Jesús Faria: “El ataque imperialista a la economía venezolana”

Jesús Faria es un cuadro político de larga data, procedente del Partido Comunista de Venezuela. Fue uno de los fundadores del PSUV y hoy forma parte de la dirección del partido. Economista de formación, ha ocupado numerosos cargos gubernamentales y fue elegido en la Asamblea Nacional Constituyente. En su libro La economía política de la transición en el socialismo analiza desde una perspectiva marxista-leninista los principales desafíos de un cambio que ha colocado “al pueblo trabajador” como sujeto principal de la transición. Un libro de 2014, que indica la estrecha puerta por la que debe pasar la búsqueda de una alternativa al capitalismo en ausencia de una revolución del siglo Veinte (que, por supuesto, ha entregado a este siglo muchas otras preguntas abiertas). Esta entrevista se realizó una parte en Caracas y otra parte por teléfono, luego de la caída de los acontecimientos y el golpe de estado en Venezuela.

Los Estados Unidos de Trump salieron abiertamente al frente contra el gobierno bolivariano. ¿Cómo se pudo llegar a este ataque frontal?

Un nuevo golpe está marchando y Venezuela vuelve a ser la víctima. En estos veinte años hemos sufrido una agresión constante, que por momentos ha alcanzado picos muy críticos dentro de un choque sistémico, típico de todas las revoluciones de la liberación nacional contra el imperialismo. Este nuevo intento en el que se pretende usurpar la presidencia de la república por orden directo y financiamiento de Washington, aumenta de peso en un contexto latinoamericano en el que las relaciones de poder a favor del imperialismo han cambiado y en el que también hay un fuerte apoyo de muchos países europeos contra nosotros: incluso si sabemos que algunos gobiernos, como Grecia, por el momento, no se ha inclinado y que también hay resistencia en Italia. Un ataque creciente desplegado en muchos frentes: a nivel diplomático, con el uso de organismos internacionales creados a propósito, como el Grupo de Lima o mediante la OEA y con intentos de activar también a las Naciones Unidas contra la soberanía de nuestro país; en el nivel comunicativo, a través de una feroz ofensiva de los medios internacionales y medios privados en el nivel interno; en el frente económico-financiero con las sanciones, el bloqueo y la especulación de los grandes grupos económicos; a nivel ideológico a través de una colosal batalla para distorsionar la realidad y proyectar de nuestro país y gobierno la imágen de una tiranía que oprime al pueblo y lo castiga severamente con medidas económicas infructuosas. Para cortar y debilitar la lucha de nuestro pueblo se ha impuesto una severa guerra económica que ha causado un gran impacto en la calidad de vida de la población. Condiciones que el imperialismo quiere aprovechar para derribar al gobierno, derrotar a las fuerzas chavistas y adueñarse de los recursos del país.

¿Qué puede pasar?

En la situación actual, las fuerzas imperialistas están tratando de elevar el nivel cada vez más alto, aumentando el tono y la fuerza del conflicto a través de nuevas sanciones, chantajes y amenazas cada vez más directas de una intervención militar de los Estados Unidos. Y pueden ponerlas en práctica. Mientras tanto, intentan agudizar las divisiones dentro del chavismo, cambiar el equilibrio de poder a su favor y crear desconfianza a través de la deserción interna de importantes líderes de la revolución bolivariana. También pretenden dividir la Fuerza Armada Nacional Bolivariana para hacer efectivo el golpe. Todo esto sucede bajo una enorme, gigantesca presión mediática, diplomática, financiera y psicológica organizada por los Estados Unidos. Si este plan falla o se retrasa, mantendrá esa presión internacionalmente y la ejercerá al máximo internamente mediante la organización de movilizaciones constantes de la oposición, lejos de ser pacíficas, y alimentando el malestar de la población con el aumento de los precios especulativos el acaparamiento de productos, el mercado negro de la moneda y así sucesivamente.

¿Cuáles han sido las respuestas y contramedidas del gobierno hasta ahora?

La FANB ya se ha manifestado a favor de Nicolás Maduro y en defensa de la Constitución: en el espíritu indomable de los libertadores y en continuidad con el de Hugo Chávez. Tenemos un movimiento popular más cohesionado que nunca con el Partido Socialista de Venezuela y su presidente legítimo, Nicolás Maduro. Hay un arco de fuerzas políticas aliadas en el Gran Polo Patriótico. Como siempre en tiempos difíciles, nuestra gente está en permanente movilización para defender su dignidad y sus logros. Ellos buscan la guerra, nosotros la paz con la justicia social. Estamos coordinando una contraofensiva a nivel comunicativo, a nivel diplomático. Sobretodo, estamos multiplicando nuestros esfuerzos para reorganizar nuestra economía, reactivar nuestra capacidad de producción y revertir la especulación que sube los precios de forma criminal. En estos veinte años, hemos demostrado lo que somos capaces de hacer para preservar nuestra revolución, gracias también al apoyo de los movimientos sociales, partidos políticos que simpatizan o respaldan a la revolución en otras partes del mundo. Incluso en este momento, especialmente en este momento tan delicado, agradecemos el apoyo de las organizaciones populares, las naciones y los gobiernos que no han respondido a los deseos de Washington y son un incentivo para nuestra lucha.

“El socialismo, como escribiste en tu libro, es la única alternativa a la inmensa amenaza que representa la hegemonía imperialista”. En los países capitalistas, sin embargo, incluso la izquierda está convencida de que no hay alternativas. ¿De qué socialismo podemos hablar hoy en Venezuela?

Mientras tanto, debemos recordar la lección de Lenin: cada país construye su modelo de socialismo en su contexto, bajo ciertas condiciones históricas. El socialismo bolivariano se basa en un conjunto de factores como la justicia social, la participación popular, la creación de instituciones participativas, la independencia de la patria, los valores del humanismo en el funcionamiento de la sociedad y, por supuesto, el desarrollo de las fuerzas productivas. En este modelo concebimos la economía como una economía mixta en la que el estado dirige el desarrollo de la nación y la distribución de la riqueza para la gran mayoría de la gente, pero también el sector privado puede desempeñar un papel importante en el desarrollo de las fuerzas productivas, en la generación de la riqueza. Naturalmente, existen contradicciones entre estos dos sectores, pero viendo cómo se configura el mundo a nivel global en la actualidad, después de la caída de la Unión Soviética, creemos que podemos avanzar hacia el socialismo y abrir un espacio al capital privado, que se agregará a otras formas de propiedad social. No queremos copiar ningún modelo, pero nos fijamos en China, Vietnam que buscaron su proprio camino a pesar de todas adversidades … En Venezuela no hay socialismo, sino un incipiente experimento de transición al socialismo. Un socialismo que no es una alternativa al mercado, sino al libre mercado dominado por las corporaciones: es una alternativa al capitalismo, al imperialismo que explota la riqueza natural y los pueblos del mundo, es una alternativa al neoliberalismo y al capitalismo. Lo que algunos llaman izquierda en Europa, es decir, los viejos partidos socialistas y socialdemócratas están en una crisis muy seria porque han abandonado la defensa de los intereses de los sectores populares y se han perdido, terminando por identificarse con la visión de las fuerzas conservadoras y el derecho. Y de ahí la gran crisis de la izquierda socialdemócrata y reformista. Creemos en un sistema que impone una visión socialista de la distribución de la riqueza y las condiciones en la que múltiples actores participen en la producción, pero donde los factores típicos del capitalismo no tengan la ventaja. El enemigo quiere conquistar el poder político para tener poder económico al servicio de los intereses del capital. Nuestro interés se invierte: ganar poder político para desarrollar fuerzas productivas para que la sociedad pueda crecer de manera sostenible sobre la base de la justicia social.

Para una parte del chavismo, incluso dentro de la ANC, en ese espacio dejado abierto al sector privado, se están soldando elementos que quieren devolver el modelo al de la IV República y retomar el control de los recursos…

La revolución es un arte, un proceso complejo en el que se deben combinar diferentes factores para no perder todo. Medirnos con la realidad, con la materialidad de las relaciones de fuerza, analizar las condiciones concretas, objetivas y subjetivas en las que debemos avanzar o retroceder no significa entregarnos al enemigo como alguien nos haría creer en función del estado de ánimo del momento. Nuestra revolución avanza y se consolida, resiste los ataques y se reanuda con políticas de alianzas incómodas para diseñar una estrategia adecuada, sin sobreestimar nuestras fuerzas ni subestimar las del enemigo. La situación económica es extremadamente compleja, determinada por un conjunto de factores que actúan para cancelar el camino de la independencia emprendida: sanciones, ataque a la moneda, bloqueo económico y financiero, especulación galopante de los grandes monopolios, contrabando de extracción financiado por el narcotráfico y la herencia de un modelo de ingresos establecido en los años 20 del siglo pasado y que ha hecho su tiempo. La crisis causada por estos factores se traduce en un nivel de inflación muy alto, la caída de la producción, la escasez de productos esenciales para el consumo y el funcionamiento de la economía, y un fuerte impacto en la población. A diferencia de lo que sucede en los países capitalistas, el gobierno ha hecho y seguirá haciendo todos los esfuerzos para proteger a los sectores populares aumentando los salarios y las garantías sociales. Y la recuperación económica es nuestro objetivo más urgente. El imperialismo lo sabe, conoce las heridas que ha abierto e infectado y trata de encajar en los puntos débiles, también en nuestros errores, tratando de hacer estallar las contradicciones y socavar la revolución bolivariana.

El control político, que en gran parte tiene el gobierno bolivariano , parece desactivado por la falta de control económico ¿Qué se está haciendo al respecto?

La política y la economía están estrechamente relacionadas, la política es una expresión de la regulación del poder en el campo económico y la economía domina en gran medida el curso de la política. Podemos decir que la política es el resultado de muchos intereses económicos que actúan desde diferentes puntos de vista y que no la dejan libre de conflictos y contradicciones. La armonía económica no deriva mecánicamente del poder político. En nuestro caso, tenemos control político, una buena parte del económico, pero estamos rodeados por el capitalismo en un mundo profundamente globalizado en el que el imperialismo está utilizando recursos gigantescos para desestabilizar la revolución bolivariana. El imperialismo quiere que el poder político domine la economía, y la lucha para evitarlo tiene lugar en muchos frentes, donde es importante mantener posiciones porque este tiene una influencia general. Para nosotros, el punto principal ahora es generar riqueza para reimpulsar la economía sobre bases sólidas, con eficiencia y racionalidad, porque ninguna revolución se consolida en el caos. El plan económico presentado por el gobierno es serio y adecuado. En el primer punto está la búsqueda de divisas para ser inyectadas en la economía para que vuelva a marchar: comenzando por la producción petrolera, la principal fuente de riqueza para nosotros. Cualquier estado que necesite moneda, se va endeudar en el mercado internacional. Esto se nos impide debido a las sanciones. Debemos atraer a los inversionistas ofreciendo condiciones favorables para generar liquidez para invertir en la industria, tanto en grandes como en pequeñas producciones. Cuando preguntamos a una fábrica textil por qué se cerró o se desaceleró, nos dice: debido a la falta de materia prima que no se produce en Venezuela o que no podemos producir porque no podemos comprar lo que nos falta. Y aquí los dogmas no sirven. La solución no está en tener el 100% de las empresas estatales, no es declarar estatalizada a toda la economía, las empresas del estado en sí mismas no hacen socialismo, el socialismo se construye con el poder popular. Si la única posibilidad de recuperación es asociarse con el capital privado, debemos hacerlo, para salvar nuestros principios y nuestro proyecto de sociedad.

En todos estos años, una burguesía parásita ha preferido especular sobre esa inversión. Ríos de dinero han sido puestos en paraísos fiscales, y miles de millones han sido robados por la corrupción. ¿Qué garantías podemos tener de que esta tendencia nefasta no continúe? ¿Y no se debería obligar a los responsables a devolver los bienes robados?

La corrupción y la ineficiencia tienen raíces profundas, que debemos asumir de manera autocrítica pero que se nutren de la naturaleza misma del capitalismo. Debemos luchar contra ellos con entrenamiento, con ética y con las reglas que deben aplicarse para un nuevo orden económico. Tenemos anticuerpos para hacerlo, una gran fuerza moral que proviene de la figura de Chávez que ha sido internalizada por el pueblo. Estamos persiguiendo la corrupción en PDVSA y otros organismos estatales. La lógica parasitaria, desafortunadamente, afecta a toda la nación, incluso al estado, y debemos impulsar una reforma cultural profunda. En cuanto a la recuperación del dinero robado, no es fácil, no tenemos los medios para hacerlo. Mientras tanto, necesitamos urgentemente racionalizar la producción para mantener los planes sociales, verificar qué proyectos se han utilizado y cuáles no, e imponer las medidas correctivas adecuatas. Debemos estabilizar el mercado cambiario, aumentar nuestras defensas, de lo contrario, como sucede en el organismo, tan pronto como llega un virus, te aterriza. Uno de los elementos es el aumento del precio de la gasolina que en Venezuela es prácticamente gratuita y es una invitación al tráfico ilícito a través de las fronteras, lo que rinde más que el de las drogas. El socialismo debe estimular el trabajo y la planificación, con racionalidad y rigor también en el uso de los recursos. A veces, para resolver un problema, a mediano plazo terminamos provocando otros problemas porque no somos los únicos que actuamos, el enemigo está dedicado a debilitar cualquier corrección. Si no desarrollamos las fuerzas productivas, no podemos hacerlo. El plan económico proporciona un equilibrio fiscal, entre otras cosas, cobrando más IVA a quienes tienen más riqueza para dejar libres de impuestos las necesidades básicas y los servicios básicos, en la dirección opuesta a los planes de ajuste económico del capitalismo. Pero si no encontramos los recursos productivos con qué financiamos los planes sociales? La inyección de dinero inorgánico resulta ser un boomerang. Cada medida se aplica al contexto, al igual que el control de cambios. Trabajé en CADIVI, la Comisión Nacional de Distribución de Divisas, establecida para regular cuidadosamente la venta de dólares a un precio subsidiado en nuestro país donde está en vigor el bolívar. Desafortunadamente, ha florecido una red de corrupción. La Fiscalía está inundada de juicios por grandes fraudes. Necesitamos encontrar otro sistema, según lo establecido por el nuevo plan económico presentado por el presidente Maduro: con el cual estamos atacando la hiperinflación en aquellos factores que favorecen la dolarización oculta en el mercado paralelo, porque si el bolívar pierde cada vez más valor, hay quienes van a buscar otras monedas fuertes para hacer negocios. Lenin dijo que la inflación es más peligrosa que el imperialismo. Estamos ante un punto de inflexión. Pero, como dijo mi padre, un trabajador petrolero comunista, quando salió de la prisión de la IV república: “mi dirección no cambia. Será así hasta la muerte “.

Revisión Gabriela Pereira

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación