Rómulo Pardo Silva

Opinión o información…

Ambos elementos del pensamiento son necesarios para impulsar el cambio a una civilización nueva; conocer hechos e interpretaciones.

Por las condiciones actuales el esfuerzo tal vez debe priorizar una para lograr concienciar el programa en una masa ciudadana ganada por el sistema.

La propuesta de construir una sociedad distinta no tiene adhesión hoy  y una consecuencia de esa realidad debe ser no seguir con un modo de comunicación que sirve en una pequeña minoría.

Falta la lucha por la próxima civilización

Las mujeres están uniéndose, organizándose, manifestándose contra la cultura y la violencia machista con calidez, inteligencia, perseverancia para terminarla. Adelante.

Los homosexuales ganan espacios en su drama de siglos.

Los animalistas tienen logros contra los tratos brutales y el abandono, del reino no humano.

Los ecologistas levantan la bandera de la resistencia a la destrucción del medio ambiente.

Pensionados, trabajadores, estudiantes, migrantes, dan batalla...

Éxitos para todas esas campañas.  

Venezuela es otra víctima del plan de colonización global

Occidente busca los océanos, selvas, campos, minas, aguas… La riqueza finita.

Ha colonizado una parte importante del planeta, en África, Oceanía, Europa, Asia. Gran porcentaje de América Latina.

En el momento apunta a Venezuela. También a Corea del Norte, Irán, Siria, Cuba, Nicaragua. El paso final, Rusia y China.

Respuestas: Irán se arma, Siria lucha, Corea del Norte responde firme.

El chavismo los venció el 23 de febrero. No pasó la subversión.

La entretención diaria a partir de pequeñas actuaciones de políticos

Muchos en la izquierda del sistema la tienen el hábito. Seguir, buscar, disfrutar y analizar seriamente lo que dicen parlamentarios, partidos, ministros, rompiendo la monotonía sistémica de la semana, el mes, el años, los años.

Dijo un garabato… calificó de tal aquello… encaró a ése… le enrostraron que hace años apoyó… cae la mesa de la cámara… colocó a un pariente en el ministerio…

Es un juego que termina en nada. Pero gusta.

Lo estructural desaparece, se sigue sin alternativa al colapso ecológico, nuclear, climático… Son cosas que pasan.

Dos bloques opuestos iguales de conservadores del sistema

Los grandes medios crean la imagen de una Venezuela aislada. Ocultan algo importante para la comprensión de la actualidad. Hay dos bandos políticos mundiales.

El chavismo de Maduro es miembro bienvenido de uno de ellos.

Un partido es el de los grandes magnates de Estados Unidos, seguido por sus socios patronales occidentales y los gobiernos empresariales de países en desarrollo. Los golpistas de Lima.

Tres consecuencias actuales de la civilización de los empresarios

El modo de vida consumista basado en la explotación exponencial de recursos naturales colapsará por agotamiento, de petróleo, minerales, peces, tierras para el cultivo, escasez de agua…

Es el futuro menos dramático, violento, lleno de sacrificios, pero sostenible gracias a los recursos renovables y a una nueva organización humana posible.

Las otras dos son amenazas por completo trágicas.

La calificación parcial de fascismo oculta que el sistema completo es siempre violento

Decir que cierto sector empresarial es fascista legitima indirectamente una civilización de capitalistas ‘no fascistas’.

Lo normal y general en los países es que actúen capitalistas políticos ejerciendo su necesaria violencia intrínseca.

Condenar solo uno de sus recursos como algo extraordinario, brutal, criminal, cínico, ‘fascista’, es aceptar como válida la violencia empresarial diaria, patronal, democrática, constitucional… el sello de su civilización.

Seguirá aumentando la temperatura terrestre

De hecho fue la decisión en la reunión de la COP24 en Katowice, Polonia.  

Lo urgente para la vida en la Tierra, reducir la quema de combustibles fósiles, no se hará.

Los empresarios y sus políticos optan por el crecimiento económico, el modo de vida consumista. Continuar la civilización de negocios.

No se dice con franqueza. Menos uso del petróleo, el carbón, el gas, es paralizar barcos, aviones, autos, reducir la energía eléctrica a fábricas… Menos ganancias para los dueños, cesantía desatada, empobrecimiento de miles de millones de personas.

Ni izquierda o derecha: cambio obligado de civilización

Sectores de la llamada izquierda tienen un discurso paralelo que contesta a la época de los empresarios.

Fascismo, neoliberalismo, populismo, internacionalismo, feminismo, pobreza, igualdad, ecologismo… son palabras en su discurso.

Cada una real, válida, pero limitada a un continuismo de producción-extractivismo-agotamiento-crecimiento-consumismo… es decir adherida al programa para el colapso.

El G 20- Buenos Aires

La reunión de mandatarios en Argentina es la expresión de la confusa era productivista armada.

Todos los presentes buscan crecimiento nacional para quienes consumen más que los miles de millones de pobres.

Estados Unidos no se suma al Acuerdo contra el cambio climático de Paris mientras los sí firmantes el año pasado aumentaron la cantidad de CO2 en la atmósfera.

La reunión de Trump y Putin acordada no se hizo por la incursión de los buques ucranianos que los rusos apresaron.

Páginas

Suscribirse a Rómulo Pardo Silva