La Tienda Republicana

Barcelona, Madrid, Zaragoza, Compostela o A Coruña demuestran que la victoria está en la Unidad Popular sin paliativos

Encuentro de candidaturas ciudadanas

El tsunami de datos e interpretaciones sesgadas del resultado electoral de ayer se multiplica cuando pasamos de escuchar el análisis de los partidos políticos a los medios que amplifican sus voces. De entre toda esa paja, el receptor va quedándose con las conclusiones inevitables; que el PP perderá casi todos los municipios y comunidades donde no obtuvo la mayoría absoluta y que las candidaturas de unidad popular, como Ahora Madrid y Barcelona en Comú, están dispuestas a abrir un diálogo con fuerzas afines e incluso con el PSOE para alcanzar la alcaldía y poner en marcha su programa electoral. Las expresiones torcidas de Aguirre o Rita Barberá ya expresaban por sí mismas el conocimiento de que eso va a ocurrir. La de Cospedal era un poema.

Pero hay debates postelectorales que los medios de comunicación y sus padrinos -banca y trasnacionales incluidas- no quieren escuchar ni en flauta travesera. Intentaré abrir algunos.

Empecemos por el decepcionante resultado de Ciudadanos, que con un 6,55% de apoyo total en los municipios, queda lejos de aquel 18,4% que le dio Metroscopia para El País hace dos meses. No se comprende una predicción tan inflada aunque la encuesta era de marzo o porque se tratase del ámbito municipal en lugar de unas elecciones generales.

Otra de las ausencias la encontramos en eludir referirse a las candidaturas de unidad popular como una confluencia de partidos como Podemos, IU y Equo entre otros con el apoyo de colectivos sociales y simplificarlo todo con titulares como Aluvión en Interior de ‘partidos franquicia’ de Podemos para las elecciones municipales (El Mundo), Las candidaturas de Podemos pueden gobernar en 7 capitales (EP) o ¿Quiénes son los líderes municipales de Podemos? (Cadena Ser), a sabiendas de que Podemos no se presenta en solitario. Con titulares como esos, los dueños de los medios nos indican cúal es el camino que no quieren que sigamos. Para entendernos, hablar de “franquicias” de Podemos o el partido que apoya Podemos en una ciudad reduce el respaldo popular, y eso lo sabía por ejemplo Esperanza Aguirre, quien se apresuró a decir que “los de Podemos” estaban nerviosos tras su debate con Manuela Carmena.

Directamente relacionado con la anterior, hasta el momento nadie -a excepción de Isaac Rosa y no sé si algún periodista más- comenta el éxito de las candidaturas de convergencia ciudadana que tejieron red alrededor de las marcas en Comú, Ganemos o Ahora. Baste observar cómo en ningún sitio se ha publicado la suma global de votos obtenida en todas ellas a pesar de todo lo que las une. En El País, por ejemplo, se lleva a un espacio destacado de su web que PP consiguió 6 millones de votos, PSOE 5,5 y C’s 1,4, pero nada se dice de Izquierda Unida, que pasó del millón, o UPyD (algo más de 200.000). Mucho menos aparece una cifra en la que se especifiquen los municipios donde se presentaron estas candidaturas ciudadanas de confluencia. Daremos aquí sólo las cifras de los municipios más importantes: Ahora Madrid (519.210 votos), Barcelona en Comú (176.337), Zaragoza (80.040), A Coruña (36.842), Compostela (16.327), Alicante (28.132)… seis ciudades que sumadas a algunas otras de menor tamaño (38 hermanadas con Barcelona) sobrepasan la cifra del millón de votos y quedan infinitamente lejos de los cientos de municipios donde se presentaron PP y PSOE.

Resultados globales municipales 2015 en El País

Veámos los resultados;

– Barcelona en Comú (Guanyem, ICV-EUiA, Podemos, Procés Constituent y Equo) alcanza la victoria con el 25,21%, a pesar de que CUP (7,42%) se quedó fuera.

– Ahora Madrid llega al 31,85% apoyada por la mayor parte de la militancia de IU y el Partido Comunista de Madrid, pero Podemos se queda en el 18,59% en la Comunidad e IUCM (básicamente Izquierda Abierta) en el 4,14%.

En ambos casos podría argumentarse que fue el carisma de las candidatas el que atrajo el voto, aunque a tenor de los resultados en otras ciudades, parece claro que se trata de otro factor añadido;

– Zaragoza en Común es segunda por un estrecho margen con el 24,57%. En la Comunidad, Podemos en Zaragoza obtiene un apoyo menor: 21,71%.

– Marea Pontevedra (8,14%) cuenta con menos implantación que BNG (43,08%) en su feudo tradicional, pero sirve para darle la mayoría si se llega a acuerdo.

– Compostela Aberta gana y llega al 34,58% en Santiago de Compostela.

– En A Coruña, Marea Atlántica (Anova, Esquerda Unida, Equo, Espazo Ecosocialista, Podemos, Compromiso por Galicia, Partido Humanista) consigue ganar las elecciones con el 30,89% y solo 4 votos más que el PP demostrando que un puñado de votos son realmente útiles.

– La Marea de Vigo, por poner un ejemplo de muchos, es una alianza entre Anova y Esquerda Unida, que sin embargo no contó con el respaldo de Podemos. El resultado es la mayoría absoluta del PSdeG.

– Guanyar Alacant llega al 18,71% y no alcanza la primera posición porque no se converge con Compromís (9,03%)

– Lo mismo ocurre en Bilbao, una fuerza de izquierda nacionalista, Bildu, Ganemos y Bilbao en Común se presentaron por separado.

– En Sevilla encontramos un caso muy común de dispersión del voto en las capitales andaluzas. Participa Sevilla, IU y Ganemos obtienen un 9,06, 5,98 y 4,13% respectivamente. Un buen candidato al frente de las tres podría haber generado el mismo efecto ilusionante que en Galicia, Madrid o Barcelona, y un resultado más allá del 20% capaz de competir con PP y PSOE.

– En la Comunidad Valenciana es el PP el que obtiene la victoria con un 26,25% de los votos seguido de PSOE con el 20,30%. La unión popular de Compromís, Podemos, EUPV yel 0,73% de Ganemos habría dado la victoria a una marca única con más del 34% de los votos. La situación se repite si atendemos al resultado de las tres ciudades de esa región.

Concluímos mencionando el significativo dato citado por Isaac Rosa, que extraemos del resultado electoral de Podemos en la Comunidad y Ahora Madrid en la capital. Podemos consigue 285.000 votos para las autonómicas mientras Ahora Madrid recibe 519.000 votos, lo que revela que casi la mitad de votantes de Ahora Madrid no votó a Podemos en la otra urna. Si traducimos eso con todas las cautelas a las próximas elecciones Generales, debemos deducir que más nos vale organizarnos para construir una candidatura de convergencia ilusionante y parecida a las que han triunfado en las municipales, porque un partido en solitario no llegará muy lejos.

Temas: 

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.