La Tienda Republicana

Sin noticias de las amistades peligrosas entre Felipe González – Massoud Zandi – Omar Al-Bashir – J. L. Cebrián

elpais.com Farshad Zandi

El empresario hispano-iraní Farshad Massoud Zandi, presidente de la compañía Star Petroleum y amigo de Felipe González, tiene al menos 36 sociedades comerciales, desde la que gestiona sus intereses millonarios desde diversos paraísos fiscales, entre ellos Panamá, las Islas Seychelles, Luxemburgo y las Islas Vírgenes Británicas. El entramado financiero de Zandi le ha permitido realizar numerosas operaciones de riesgo en el extranjero, para lo cual se ha servido del apoyo de González, quien llegó a grabar un vídeo en el que elogia a su amigo en estos términos: “es de las personas más creativas, con más iniciativa emprendedora que he conocido (…) abre espacios absolutamente increíbles donde va”. Nadie puede negar -desde luego- que hace falta una buena dosis de creatividad para inventarse 36 sociedades con las que evadir impuestos por los que actualmente es investigado por la Hacienda pública.

González envió dos cartas a mandatarios de otros países, entre ellos al genocida y criminal de guerra Omar Al-Bashir, presidente de Sudán del Norte, con el objetivo de facilitar al empresario los negocios de explotación de yacimientos de petróleo y recursos naturales en esa región.

El País no menciona ni de pasada estos graves lazos que corroboran las relaciones de intercambio de favores entre el ex-presidente del gobierno con empresarios evasores o genocidas perseguidos por la Corte Penal Internacional. Sólo existen dos noticias que citan a Zandi como presidente de la Fundación Atman en 2005. El País cumple en este caso el papel del medio que practica la censura sin paliativos al asunto.

En otra escala de silencio se sitúa El Mundo, que informa de todos los detalles de los negocios del magnate y recoge las cartas de Felipe González al genocida, pero -a la par- nos sorprende con un editorial titulado “Felipe González quebranta su obligación de ejemplaridad“, como si se acabasen de descubrir las turbias relaciones del ex-presidente con multimillonarios corruptos o se desconociesen sus interminables paseos circulares por las puertas giratorias. Lo peor de El Mundo es -antes que nada- la censura parcial de sus noticias respecto a otros graves vínculos que pasan intecionadamente por alto y leímos en eldiario.es en abril: Juan Luis Cebrián es accionista de la petrolera -Star Petroleum- controlada desde paraísos fiscales por Massoud Farshad Zandi. Posee el 2% y una opción de compra de otro 3% gracias a “su larga relación de amistad” con el magnate.

Cebrián en El Mundo

Sobre el presidente del Grupo PRISA solo encontramos una mención de pasada en el citado editorial.

Todas estas revelaciones, sumadas a las apariciones de la ex-mujer de Cebrián en los papeles de Panamá, o de la actual pareja de Felipe González, Mar García Vaquero, o de su íntimo amigo, Jesús Barderas, no son del interés para el periódico El País pero tampoco empañan la trayectoria de Felipe González según dirigentes del PSOE: “Estas cartas no empañan lo que ha supuesto la trayectoria de Felipe González para España y el Estado del Bienestar“, ha declarado su portavoz Antonio Hernando para añadir: “no conozco las cartas ni por qué se envían […] Sobre Felipe González sólo sé lo que saben millones de españoles: que fue el presidente que consolidó la democracia en nuestro país, un régimen de bienestar y de libertades, que trabajó por que España formara parte de la Unión Europea y que, por cierto, está defendiendo la liberación y la libertad de los presos políticos en Venezuela“.

Por cierto, este ejemplar personaje es el saboteador nº1 junto a su fiel mano andaluza del gobierno que más desean los españoles según las encuestas: un pacto Unidos Podemos – PSOE.

 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.