El presidente Pokémon (o un pokémon en La Moncloa)

El hecho de observar por la calle a numerosa gente con aspecto de desesperada sin cesar de buscar y buscar, nos llevó a pensar si no andarían a la caza de un Presidente de Gobierno. Luego supimos que no, que se trataba de un juego a la busca de unos Pokemon, y que al parecer cuando ya se ha dado con uno, aparece una nueva propuesta que les lleva a buscar y buscar de nuevo.
 
Ello nos ha llevado a pensar si realmente el futuro Presidente de Gobierno no será un Pokemon. Y en estas, somos conscientes de que si bien muchos de los lectores y las lectoras conocen a los Pokemon, otros y otras pertenecen a la generación de Dragon Ball, de La Bruja Avería y por qué no decirlo, de los Chiripitifláuticos (sí, existieron). Es más, entre los emergentes, lo mismo los hay hasta de Dora la Exploradora o Bob Esponja.
 
Por la trascendencia del asunto, y siempre fieles a nuestra inquebrantable labor social, desplegamos nuestras más poderosas aptitudes pedagógicas, para quienes los desconozcan, y realizar una aproximación al concepto Pokemon.
 
La palabra Pokémon viene de Pocket Monsters, es decir, Monstruos de bolsillo (justo lo que del presidente piensan las grandes compañías económicas).
 
Los hay de agua, de fuego, de electricidad, de roca, vegetales, etc. Pueden evolucionar, adoptando nuevas formas y características. Las Pokemon femeninas, no pasaron de un papel secundario en el poder hasta pasados muchos años. Como ven, los parecidos con la presidencia son más que razonables. Pero para que nos entiendan bien, vamos a poner ejemplos reales con 3 casos concretos, y estableciendo una relación entre ellos como se hace con el juego piedra/papel/tijeras.
 
Mariano Rajoy es un vegetal. Sí, así como lo leen. Puro inmovilismo. A veces, es cierto, es un junco, que por más que sopla el viento hasta dentro de su partido, va y viene pero no hay quien lo cantee. Como Pokemon vegetal que es, al final de los finales, se puede ver muy favorecido por los Pokemon de agua (Pedro Sánchez) y dañado por los Pokemon de fuego (Pablo Iglesias). Puede evolucionar a Albert Rivera, pero con escaso interés.
 
Pedro Sánchez es de agua. Ya saben, tiene volumen propio pero toma la forma del barón, baronesa o barón alcanforado en que se halle. Suele acabar por hacer un gran bien al vegetal, y daño al fuego. No evoluciona.
 
Pablo Iglesias quisiera ser un Mucho-YO (ya saben, la antítesis de Poco-yo) pero en el mundo Pokemon, es de fuego. Es una evolución de Alberto Garzón, que aunque de peor calidad y valoración que su original, ha acabado por conseguir un importante número de adeptos y seguidores que acuden a las urnas al grito de ¡UNIDOS POKEMON! Es muy dañado por el agua, a quien sus recipientes no le permiten generar lo que serían unas buenas opciones conjuntas con el fuego, y es extremadamente dañino para los vegetales, quienes ven tambalear sus chiringuitos cuando este se acerca al poder.
 
Y bien querida gente; esperamos que el texto les haya sido clarificador y que podamos ser capaces de tener un presidente que no sea vegetal ¡ya nos lo merecemos!
 
@CPuenteMaderaAB
La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.