Martín Benegas Ortega: “El sionismo es nacionalismo supremacista, teológico, racista y clasista”

08/12/2018

Entrevistamos a Martín Eugenio Benegas Ortega, activista por las libertades y analista político libertario, co-realizador del documental La Dictadura Silenciosa: Censura Sionista en el Cono Sur, dirigido por Nicolás Morás y pronto a publicarse en HispanTV.

  • ¿Cuáles son los métodos de censura más utilizados por el sionismo en América Latina?

El sionismo se vale de diversos métodos para censurar, o al menos desprestigiar cualquier voz disidente que cuestione las políticas de ocupación, limpieza étnica y apartheid perpetrados por Israel.

El principal es el método de extorsión económica donde poderosas empresas que responden al lobby sionista amenazan a los medios que cuestionan de alguna manera las políticas de Israel o que denuncian las penurias a las que es sometido el Pueblo Palestino con retirar su publicidad de esos medios. Como ya sabemos los medios privados viven de la pauta publicitaria y quitarles este ingreso es prácticamente una condena a la quiebra y al consiguiente cierre de ese medio.

Otra forma que tiene el sionismo de acallar voces disidentes es utilizar las llamadas "Leyes Antidiscriminación" que no son más que herramientas de censura y control de la opinión pública, equiparando las críticas al sionismo (que no es más que una forma bastante burda de nacionalismo supremacista, teológico, racista y clasista) con antisemitismo o mas precisamente antijudaísmo.

Una artimaña del sionismo es instalar la idea de que sionismo y judaísmo son la misma cosa cuando el sionismo es claramente un movimiento político que si bien es fundamentalmente judío, tiene agentes y defensores de prácticamente todas las etnias y religiones , así el sionismo pone en el mismo plano los discursos de odio de grupos nazis de ultra derecha con las críticas racionales que solo buscan denunciar y terminar con la opresión a la que  es sometido el Pueblo Palestino.

Por supuesto nadie en su sano juicio quiere que lo acusen de nazi y esto provoca la autocensura de muchos medios que finalmente no se animan a criticar a Israel por miedo a ser tildados de nazis e incluso ser llevados ante la justicia  a través de las mencionadas leyes antidiscriminación.

  • ¿Cómo puede ser que en Chile, donde existe una enorme comunidad de expatriados palestinos, los sionistas mantengan su hegemonía en los medios? 

El sionismo evidentemente es un lobby muy poderoso, esto explica el hecho de que por más que en Chile haya una comunidad palestina muy grande el sionismo cuenta con los recursos económicos que le permiten seguir influyendo en los medios, ya sea impulsando propaganda pro sionista o bien como mencione antes, acallando las voces disidentes.

Es bastante conocida la estrecha relación que hubo entre el sionismo chileno y la dictadura de Pinochet, facilitando a empresarios pro-israelíes hacerse de un poder económico significativo, lo cual por supuesto aumentó su poder e influencia sobre la prensa.

  • ¿Qué opina del trabajo de la Comunidad Palestina en Chile? 

Es admirable el trabajo que realiza la Comunidad Palestina que contando con menos recursos que el lobby sionista hace un excelente trabajo de divulgación de la causa Palestina y de denuncia de los atropellos cometidos por Israel contra población civil inocente.

  • ¿Cuál es su posición como libertario ante el Estado de Israel, su historia y accionar?

Como libertario naturalmente soy reacio a la idea misma de Estado. Pienso que todo estado es básicamente un ente criminal que se basa en el robo, la coacción, el adoctrinamiento y la guerra para lograr su único objetivo que es conquistar y mantener el poder.

Ahora bien, dicho esto el caso particular de Israel es bastante especial porque además de los vicios inherentes a todo estado éste fue una obra de ingeniería social impulsada básicamente por lo que quedaba del Imperio Británico.

Escudados en la enorme tragedia sufrida por los judíos europeos durante la SGM, se creó este estado artificial a sangre y fuego violando el derecho a la vida y la propiedad de cientos de miles de personas que vivían en estos territorios que fueron salvajemente ocupados.

La gente fue despojada de sus tierras y sus bienes sin ningún tipo de compensación, de un día para el otro se convirtieron en parias y extranjeros en su propio país y cuando quisieron resistirse a esta injusticia fueron masacrados sin piedad, la creación de Israel en muchos aspectos fue igual de opresora y criminal que la ocupación nazi en Europa unos años antes y evidentemente respondió a espurios intereses de un imperio decadente y criminal como lo fue el Británico.

  • ¿Por qué hay tantos liberales o libertarios comprometidos con el sionismo?

Esto tiene dos posibles explicaciones: La primera es que libertarios de buena fe pero ingenuos hayan creído en la enorme propaganda financiada por el sionismo que muestra a Israel como una moderna democracia respetuosa de los derechos individuales y pluralista, las bondades del crecimiento económico israelí y  a Israel como potencia tecnológica y científica, ocultando deliberadamente las violaciones a los derechos humanos cometidos por Israel contra población civil desarmada y especialmente el hecho de que el poderío económico y militar de Israel se debe en gran parte a los miles de millones de dólares en subsidios que salen del bolsillo del contribuyente estadounidense o alemán, que con sus impuestos financia a un estado extranjero.

La otra explicación, por supuesto, es que también hay falsos libertarios que directamente han sido comprados por el lobby sionista y son agentes israelíes que se encuentran enquistados en notorias fundaciones "liberales" que no son más que burdos entes de propaganda.

  • ¿Qué debe hacerse, en su opinión, para contrarrestar el poder mediático sionista?

Creo que debemos utilizar los medios que estén a nuestro alcance para difundir los legítimos reclamos del pueblo Palestino y denunciar los crímenes perpetrados por Israel, no debemos callarnos ni sucumbir ante el temor a las amenazas del lobby sionista, debemos persuadir a los medios a que se animen a mostrar la realidad del Pueblo Palestino y a darle voz y no solo difundir las mentiras que le dicta la propaganda hegemónica. Debemos convencerlos de que deben perder el miedo, que criticar a Israel no es ser nazi ni "antisemita" que en cambio ocultar los crímenes de Israel es ser cómplice y colaboracionista con un régimen criminal, que ocultar los crímenes de Israel es manchar sus manos con la sangre de inocentes y que sus nombres quedaran para siempre en la infamia así como ocurrió con quienes colaboraron con los nazis.

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación