  la ampliación al Bachillerato.

- Lo mismo ocurrirá con la sanidad. Copiando el desastre de privatización y precarización de la sanidad pública de la Comunidad de Madrid, priorizarán sus inversiones, regalando dinero público, derivando prestaciones sanitarias que debe atender la pública, hacia la sanidad privada. Recortarán en técnicos sanitarios (médicos, ATS, …) y en camas hospitalarias. Para beneficiar a las grandes empresas farmacéuticas, suprimirán la “Subasta de medicamentos” que ha ahorrado a la Hacienda Andaluza (entre 2012 y 2017) 568 millones de euros.

-Se propone una bajada de impuestos, que beneficiará, sobre todo a las rentas más altas: desaparecerá Impuesto de Sucesiones, se rebajará el Impuesto de Patrimonio y también el impuesto de Renta de la Personas Físicas en el tramo autonómico (siempre favorecerá a los que más tienen) y revertirán la subida del Impuesto sobre Transmisiones Patrimoniales y actos Jurídicos documentados. Lo que haya que recaudar a cambio de lo perdido recaerá sobre los de siempre, los ciudadanos.

Resulta extraño que la fiscalía no entre de oficio (tan diligente con los “supuestos” ataques a la libertad de expresión) en un caso tan fragante como el de la Fundación para el Mecenazgo y el Patrocinio Social. Este organismo público, creado a imagen y semejanza de la Sra. Esperanza Aguirre para colocar a sus correligionarios, nombró en 2013 a Santiago Abascal director gerente. Durante ese año, esta fundación recibió 183.600 euros sin saber exactamente para qué servía.  Este “señor” tenía un sueldo anual de más de 82000 euros, superior al Presidente del Gobierno. Al acabar el ejercicio la fundación cerró sus puertas sin que diera cuentas, como es preceptivo, en qué se había gastado ese dinero. Ni al Registro de Fundaciones, ni a la Cámara de Cuentas de la Comunidad de Madrid rindieron cuentas. Nunca se fiscalizaron porque no han presentado los responsables (Abascal y la Secretaria, Moldovan) los documentos necesarios. Auditores públicos, en 2018, advirtieron de la falta de datos y documentos para poder auditar las cuentas. Todo se ha esfumado, menos el responsable Sr. Abascal ¿Tiene  este señor impunidad para incumplir la ley? Parece que sí.

Por otra parte, y esto es más grave, su partido, VOX (como han reconocido); para la campaña electoral de las europeas de 2014 recibió 800.000 euros del Consejo Nacional de Resistencia de Irán (grupo terrorista islámico mercenario antiiraní), Esto es totalmente ilegal, pues lo prohíbe la actual Ley Electoral. Este “caballero”, presidente de VOX, tuvo la desvergüenza de acusar a Podemos  de financiarse con dinero iraní (demostrado como falso por la justicia), cuando era él el que se estaba financiando con dinero de la oposición iraní ¿Tampoco va a entrar la fiscalía en esta fragante ilegalidad? ¡Qué vergüenza! Lo grave es que Abascal y su partido van a marcar los designios políticos de nuestra Comunidad.

Los Andaluces tenemos que volver a ser lo que fuimos, tierra de mujeres y hombres valientes que se levantaron, unidos, aquel 28F para conseguir una Autonomía de primera. Hay que seguir así. Vamos a enfrentarnos a un difícil camino, lleno de pérdida de derechos sociales y laborales en el que las extremas derechas impondrán su ideario neoliberal con más rigor, si cabe, que con los siete años de Gobierno del PP. Pero debemos recorrerlo, sin miedo, sin complejos, enfrentándonos con fuerza democrática a lo que se nos viene encima, llevando la luz de alternativas de izquierdas (confluencia ¡ya!) a todos los rincones de nuestra tierra y potenciando las virtudes cívicas de respeto, solidaridad, ayuda y compromiso entre toda la ciudadanía. Necesitamos de la indignación ante la injusticia, de la comprensión de los problemas reales para intentar resolverlos y de la moralidad como ideal de justicia. Debemos entender cuál es nuestro “enemigo” político para combatirlo con fuerza democrática. Este enemigo es, no lo olvidemos, los partidos (PP, C´s y VOX)  que defienden los intereses de los poderosos.

* Presidente del Colectivo Prometeo

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación