La Tienda Republicana

El enfoque de la violencia

El pasado sábado se produjo en León una agresión de unos padres a un árbitro de 16 años tras un partido de prebenjamines (5-6 años). La situación es lamentable, la actuación del padre es para meterle en la cárcel y quitarle la custodia de su hijo, y así han coincidido la mayoría de medios en que se ha tratado el tema. Sin embargo, también se coincide en que no es un tema aislado, y que el problema va mucho más allá de un loco que agrede a un árbitro, sino que se trata de una actitud muy extendida de los padres cuando van a ver a sus hijas e hijos, que aunque no llegue a la agresión física, si que pone las bases para que esta se produzca, y que aunque esta no se de, no dejan de producirse las agresiones verbales y las continuas faltas de respeto a árbitros, entrenadores o rivales. Por ello, hasta algunas administraciones se plantean que deben hacer algo al respecto. Es más, durante una tertulia deportiva se apuntaba a que también tenían responsabilidad los medios de comunicación cuando hacían culpables a árbitros o entrenadores de las derrotas de los equipos profesionales, y que todo el sensacionalismo e importancia que se le da, hace que esto se extienda a cualquier partido, a cualquier ámbito, y sucedan estas cosas.

Estando de acuerdo en todas estas consideraciones, me llama la atención como somos incapaces de hacer un análisis similar con otros tipos de violencia, como pueda ser la violencia de género. Y es que no cabe duda que la violencia de género tiene una dimensión mucho mayor que los episodios de violencia en el deporte, ya que los asesinatos de mujeres por violencia de género superan la media de uno por semana. Sin embargo, parece como si esta violencia de mayor calado careciera de esas conductas que la promueven, de esa actuación de muchas personas que promueven actitudes que algunos acaban convirtiendo en asesinatos, de ese sistema que crea la violencia contra las mujeres. Al contrario, si uno mira o escucha los medios cuando hablan de espisodios de violencia de género pareciera como si fueran hechos aislados de locos aislados que no se corresponden ni tienen relación con nuestras actitudes, la educación que ofrecemos o los roles que se nos inculcan.

No entiendo como se pueden ver tan fácilmente los nexos entre la excesiva competitividad que los padres inculcan a sus hijos e hijas, la actitud de medios y aficionados hacia los árbitros o la violencia verbal con los hechos del pasado sábado en que un árbitro es agredido por un padre, pero no se es capaz de ver la relación entre el sistema patriarcal que pone a la mujer al servicio del hombre, la cosifica y la pone en último plano con los asesinatos producidos por el terrorismo machista. La única explicación que se me ocurre es que el erradicar la violencia contra los árbitros no despoja de poder a nadie, sin embargo erradicar la violencia de género exigiría que las mujeres se empoderaran, reduciendo el poder total de los hombres, y claro, eso ya no nos interesa tanto.

Añadir nuevo comentario

Comentarios

Plain text

  • No se permiten etiquetas HTML.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.
CAPTCHA
Esta pregunta es para comprobar si usted es un visitante humano y prevenir envíos de spam automatizado.