¿Huele la comida contaminada a libertad?

17/01/2019
 
¿Huele la comida contaminada a libertad?

El Gobierno“, declaró Ronald Reagan en su primer discurso inaugural, “no es la solución al problema, el gobierno es el problema”. Los republicanos se vienen haciendo eco de aquella retórica desde entonces. Sin embargo, de alguna manera, nunca han llevado a cabo la radical reducción del gobierno que su ideología proclama.

Pero ahora Donald Trump está, en efecto, implementando al menos una parte de esa drástica reducción del papel gubernamental por la que su partido aboga desde hace tiempo. Si el cierre de la administración norteamericana se prolonga durante meses, lo que parece bastante posible, tendremos la oportunidad de ver qué aspecto tiene Estados Unidos sin una serie de programas públicos que la derecha siempre ha insistido en que no son necesarios. Más allá del muro, pensemos en lo que está pasando con este “gran y hermoso” experimento liberal.

En serio, llama la atención cuántos de los pagos que el gobierno federal realiza, o piensa realizar, pronto estarán en peligro porque los liberales insisten en que no deberían ser asumidos con dinero de los contribuyentes.

Por ejemplo, los cheques federales a los agricultores, aunque organizaciones como el Instituto Cato han denunciado que los subsidios agrícolas son una forma más de capitalismo.

Los empresarios están furiosos porque la Administración de Pequeños Negocios no está haciendo préstamos, pero los liberales van más allá y pretenden eliminar esta Administración por completo.

Si el cierre se prolonga hasta marzo, lo que, de nuevo, parece completamente posible, el dinero para los cupones de alimentos se agotará. Los republicanos han sido durante mucho tiempo hostiles al programa de cupones para alimentos. Mitch McConnell, el líder de la mayoría en el Senado, ha denunciado el programa por “hacer que sea excesivamente fácil no ser productivo”.

El cierre también ha reducido drásticamente el trabajo en la Administración de Alimentos y Medicamentos, que, entre otras cosas, trata de prevenir la contaminación de los alimentos: las inspecciones rutinarias de mariscos, verduras, frutas y otros alimentos se han detenido. Y hay una larga tradición conservadora, que se remonta a Milton Friedman, que condena la existencia de la FDA como una interferencia injustificada en el mercado libre.

Sin embargo, resulta extraño que ni la administración de Trump ni sus aliados en el Congreso no sean entusiastas con el cierre de los servicios gubernamentales teniendo en cuenta que su ideología dice que no debería existir. En su lugar, están comprometidos en frenéticas maniobras administrativas y legales en un intento por mitigar esos recortes de programas. ¿Por qué?

De acuerdo, no deberíamos ser completamente cínicos (cínicos sí, pero no completamente). Incluso cuando existe una solución libre de problemas a un determinado problema, es posible que quede una preocupación que el tiempo que conlleva la configuración de la solución. Tal vez usted cree que las empresas privadas podrían asumir el papel de la FDA para mantener los alimentos seguros, pero tales empresas no existen ahora y no pueden ser evocadas en cuestión de semanas. Así que incluso los verdaderos liberales no necesariamente celebrarían un repentino cierre del gobierno.

Dicho esto, la verdad es que la ideología liberal no es una fuerza real dentro del Partido Republicano; es más una cortina de humo para la agenda real del partido.

Para el partido, esa agenda consiste en redistribuir la riqueza hacia arriba y, en particular, de potenciar y mejorar los intereses de sus donantes. Los políticos republicanos pueden invocar la retórica de los mercados libres para justificar la reducción de impuestos para los ricos y los beneficios para los pobres, o eliminar las regulaciones ambientales que dañan las ganancias de los contaminadores, pero a ellos realmente no les importa el libre mercado en sí. Después de todo, el partido tuvo pocos problemas para alinearse con la aceptación de las tarifas de Trump.

Mientras tanto, la filosofía de la base del partido es, en esencia, un gran gobierno para mí pero no para usted. Que les quede claro a los vagabundos en materia de bienestar, pero por favor no toque esos subsidios agrícolas. De manera reveladora, la pieza central de la larga jihad del Partido Republicano contra Obamacare fue la falsa afirmación de que perjudicaría a Medicare.

Y, como sucede, muchos de los recortes de gastos motivados por el cierre recaen en gran medida y, obviamente, contra la mayoría de sus votantes. Los propietarios de pequeñas empresas son mucho más conservadores que la nación en general, pero realmente echan en falta los préstamos del gobierno. Los votantes rurales se hicieron republicanos por la sucesiva decepción con el partido demócrata, pero quieren esos cheques. McConnell pudo haber criticado los cupones de comida en el pasado, pero un corte repentino tendría un efecto catastrófico en las partes más republicanas de su estado natal.

La única parte del cierre con la que los republicanos parecen bastante tranquilos es la falta de pago a los trabajadores federales. Tal vez el partido cree, como Trump, que estos trabajadores son principalmente demócratas . Pero cuando la carencia económica comienza a morder, incluso esa indiferencia puede desaparecer.

En cualquier caso, si bien la brecha entre la supuesta ideología de los republicanos y su reacción real al cierre es comprensible, eso no lo hace inocente. Si un partido reclama, año tras año, que el gobierno es el problema, y no la solución, entonces no puede quejarse con amargura cuando el gobierno deja de entregar cheques. Ahí hay algo a lo que se debe prestar atención.

Y si tiene inclinaciones liberales, se debe preguntar si está satisfecho con lo que está sucediendo con la administración parcialmente fuera de la escena. Sabiendo que los alimentos ahora tienen más probabilidades que antes de estar contaminados, ¿les huele esa contaminación potencial a algo así como la libertad?

Artículo escrito por Paul Krugman originalmente publicado en inglés en The New York Times 

Fuente: http://www.elcaptor.com/economia/huele-comida-contaminada-libertad

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación