La Tienda Republicana

Paradójico: las mentiras contra “Madrid Versión Original” justifican su existencia

MadridVO

En defensa de la veracidad de la información y como observatorio de medios, la nueva web impulsada por el ayuntamiento gobernado por Ahora Madrid funciona como antídoto ante la creciente avalancha de informaciones tóxicas e interesadas vertidas desde los grandes grupos mediáticos privados: “permite a los ciudadanos y a los medios de comunicación encontrar la información original que dio lugar a una noticia que en su recorrido se ha modificado y contiene datos que no son exactos o son matizables. Se trata de una web basada en datos contrastables y oficiales“. Es -pues- un espacio que bebe de las fuentes primarias u originales -de ahí su nombre, MadridVO y matiza informaciones o deja en evidencia las mentiras y manipulaciones que día sí y día también se publican en numerosos medios y que en contadas y raras ocasiones rectifican públicamente. Los primeros artículos corrigen mentiras de la Razón, 20 Minutos, El Mundo o El País entre otros… Nadie se salva, por lo no es de extrañar que la web halla levantado ampollas desde el momento en que comenzó a ganar popularidad. El lector puede comprobar la veracidad de las correcciones en cada una de las entradas y -si alguna duda le queda- contrastar indagando por sí mismo en la red. Las declaraciones de Iñigo Errejón al respecto me han parecido las más acertadas: “más información siempre es sinónimo de más pluralismo y más libertad […] Ayuda a un diálogo mejor en un triángulo: la sociedad civil, los periodistas y el Ayuntamiento de Madrid“.

No se puede decir lo mismo de la prensa, que en su carga contra Manuela Carmena cae en la paradoja de exhibir el valor de la iniciativa. No es Ahora Madrid quien le pone el cascabel al gato. El gato se lo coloca a sí mismo antes de lanzar su zarpazo. Cualquiera que visite la web Madrid Versión Original puede leer en cinco minutos la finalidad de la misma, la controversia sobre la “libertad de expresión” o conocer uno de sus antecedentes en funcionamiento, el Euromyths”, cuyo fin es clarificar informaciones sobre la Unión Europea, donde se recogen correcciones a noticias aparecidas en prensa desde 1992. Igualmente se aclara que la web la mantienen periodistas del equipo de comunicación de la alcaldía y que el coste del tiempo empleado por funcionarios se estima en 200 euros.

La “interpretación” desde diversos megáfonos contra MadridVO podría protagonizar su siguiente análisis;

Así, la Asociación de la Prensa de Madrid (APM) mostró su preocupación por que este portal propicie “un clima de animadversión” hacia los periodistas, como si ese clima no existiese ya. El barómetro del CIS ya indicó en 2013 que la de periodista es la segunda profesión peor valorada en España con una nota de 59,09 sobre 100. La APM debería preguntarse cúal es la razón por la cual en uno de los escasos estudios sobre instituciones o grupos sociales [*], la prensa aparece muy por detrás de policía, fuerzas armadas o funcionarios con un 36% de desaprobación (53% aprueba), o la televisión es rechazada por un 49% frente a un 46% de aprobación.

La Asociación de Editores de Diarios Españoles (AEDE) coincidió en su valoración con la APM y denunció que este tipo de iniciativas no son propias de “la libertad de prensa”, a pesar de que la web de MadridVO ya avisa de que ni se limita ni afecta a la capacidad [de medios o periodistas] para seguir realizando su trabajo del modo habitual. Si la AEDE lanza tan grave acusación debe explicar cúal es exactamente el problema con la “libertad de prensa” al que se refiere.

Por su parte, la presidenta de la Federación de Asociaciones de Periodistas de España (FAPE) argumenta que MadridVO “posee un halo de censura” y que “el papel del periodista es ejercer ese contrapoder imprescindible en la sociedad y que garantiza a la ciudadanía el derecho a recibir información libre“. Se refiere Elsa González a la prensa como cuarto poder que vela por el buen funcionamiento de los otros tres, pero ¿Quién nos salvaguarda de los excesos del cuarto poder? ¿Quién, cuando la mayor parte de las acciones de muchos medios corporativos –como el Grupo PRISA sin ir más lejos- son propiedad de actores con intereses económicos propios, como son la banca y las multinacionales? González advierte del “poder” [político] como “usurpador del papel de los medios de comunicación en una sociedad democrática” pero nada dice del poder económico que se sirve de los medios de comunicación para someter a los representantes de la ciudadanía. El caso del acoso al gobierno Griego es el escaparate más exagerado y reciente… Con toda probabilidad a la presidenta de FAPE le es ajeno el concepto “quinto poder” que allá en 2003 definiera Ignacio Ramonet, director de Le Monde Diplomatique en una sobresaliente columna. Parece que para ella es suficiente la confianza ciega en el “código deontológico que habla de rigor, confirmación, veracidad, de ética” que supuestamente posee todo periodista.

Estas asociaciones encontraron numerosos altavoces para amplificar sus palabras. Veámos ahora la línea ideológica de los principales periódicos. Los editoriales de hoy en El PaísManuela Carmena se equivoca. La alcaldesa debería reconsiderar la nueva web de rectificaciones periodísticas– y El MundoLa ‘web de la verdad’ es una herramienta de presión y desprestigio hacia la prensa– ahondan en las críticas no razonadas ya expuestas;

“Dedicada a desmentir o rectificar informaciones que no gustan al equipo municipal o no le parecen correctamente recogidas […]  una iniciativa que tiene más que ver con un intento de corregir los desarreglos y las descoordinaciones que están produciéndose en su seno, que con los problemas de los madrileños […] solo es su versión respecto a temas controvertidos. En absoluto es el depositario de una garantía de veracidad […] rectificar las informaciones periodísticas está regulado a través de cauces jurídicos […] Conviene que Manuela Carmena reconsidere la web lanzada por el Ayuntamiento madrileño y la reoriente seriamente o la retire”. (El País)

“Podemos y sus satélites han manifestado, a veces de forma abrupta, un rechazo frontal a la crítica y una cruda voluntad de someter a control el ejercicio de la libertad de información […] el mero hecho de estar en manos privadas conlleva necesariamente un interés espurio, lo cual es falso […] lo característico de una sociedad abierta y moderna es el pluralismo, que sólo se alcanza a través de la libre concurrencia de enfoques informativos y puntos de vista […] nociva desconfianza del entorno de Podemos hacia la prensa libre […] puede ser utilizada para señalar a periodistas y como advertencia a los medios. Se trata de una intolerable herramienta de propaganda, presión y desprestigio desde el poder […] Resulta insólito que en nuestro país una Administración utilice recursos públicos para crear un gran hermano que supervise las informaciones de prensa y repruebe las que no son de su gusto […] El PP recomendó ayer a Carmena que relea 1984, el libro de Orwell, una denuncia de los regímenes totalitarios del siglo pasado que conserva plena vigencia”. (El Mundo)

Otros medios como ABC o La Razón añaden que el “control de los medios se ha convertido en una priodidad para Carmena” o que “el Gobierno municipal no tiene otra salida que retirar cuanto antes un página que sólo busca el control de la información“.

En definitiva, la prensa considera que señalar sus mentiras y manipulaciones significa “controlarlos” solo porque tales informaciones “no les gustan”, que lo que pretende el gobierno de Ahora Madrid es “corregir su descoordinación”, que “no garantizan veracidad” aunque se ofrezcan datos oficiales y fuentes constrastables, que si alguien miente solo es posible denunciarlo en el juzgado para conseguir la rectificación, porque exponer sus calumnias a escarnio público es una “intolerable herramienta de propaganda, presión y desprestigio”, es “señalar a periodistas” y “advertir a los medios”, es el “Gran Hermano de Orwell, es un régimen totalitario vigente”.

La vehemente reacción y las mentiras vertidas en los ataques contra MadridVO sin lugar a dudas justifican por sí solas su existencia. Traigo aquí los objetivos del Observatorio Internacional de Medios de Comunicación que -a principios de 2003- se lanzó en el Foro Social Mundial (FSM) de Portoalegre porque creo, aportan argumentos que explican más allá de lo políticamente correcto la razón de ser de cualquier plataforma dedicada a la crítica mediática;

[…] “Se propone responder a la preocupación de los ciudadanos de todos los países sobre el papel de los medios de comunicación, otorgándoles los recursos para reaccionar ante el poder de las empresas gigantes de las comunicación, vectores ideológicos y beneficiarios de la mundialización liberal.

En la era Internet, la abundancia de informaciones se traduce por un aumento exponencial de las manipulaciones, falsificaciones, mentiras y campañas de intoxicación. Es por lo tanto indispensable un proceso de descontaminación de los medios, mediante la elaboración de lo que podría llamarse una «ecología de la información».

Numerosos medios confunden su propia libertad con la libertad de empresa, considerada la más importante. ¿Pero acaso la libertad de empresa puede servir de pretexto para la difusión de falsas noticias o de difamaciones? La libertad de los medios de comunicación implica una responsabilidad social, y debe por lo tanto ejercerse sin menosprecio de la sociedad.

En el pasado «cuarto poder» destinado a oponerse a los abusos de los otros tres de la democracia (legislativo, ejecutivo y judicial), los grandes medios han devenido uno de los principales poderes en las modernas sociedades de opinión e información ; en efecto, acumulan poder económico y hegemonía ideológica. A falta de un contra-poder, los medios de comunicación ahora oprimen, lo que hace indispensable inventar un « quinto poder » para proteger a la sociedad de sus abusos, defender la información como un bien público y reivindicar el derecho a saber de los ciudadanos” […].

[*] Metroscopia, 2012.

Temas: 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.