La Tienda Republicana

PP: siglas de Pacto Perdedores

 
El insólito hecho de unas primarias en el PP, bien merece un repaso. Todo comenzó, como no podía ser de otra manera, con un gigantesco fraude: el número de afiliados. A Rajoy, entre otros muchos, le llegó a doler la boca de insistir en lo grande que era el PP y las grandes bases de que disponía. De cientos y cientos de miles supuestos, se han inscrito para realmente participar en lo más importante que ha pasado en el partido en años, apenas66.706, lo que supone el 7,67% del total de afiliados. Para entendernos: los cargos, algún primo y algún que otro cuñao colocado.
Luego llegó lo que venían ser unas primarias, donde los afiliados votan por sus preferencias. La ganadora Soraya Saez de Santa María (A), perdedor B el señor Casado, perdedora C Cospedal y luego perdedores D, E y F. Ahí, al no obtener nadie el 50% se da paso a una segunda fase, a elegir entre dos, y donde como era lógico en el PP, el concepto clásico de Primarias se hace estallar y al final no se decidiría de forma directa sino a través de unos compromisarios (que viene de compromiso).
Con todo lo que el PP había largado, especialmente Casado y Cospedal, de que debía gobernar quien más votos saque y no entrar en “pactos de perdedores” (siglas PP), había esperanzas de que se respetase a Soraya. Pero no, en el PP, gobernará el perdedor B,perdedor que seguramente sea el candidato para gobernar España en su día. ¿El resto de responsables? Bueno, pues serán aquellos y aquellas que señalen los dedos de los perdedores B, C, C, C, C, C, C, C, D, E y F; porque lo que es claro es que ni a la ganadora A ni a su gente se les va a dar agua.
En algunos sitios, solo deseamos “lo mejor” para la perdedora C, y que sus nuevas responsabilidades la mantengan lejos de Castilla-La Mancha.
A todo esto, cabe decir que el Perdedor B, finamente victorioso presidente, está siendo investigado por indicios de delito. Lo mismo Soraya cae ahora en la cuenta de que, más que demostrada cierta tendencia cleptomaniaca en los votantes del PP, debería haber hecho público algún desliz, alguna deshonestidad… ¡quién sabe! ¡Qué tiempos aquellos en los que los conservadores gritaban que la trama Gürtel es una conspiración contra el PP!
Y ahora nos queda lo que nos queda: el regreso de la FAES de Aznar. Nunca pienses que la caspa se va con el viento: vuelve a salir y el champú no acaba con ella. La ola de ultraderechismo con posibilidad de gobernar que recorre algunos países de Europa, es preocupante, y en España tener a dos partidos y responsables gemelos compitiendo por ello, es algo inédito.
O en la izquierda vamos espabilando, o lo que se avecina va a ser muy (más) duro: los dos años que el PSOE ha regalado al partido de la cleptocracia, son una importante rémora.
La sociedad se mueve. Bases socialistas, que con mucha frecuencia es decir bases de izquierda, andan trabajando en la calle por los derechos, y sus responsables deberían de tomar nota del camino que les indican. Jóvenes comunistas que se la lían a la mayor empresa del mundo y al hombre más rico del universo, y consiguen parar Amazon, ecologistas que van ganando batallas y lo que es más importante, abriendo los ojos de la gente, feministas que hacen ver, ¡al fin! que es el feminismo quien ha conseguido los derechos que hoy tiene la mujer, y sigue habiendo tajo; pensionistas, desahuciados, trabajadores y trabajadoras en general, … etc., andan en la calle exigiendo lo que se les está robando día tras día.
Podemos seguir mirándonos el ombligo mientras Casados y Riveras acaban con la sanidad, la educación, las libertades… y entregan todo a los poderosos; pero sinceramente, no nos parece muy buena opción.
 

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación