La Tienda Republicana

Chomsky: la detención de Assange es un “escándalo” y pone de relieve el impresionante alcance extraterritorial de EE.UU.

Los abogados de Julian Assange prometen luchar contra la posible extradición del fundador de WikiLeaks a Estados Unidos tras su detención en Londres. La policía británica retiró a Assange a la fuerza de la Embajada de Ecuador, donde estuvo asilado casi siete años. El jueves a la noche, Amy Goodman de Democracy Now! habló con Noam Chomsky de la detención de Assange, de WikiLeaks y del poder estadounidense.

AMY GOODMAN: Esto es Democracy Now! soy Amy Goodman, desde Boston. Durante nuestra charla pública con Noam Chomsky le pregunté su opinión sobre el arresto de Julian Assange.

    NOAM CHOMSKY: El arresto de Assange es escandaloso por varios motivos. Uno de ellos es lo relacionado con los intentos de los gobiernos… y no solo del Gobierno de Estados Unidos. El Gobierno británico está cooperando. Ecuador, por supuesto, está ahora cooperando. Suecia cooperó en el pasado. Me refiero a los intentos por silenciar a un periodista que estaba publicando información que las personas en el poder no querían que fuera conocida por el populacho. ¿De cuerdo? Eso es básicamente lo que ha sucedido. WikiLeaks estaba publicando información sobre las personas que están en el poder que la gente debería conocer. A las personas en el poder no le gusta eso, así que tenemos que silenciarlo. Este tipo de cosas, este tipo de escándalos, son algo común, desafortunadamente.

    Podemos ver otro ejemplo justo al lado de Ecuador, en Brasil, donde los acontecimientos que han tenido lugar son extremadamente importantes. Brasil es el país más importante de América Latina, y uno de los más importantes del mundo. Durante el gobierno de Lula, a principios de este milenio, Brasil fue el más… tal vez el país más respetado del mundo. Bajo el liderazgo de Lula da Silva fue la voz del Sur Global. Fíjense en lo que pasó. Hubo un golpe de Estado, un golpe “suave”, para eliminar los nefarios efectos del partido obrero, el Partido de los Trabajadores. Eso fue lo que el Banco Mundial describió como… no lo digo yo, lo dijo el Banco Mundial… como la “década de oro” de la historia de brasil, en la que se logró una reducción radical de la pobreza, una extensión masiva de la inclusión de poblaciones marginadas, un gran parte de la población —la población afrobrasileña, la población indígena— que fueron integrados en la sociedad, lo que produjo un sentimiento de dignidad y esperanza en la población. Eso no podía ser tolerado.

    Después de que Lula dejara la presidencia, tuvo lugar una especie de “golpe suave”, no voy a explicar los detalles, pero el último movimiento, el pasado septiembre. fue encarcelar a Lula da Silva, el líder en las encuestas, la figura más popular de Brasil, quien iba a ser, con casi absoluta seguridad, el ganador de las próximas elecciones, y fue encarcelado, en confinamiento solitario, esencialmente sentenciado a muerte, 25 años de cárcel, teniendo prohibido leer la prensa o libros, y, lo que es más importante, teniendo prohibido realizar declaraciones públicas… a diferencia de los asesinos en masa en el corredor de la muerte. Todo esto para silenciar a la persona que era el probable ganador de las elecciones. Lula es el preso político más importante del mundo. ¿Han escuchado algo al respecto?

    Bueno, Assange es un caso similar: tenemos que silenciar esta voz. Si retrocedemos en la historia, algunas personas recordarán cuando el gobierno fascista de Mussolini encarceló a Antonio Gramsci. El fiscal dijo: “Tenemos que silenciar esta voz durante 20 años. No podemos dejar que hable”. Eso mismo ocurre con Assange y con Lula. Hay otros casos. Esta es una parte del escándalo.

    La otra es el alcance extraterritorial de Estados Unidos, el cual es impactante. ¿Por qué Estados Unidos… ¿Por qué un… ningún otro Estado podría hacerlo. Pero ¿por qué tiene Estados Unidos el poder de controlar lo que hacen otras personas en otras partes del mundo? Es una situación descabellada. Es algo constante. Ni siquiera nos damos cuenta de ello. Al menos no es algo de lo que se hable.

    Es similar al tema de los acuerdos comerciales con China. ¿Cuál es el objetivo de los acuerdos comerciales? Son un intento por impedir el desarrollo económico de China. Eso es exactamente lo que son. Ahora bien, China tiene un modelo de desarrollo. Al Gobierno de Trump no le gusta. Entonces, por lo tanto, vamos a debilitarlo. Pregúntese lo siguiente: ¿Qué pasaría si China no respetara las reglas que Estados Unidos está tratando de imponer? China, por ejemplo… cuando Boeing o Microsoft o alguna otra empresa importante invierte en China, China quiere tener algo de control sobre el carácter de esa inversión. Quieren cierto grado de transferencia de tecnología. Deberían obtener algún beneficio algo de la tecnología. ¿Hay algo malo en eso? Así se desarrolló Estados Unidos, robando —lo que nosotros llamamos robar— tecnología de Inglaterra. Así es como Inglaterra se desarrolló, robando tecnología de países más avanzados: India, los Países Bajos, e incluso Irlanda. Así es como todos los países desarrollados han alcanzado la etapa de desarrollo avanzado. Si a Boeing y Microsoft no les gustan esos acuerdos, pueden decidir no invertir en China. Nadie les está apuntando con un arma en la cabeza. Si hubiera alguien que realmente creyera en el capitalismo, deberían ser libres de llegar al acuerdo que quisieran con China. Si eso incluye transferencia de tecnología, está bien. Estados Unidos quiere bloquear eso, para que China no pueda desarrollarse.

    Analicemos los llamados “derechos sobre la propiedad intelectual”, los exorbitantes derechos de patente para medicamentos, para Windows, por ejemplo. Microsoft tiene el monopolio de los sistemas operativos, a través de la Organización Mundial del Comercio. Supongamos que China no los respeta. ¿Quién se beneficiaría y quién perdería? Bueno, lo cierto es que los consumidores en Estados Unidos se beneficiarían. Eso significaría que obtendrían medicamentos más baratos. Significaría que cuando compran una computadora no estarían obligado a utilizar Windows. Podrían utilizar un sistema operativo mejor. Bill Gates tendría un poco menos dinero. Las corporaciones farmacéuticas no serían tan ricas como son, serían un poco menos ricas. Pero los consumidores se beneficiarían. ¿Hay algo malo en eso? ¿Hay algún problema con eso?

    Bueno, uno podría preguntarse: ¿Qué hay detrás de todas estas discusiones y negociaciones? Esto es cierto en todos los ámbitos. En casi cualquier problema que elija, podría preguntarse: ¿Por qué se acepta esto? Entonces, en este caso, ¿por qué es aceptable que Estados Unidos tenga el poder de, si quiera, iniciar una propuesta para extraditar a alguien cuyo delito es exponer ante la sociedad información que las personas en el poder no quieren que la sociedad vea? Eso es básicamente lo que está pasando.

Traducido y editado por Igor Moreno Unanua y Democracy Now! en Español.

Fuente: https://www.democracynow.org/es/2019/4/12/chomsky_arrest_of_assange_is_s...

 

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.