Donald Trump, en busca de su “milagrito" mexicano

Desconozco si la sorpresiva gira de Donald Trump a México incluye una visita a la Basílica de la Virgen de Guadalupe. Debería. Sólo un milagro podría devolverle el apoyo del electorado hispano en las elecciones del próximo 8 de noviembre.

Ni su encuentro en la intimidad con el presidente Enrique Peña Nieto en Los Pinos podría salvarlo del voto de castigo de esa comunidad latina que, junto con la afro-estadounidense y la asiática, representan poco más de un tercio del electorado en EU.

Para alguien que sólo cuenta con el 19% del respaldo entre la comunidad hispana contra el 67% de Hillary Clinton —según la más reciente encuesta de Univisión—, su viaje a México es un desesperado intento por rehuir de lo inevitable.

Y un recurso que le permitirá justificar su súbita “moderación” con el anuncio, éste miércoles desde la ciudad de Phoenix, Arizona, de que ya no piensa crear una fuerza de deportación masiva para expulsar a más de 11 millones de personas.

Aunque, eso sí, proseguirá con sus planes para construir un Muro inexpugnable en la frontera con México.

Cuando el entonces candidato republicano a la presidencia, John McCain, visitó la Basílica de Guadalupe, en julio de 2008, con la esperanza de granjearse el apoyo del electorado hispano, las encuestas le daban un respaldo del 22% entre esa comunidad.

La visita de McCain a la Guadalupana, acompañado del entonces embajador en México, Tony Garza y del gobernador de Florida, Jeb Bush, se convirtió en preámbulo de su encuentro en Los Pinos con el entonces presidente, Felipe Calderón, el primero en inaugurar la extravagante práctica de dejarse utilizar por un candidato en contienda en EU.

Hoy sabemos que, ni su visita a la Virgen de Guadalupe, ni su encuentro con Calderón, salvaron a McCain de una derrota sin paliativos frente a Barack Obama que se alzó triunfal en noviembre de 2008 con el 67% del voto hispano.

Llegados a este punto, vale la pena preguntarse; ¿qué sentido tiene entonces la inesperada visita de Donald Trump a la nación y al pueblo que más ha insultado y por el que siente un desprecio sólo comparable a su desmedida ambición por el poder?

En el curso de las últimas horas, y  desde el anuncio de esta visita relámpago de Trump a la Ciudad de Mexico, la reacción de condena contra la decisión del gobierno mexicano ha sido devastadora en las redes sociales. Hacia ambos lados de la frontera, el consenso es que la presidencia de México ha cometido un error que pasará a la historia como una de las peores muestras de ignorancia y torpeza política.

Personajes como el ex presidente, Vicente Fox, han advertido en entrevista con la cadena CNN que con esta decisión, el presidente Peña Nieto corre el riesgo de pasar a la historia como “un traidor”.

“Pido disculpas por esta decisión”, añadió Fox para ganar la indulgencia de la comunidad inmigrante de origen mexicano, que hoy sigue sin entender la decisión del presidente de México.

En su mensaje, el presidente Enrique Peña Nieto ha asegurado que esta invitación al diálogo hacia Donald Trump tiene, entre otros fines, “proteger a los mexicanos donde quiera que estén”.

Es decir, de racistas y matones como Donald Trump que han tratado a la comunidad mexicana como la peor escoria sobre la faz de la tierra. Que les han presentado como criminales, violadores y traficantes de drogas.

En este sentido, habría que decir que, la mediación del presidente de México no sólo resulta innecesaria, sino que incluso es contraproducente.

Hoy la comunidad inmigrante mexicana es la que protege al gobierno de México de la impaciencia, la frustración y el descontento de sus ciudadanos con el envío de remesas que se han convertido en la válvula de escape de tanta presión social y en la tabla de salvación de sus maltrechas finanzas gubernamentales.

Por tanto, los más perjudicados de este encuentro en la intimidad en la residencia oficial de Los Pinos serán Enrique Peña Nieto y Donald Trump, dos extraños compañeros de viaje que, por alguna razón incomprensible, han llegado al convencimiento de que, al utilizarse mutuamente, podrán escapar de una derrota en las urnas y de los abrumadores índices de rechazo y antipatía.

Buena suerte. Sólo un milagro podrá salvarlos.

Periodista y columnista del diario méxicano La Jornada.

Fuente:

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.