La Tienda Republicana

Limitar las fotos en las tiendas de Cuba: Un paso atrás en la Protección al Consumidor

Cuando la Ministra de Comercio Interior emitió un mensaje de Twitter aclarando a los consumidores que no existía prohibición alguna para tomar fotos en las tiendas estatales -ni podía ser impedido por empleados de estas-, estaba no solo haciendo uso de la comunicación y de las redes sociales como ha impulsado el Presidente, sino que estaba dando un paso en pos de la Protección al Consumidor en Cuba y con su autoridad ministerial, una solución que parecía definitiva a la intención de gerentes, directivos y personal de las cadenas de tiendas de hacerle pensar a los clientes que estaban impedidos de usar el recurso de hacer una foto para denunciar o graficar su queja ente un maltrato del que fueran víctimas.

Ya para ese momento habían sido publicadas cartas a la prensa de personas que denunciaban diversas situaciones negativas- y varias de ellas delictivas- en las que ante su protesta e intención de fotografiarlas para dejar constancia visual, los empleados implicados e incluso el personal de seguridad de la tienda- instruido y confabulado – pretendían impedir que el cliente lo hiciera. Por otro lado, no pocos trabajadores honestos del sector estaban engañados al respecto, por su personal superior o por seguir la tendencia, y la comunicación de la Ministra les sirvió como aclaración a ellos también.

Ahora se define otro motivo frecuente de quejas, el del libre acceso de los coches de bebés a las tiendas, y pareciera que en materia de Protección al Consumidor- uno de los principales reclamos populares al Estado y Gobierno- se están dando cada vez más pasos hacia adelante. Pero lamentablemente este viene acompañado con un retroceso parcial en cuanto a las fotos. Se trata de limitar poder tomar imágenes solo de los productos, no de las tiendas.

O sea, se pretende que usted tome una foto solo de lo que le venden, no de las condiciones en que lo hacen. Pero resulta ser que estas condiciones, son fundamentales en la atención al consumidor.

Se puede alegar por parte de los interesados en imponer esta limitación, que fotos negativas de las tiendas cubanas pudieran ser, y de hecho ya lo han sido, utilizadas como propaganda contra la imagen del país, de la Revolución, del modelo socialista, o ser manipuladas por medios con una intención política, de desinformación.

Pero resulta contradictorio, cuándo se ha hecho un llamado por parte del Presidente a que la población apoye la gestión del Gobierno, y denuncie intentos de subidas de precio (Pensemos que del sector privado) ante el aumento de los salarios. Es paradójico que el Presidente llame al control popular por un lado, lo empodere, y que por el otro se quiera limitar las herramientas que ese mismo pueblo tiene en sus manos para defender su derecho a un consumo y servicios como merece, independientemente del uso que una minoría oportunista pueda hacer de ese derecho.

Entonces no deja uno de pensar: ¿Será tanta la sensibilidad de esas personas, supuestamente tan preocupadas por la imagen de Cuba, de la Revolución, del mal uso que alguien pueda dar a una foto?… No es de dudar que esos ¨preocupados¨ sean precisamente aquellos cuyo trabajo y responsabilidad se pudiera hacer visible en esas fotos. Porque resulta que con las fotos la gente puede denunciar mejor el mal funcionamiento, el maltrato, la desorganización, la falta de sensibilidad, la corrupción, la falta de higiene, la desidia, la complicidad con el acaparamiento, fenómenos todos ante los cuales un celular capaz de hacer fotos o video sería un arma en manos de un cliente ( y ciudadano) indignado.

Con fotos se apoyó la alerta de Empobrecimiento HD y Continúa el Empobrecimiento HD, cuando los establecimientos de venta más popular eran sustituidos por locales para ventas de lujo. Con fotos se ilustró la denuncia de las 15 000 manzanas cuando un establecimiento de CIMEX las vendió a un solo cliente. Tal vez los responsables – de seguir ejerciendo como tal- serían de los más desvelados por la defensa de la imagen de la Revolución. Preocupadísimos, seguro.
Con una foto tomada por un cliente, se apoyó la denuncia que se hizo en el texto Sensibilidad en tiempos de más bloqueo, de cómo las colas en las tiendas -esas que no quieren que sean fotografiadas-, eran provocadas no tanto por la escasez de cárnicos ante el recrudecimiento del Bloqueo, como por la subutilización de las cajas contadoras y la mala distribución de las propias cadenas de tiendas. Lo que llevó en ese momento a una rectificación por parte de TRD y CIMEX.
Las fotos de la venta de huevos en una tienda a 4.50 cuc el cartón publicadas en las redes sociales hizo que un funcionario del MINCIN diera una explicación convincente en la Mesa Redonda.

Con fotos se ha denunciado el acaparamiento y reventa de cervezas, de refrescos, de maltas, de artículos de ferretería. Con fotos las personas han alertado que las colas en los CUPET no son solo por la falta de combustibles sino por la falta de capacidad y mala organización del servicio.

Entonces, si habíamos dado ese paso adelante, no podemos darlo ahora hacia atrás. Porque definitivamente las fotos en las tiendas son muy peligrosas… ¿Pero para quién?

javiergosanchez@gmail.com

Fuente: https://lapupilainsomne.wordpress.com/2019/07/21/limitar-las-fotos-en-la...

La opinión del autor no coincide necesariamente con la de TerceraInformación

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.