Sobre las protestas en Francia y un silencio forzado

Estoy convencido que si las protestas en Francia fuesen en Cuba o en Venezuela las tendríamos hasta en la sopa.

Pero a las oligarquías no les interesa porque el Gobierno neoliberal francés defiende sus intereses, y si el poder decide silenciar protestas, guerras o revoluciones tiene todos los medios en sus manos para conseguirlo.

Al otro lado de la frontera, muy cerca, tenemos un París en llamas, se producen detenciones masivas de manifestantes, menores incluidos.

En Francia y Bélgica continúan produciéndose durísimos enfrentamientos entre manifestantes y policías. Pero como no está pasando ni en Cuba, ni en Venezuela o en Catalunya la información es escasa, confusa y a cuentagotas.

Resulta que dos de los pueblos más ricos de Europa han tomado las calles para combatir las políticas neoliberales de sus gobiernos, resulta que han decidido defender calle por calle el Estado del bienestar y sus derechos, el caso es que miles de manifestantes están venciendo y doblándole el pulso al gobierno.

Resulta que Macron el presidente de Francia está al borde del precipicio con un pueblo que exige su dimisión.

Pero no se informa como es debido desde la prensa generalista por miedo al contagio, no vaya a ser que los pueblos de Europa despertemos.

Nos encontramos nuevamente con clase prácticas de como prostituir el lenguaje.

Como muestra de uno de esos ejemplos prácticos: Las "protestas" en París para los medios generalistas son ahora "disturbios" en París.

También estoy convencido que la izquierda organizada es la única herramienta que puede parar al fascismo y contrarrestar sus mentiras con verdades como puños.

Somos mayoría los que no vamos a permitir que el fascismo financiado por la oligarquía vuelva a sembrar de miedo nuestro futuro.

(*) Concejal de EU Narón.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación