La Tienda Republicana

Cuba.- ¿Quiénes crean los grandes personajes?

Muchas veces “personajes” contrarios a la Revolución Cubana tratan de distinguirse para ganar crédito con el enemigo y dar elementos de que este es un régimen donde no existen libertades.

En ocasiones somos nosotros mismos los que les damos la oportunidad de que se destaquen e inclusive de que puedan hablar de la falta de libertades, la actitud que asumimos con estos “personajes” es precisamente la que ellos desean.

Cuando alguien viola las leyes vigentes, debemos aplicarle la ley, ya sea ponerle una multa, que llevarlo ante un juez, si eso correspondiera, o que un organismo autorizado, quizás la aduana o inmigración, según corresponda, le explique la violación cometida y cuál debe ser su comportamiento. El Ministerio de Comunicaciones también puede ser un organismo adecuado para estos trajines, al igual que el Centro Internacional de Prensa del Ministerio de Relaciones Exteriores.

El “personaje “ busca publicidad, ser reconocido, ser tomado en consideración, cuando lo que obtiene es que se le ignore, entonces sus propósitos se ven truncados.  Recientemente Walter Martinez citó a Cantinflas y si  mal no recuerdo, este había dicho “ A todo el que yo ignoro, lo ignoro”. Esa es un buena medicina.

Si el “personaje” realiza alguna actividad contra la revolución, o escribe algo que no es cierto, la liberta de prensa existente en nuestro país nos permite contestarle adecuadamente y si lo que ha hecho o escrito representa una infamia, o no se ajusta a la realidad de lo que ha sucedido, también podemos establecer un proceso judicial contra el mismo por perjurio.

No tenemos que crear “personajes  que se manifiesten como mártires” perseguidos por el comunismo o cuya vida se haga imposible en nuestra patria, tenemos que crear “personajes” que respeten nuestras leyes y  que reconozcan y den publicidad a las verdades de nuestra sociedad, que todos sabemos algunas no son agradables ni lo que aspiramos, pero si por lo que luchamos

14 de junio del 2018

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación