Giorgio Cremaschi (Potere al Popolo): “Con Maduro, contra Trump y Bolsonaro”

“Como Potere al Popolo (Poder al Pueblo – PAP -), debemos tener un fuerte compromiso de solidaridad con Venezuela, con su pueblo, con el gobierno legítimo del camarada Maduro”, dice Giorgio Cremaschi a propósito de la toma de posesión de Nicolas Maduro por su segundo mandato, el 10 enero. Con Cremaschi, un antiguo sindicalista de FIOM y ahora en Poder al Pueblo, hablamos sobre Italia y América Latina, y sobre la Europa de los banqueros que apoya las sanciones de Trump contra la Venezuela bolivariana.

No hay alternativas al capitalismo “. Un estribillo que las clases populares tuvieron que tragar a menudo después de la caída de la Unión Soviética, terminando en un recinto de rabia e impotencia, atraídos por respuestas distorsionadas. Como ex sindicalista que no se arrodilló, ¿cómo ve la situación actual desde el punto de vista del trabajo y del capital?

Creo que esta es la pregunta básica. El rechazo y la supresión de cualquier alternativa socialista al capitalismo está en la raíz de la crisis de la izquierda, especialmente en los países europeos. Paradójicamente, esta absolutización del capitalismo (recuerdo que fue la señora Thatcher quien acuñó el acrónimo TINA, there is no alternative, osea no hay alternativa), también destruyó el reformismo socialdemócrata, que también pensó que se aprovecharía del colapso del socialismo real. Recuerdo los nuevos horizontes que se abrirían a la izquierda según el punto de inflexión representado por el Congreso de la Bolognina para la superación del PCI, en 1989. En cambio, el triunfo del capitalismo libre de todo contraste y condicionamiento ha despertado a sus peores espíritus animales, lo que llamamos neoliberalismo, también destruyendo el reformismo socialdemócrata. La mayoría de los izquierdistas europeos, por lo tanto, reaccionaron a este cambio adaptándose al liberalismo, volviéndose liberal y abandonando la cuestión social, reemplazada con la ideología de los derechos civiles. Esta elección condujo a los éxitos de los años noventa y los primeros diez años del nuevo siglo, así como a la actual catástrofe de la izquierda. Debido a que mientras tanto el mundo del trabajo ha sido devastado y destruido, la dominación del mercado y el negocio se han vuelto absolutos y hasta el sentido común, no solo la política, se hizo cargo de este dominio. La Unión Europea ha acelerado este proceso de destrucción de la igualdad social, teniendo como objetivo central el desmantelamiento del poder de negociación de los trabajadores y del estado del bienestar. Así que hoy en Europa es la explotación la que domina el trabajo y estamos realmente al punto cero de la izquierda. Que si no vuelve a luchar contra la megamáquina de explotación, no tiene más razón para existir.

Eres hoy un líder político de Poder al Pueblo. Una nueva formación que, para algunos, se parece, hechas las proporciones debidas en cuanto a la historia y al contexto, a la alianza bolivariana que llevó a Venezuela a deshacerse de la Cuarta República en 1998 y superar desde la izquierda la crisis de los partidos que habían animado esa democracia camuflada, bendecida por Washington y por Europa. En cambio, PAP ya ha sufrido una primera fragmentación, con la separación de Rifondazione Comunista. ¿Qué perspectivas están abiertas para Poder al Pueblo en una Italia que por primera vez haya visto desaparecer a la izquierda? ¿Qué significa querer construir un sujeto autónomo en esta Italia?

Bueno, en primer lugar, Poder al Pueblo es una formación política que quiere ser diferente, por lo que incluso el término tradicional “líder político” es inapropiado. Entre otras cosas, somos la única fuerza política italiana que tendrá dos voceros, un hombre y una mujer, y que toma todas sus decisiones con asambleas públicas y luego con la votación en la web. Queremos ser un movimiento de militantes sociales que tengan un proyecto político. Por lo tanto, no estamos interesados en volver a proponer agregaciones de la izquierda radical sin cambiar profundamente el método y el programa de trabajo. El desapego con Rifondazione Comunista viene de aquí. Desafortunadamente, en Italia, la deriva liberal y moderada del principal partido de izquierda, el PD, no se corresponde con el crecimiento de una alternativa radical de izquierda, por lo tanto … Entonces, si se desea reconstruir una izquierda de clase y de pueblo, primero se debe ser, hacer y también parecer, es decir, ser visible, como alternativa a la derecha y al mundo de la izquierda liberal. Aquí se trata de reconstruir una política y una práctica social, en los barrios, entre los explotados. Es un trabajo largo, no un vals electoral. Porque en Italia más que en otros países europeos, el campo de los explotados, para la retirada y la traición de la izquierda, está ocupado por Lega y 5Estrellas, es decir, por una fuerza liberal y autoritaria de extrema derecha, como la Lega de Salvini admirador de Bolsonaro, y por un movimiento populista, los 5 Estrellas, que gobiernan y deciden las peores cosas con esta derecha. Italia es hoy un campo de experimentación, negativo pero aún así, sobre cómo el poder capitalista puede recuperar la protesta social, desencadenada por su propia dominación, a través de formaciones populistas de derecha o, en todo caso, liberales. La Francia de los chalecos amarillos muestra que esta protesta puede extenderse en revuelta, especialmente si está frente al personal político de Macron. Por lo tanto, Italia puede representar una solución de reemplazo. El populismo Lega 5Estrellas ciertamente no cuestiona la explotación del trabajo, y mucho menos el capitalismo, ni siquiera la UE o la OTAN. A lo mucho, recoge la sensación de injusticia popular para convertirla en Vendée … Poder al Pueblo es una alternativa tanto para la vieja clase como para la nueva clase dominante, por lo que también es sistemáticamente contra la UE, donde se está preparando el intercambio entre antigua clase dominante conservadora y socialdemócrata, con la conservadora y populista. Y PaP es estrictamente y para la salida de Italia de la OTAN, un instrumento de agresión imperialista euroatlántica hacia el resto del mundo.

En Poder al Pueblo, algunos compañeros como el economista Luciano Vasapollo comparan las alianzas como Alba, creada por Cuba y Venezuela, con las asimétricas de una Unión Europea liderada por el contrario, por los intereses de las grandes instituciones internacionales en detrimiento de las clases populares. ¿Recibe sugerencias generalizables para usted del continente latinoamericano? ¿O cree que el retorno de la derecha en América Latina ahora deja poco espacio para aquellos proyectos en los que los gobiernos progresistas de América Latina todavía están comprometidos?

Creo que hoy lo primero que surge de América Latina es que no hay terceras vias. O los gobiernos progresistas y revolucionarios de Venezuela, Bolivia, Cuba o el fascioliberalismo de Bolsonaro: en el medio o en cualquier otro lugar, no hay nada. Esto es fundamental para tomar partido, pero también para entender que o eliges el camino del socialismo, obviamente adecuado para el mundo del siglo XXI, o la reacción. El socialismo o la barbarie se vuelven verdad como hace más de cien años. Además, la experiencia del ALBA marca una perspectiva útil para enfrentar la crisis de la UE, cuyos tratados iniquos Poder al Pueblo quiere romper. En esa ruptura, los países del sur de Europa y el Mediterráneo podrían encontrar en ALBA un ejemplo y un modelo de nuevas relaciones. En cualquier caso, no creo que la contraofensiva del imperialismo en América Latina sea tan fuerte como la que estalló después del golpe contra Allende en Chile. Ciertamente ha marcado algunos éxitos, pero también sufrió una derrota contundente en México. Además, Bolsonaro y compañía han prometido fascismo y bienestar: el segundo no se dará, y pronto tendrá que pagar el precio de las promesas fallidas. Y se enfrentarán a una izquierda que no está en las condiciones de decadencia de la europea, tiene bases sólidas en gobiernos progresistas que resisten. Esta es la razón por la que Estados Unidos está poniendo en marcha el golpe en Venezuela, porque la ola reaccionaria por si sola no puede vencer. Pero incluso en este caso confío en que el imperialismo estadounidense y sus cómplices ya no son lo suficientemente fuertes como para hacerlo. Y la resistencia de los gobiernos progresistas también forzará el proceso de reconstrucción de la izquierda anticapitalista y antiimperialista en Europa. Proceso en el que participa Poder al Pueblo.

Trump, Bolsonaro, Salvini, son caras diferentes de la misma tendencia: represiva, proteccionista, belicista y primitiva con la que el capitalismo intenta salir de su crisis estructural, reuniendo consenso también en las áreas que en el siglo XX habían logrado dirigir los comunistas. ¿Puede el nuevo humanismo con algún tinte radical propuesto por Poder al Pueblo organizar hacia el socialismo a esas masas oprimidas y marginalizadas como lo hizo el chavismo en Venezuela? ¿Cómo se pone un compañero como usted, que no cruzó la línea roja de la guerilla en los años 70 y 80, frente a la represión, a las censuras y a los chantajes que impiden hoy a los jóvenes italianos recuperar la memoria historica revolucionaria del Siglo XX?

Como ya he dicho, Trump, Bolsonaro o Salvini son intérpretes de un proyecto político preciso. Su populismo reaccionario sirve para dirigir el malestar y la ira social de los pobres y empobrecidos hacia enemigos falsos, como los migrantes o los poderes públicos, no por las políticas llevadas a cabo, sino como tales. Es el “fascioliberalismo”. Trump Bolsonaro y compañía, incluido Salvini, tenían la tarea de transformar la rabia popular en una Vendée. Podían hacerlo solo porque se enfrentaban a una izquierda que había dejado de ser lo que tenia que ser o, como en Brasil, porque un golpe blanco había eliminado a un verdadero antagonista como Lula. Así que la respuesta a ellos es la reconstrucción de la izquierda que quiere el socialismo. Me parece que incluso en los Estados Unidos están surgiendo movimientos alternativos a Trump que no temen hablar de socialismo. No hay otra manera que reanudar la larga marcha hacia el socialismo, y nosotros, de Poder al Pueblo, queremos seguir este camino, a partir de la organización de las necesidades básicas y de las luchas populares. En lo que a mí respecta, creo que la reconstrucción de la memoria del siglo XX es un punto central en la lucha cultural por el socialismo. En Italia se ha extendido, primero por el trabajo de Berlusconi, luego por el PD, finalmente por el trabajo de Lega y 5Estrellas, un sentido anticomunista común que alimenta el liberalismo. Según este sentido común, por un lado, los comunistas están acusados de ser responsables de los problemas actuales del pueblo, pero por otro lado también son culpables de la violencia de los años setenta. Por un lado, los comunistas son culpables de liberalismo, por otro lado, son culpables porque lo han combatido y derrotado en los años 70 del siglo pasado. Es una ideología fascista difusa, de la que no es casualidad que los militantes fascistas se aprovechen para resurgir con todo su nefasta ideología. Y nunca hay que olvidar que la legislación racista y autoritaria de Salvini tiene su base en las leyes aprobadas por los gobiernos anteriores del PD. Así que sí, los que en la década de los 70 hemos tomado decisiones diferentes, hoy tenemos dos deberes: en primer lugar, defender con uñas y dientes todas las formas de lucha y antagonismo, sin distinción entre los buenos y los malos. En segundo lugar, construir una memoria compartida, un balance compartido del siglo XX, para defenderlo de los reaccionarios que hoy quiere hacernos volver a la época de antes de la revolución rusa e incluso antes de la revolución francesa.

Venezuela, podríamos decir, es un paradigma. Cataliza los temores de las clases dominantes de que el socialismo puede convertirse una vez más en una alternativa, aunque en formas diferentes. Después de ser elegido el 20 de mayo con más de 6 millones de votos, el 10 de enero Nicolás Maduro asumirá el cargo para un segundo mandato presidencial: acompañado por movimientos populares del mundo, pero con la oposición de todas las fuerzas reaccionarias que rechazan su “legitimidad”. . ¿Qué es la legitimidad para ti? ¿Cómo está enfrentando los problemas internacionales Poder al Pueblo y por qué no defiende abiertamente a Cuba y Venezuela?

Sí, Venezuela es un paradigma. Se puede tener críticas sobre esta o aquella elección del gobierno bolivariano, como en todo, pero ahora se tiene que declarar de qué lado está. O con la revolución bolivariana o con los planificadores reaccionarios del golpe apoyados por los Estados Unidos y la UE. O aquí o allá y quién está ahí es un enemigo. Como saben, estuve en Venezuela con los acompañantes internacionales durante las elecciones presidenciales y cada persona honesta pudo haber experimentado libertad y transparencia. La derecha decidió boicotear las elecciones porque sabía que estaba perdiendo. La posición de la UE y de la italiana Mogherini es escandalosa y cómplice de los peores fascistas. Por eso es hora de organizar una amplia campaña de solidaridad en Europa con Venezuela, Cuba y todos los países de América Latina sometidos a la ofensiva fascista y golpista. También como Poder al Pueblo debemos tener un fuerte compromiso de solidaridad con Venezuela, con su pueblo, con el gobierno legítimo del camarada Maduro. No permitiremos otro Chile, los golpistas no deben pasar. Y cuando los líderes golpistas sean derrotados, la ola socialista comenzará a elevarse nuevamente.

Revisión Gabriela Pereira.

Fuente: http://www.resumenlatinoamericano.org/2019/01/08/italia-giorgio-cremasch...

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación