Migración criminalizada

La ideología racista y xenófoba promovida desde la clase dominante gobernante dominicana respecto a la migración haitiana suma a los estigmas de “invasión” y “carga” el calificativo de “ilegales”, modalidad represiva e inhumana propia de Estados y poderes opresores.

Emigrar para sobrevivir no es delito. Es más bien una expulsión social motivada por la negación del derecho a la vida y por tanto calificar de “ilegales” a sus protagonistas conduce a criminalizar la migración, hacerle la guerra, militarizar el problema y a considerarlo asunto de “seguridad nacional”, asignado a las Fuerzas Armadas y a la defensa de una soberanía. Y así penosamente acontece en nuestro país.

En la actualidad mundial el imperialismo estadounidense está llevando esa modalidad represiva a niveles paranoicos y aberrantes, considerándola “delito mayor” junto al terrorismo, tráfico de armas, drogas y bandas gansteriles; e incluyéndolo en la agenda de sus nefastos programas de “seguridad nacional” y “combate al terrorismo y a la delincuencia” a escala internacional.

En este tema EEUU trata a nuestra país con una singularidad oportunista que tiende a confundir: frente al problema migratorio dominico-haitiano, sus autoridades  hipócritamente se presentan como defensores de los derechos de la migración haitiana e inmigrantes dominico-haitianos, por tratarse de un fenómeno fuera de su territorio que le permite simular sin pagar costo y ganar “prestigio”.

Contrasta, sin embargo, que sus voceros no dicen eso, ni actúan en forma similar, cuando se trata de  la migración haitiana, dominicana, colombiana mexicana, salvadoreña, árabe-islamita… que intenta entrar o está establecida en el territorio de esa súper-potencia.

Ese  y otros poderes imperiales imponen las injustas causas sociales y políticas que provocan los grandes flujos migratorios, al tiempo que discriminan, sobre-explotan, acosan, persiguen y reprimen a las víctimas de esas imposiciones; llegando al extremo de considerarlos blanco de ataques de su “infinita” guerra global.

Aquí, en República Dominicana, los estigmas, y específicamente la criminalización anti-haitiana, está alimentando un intenso programa comunicacional que procura conformar corrientes y agrupamientos neo-fascistas desde medios de comunicación masiva, redes sociales, cuerpos castrenses y policiales, viejas matriculas partidos políticos y nuevos agrupamientos de extrema derecha con vocación para-policial, lo que incluye una rehabilitación en grande de la herencia anti-haitiana y despótica de corte  tiránico ( Trujillo-Balaguer).

El partido oficial opera como facilitador de esa avalancha, mientras la cúpula empresarial  asume una doble moral: promueve el “peligro o amenaza haitiana”, contribuye a convertir la frontera en un gran  negocio irregular multifacético y estimula la migración como factor depresor de salarios y sueldos.

El muro fronterizo a lo Trump y la gestación de grupos paramilitares son sus nuevas recetas: iniciativas perversas inservibles para remediar el flujo migratorio y contrarrestar el ominoso negocio fronterizo: Más bien tienden a encarecerlo para multiplicar ganancias.  Y tampoco es solución su  hipócrita  “pacto global” sobre migración, que evade la matriz estructural de las crisis migratorias.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación