La Tienda Republicana

Marcos González Sedano

OPEN ARMS: con ojos africanos

Me pregunta mi sobrina, una chica joven, sobre el OPEN ARMS. Me dice que entre sus amistades aumenta el rechazo a los emigrantes.

No me extraña;  la gestión de la democracia burguesa se balancea como una traiña en medio del temporal de la crisis capitalista.
Los jóvenes son la carne de cañón de cada guerra. Cada uno de ellos busca su espacio, la mayoría de las veces sin referentes que generen esperanza en la Humanidad.

El Mediterráneo y la cara del fascismo.

Las élites de Occidente le han prendido fuego a África. Aquellos hombres, mujeres y
niños/as que logran escapar,  se encuentran con las mafias de todo tipo. Si logran huir de ellas, se encuentran con la Mar, muchas veces su tumba.
Aún así, si atraviesan el Mediterráneo se encuentran con los pirómanos que les prendieron fuego, que los recluyen en campos de concentración y un día los extraditan al punto de partida.
Es el juego de la RULETA DE LA UE: El Protofascismo.

Los asesinatos terroristas del fascismo español

Las SENTENCIAS FASCISTAS siguen vigentes.

PROCESOS CONSTITUYENTES DESDE ABAJO!!

EL ASESINATO de Blas Infante, PADRE DE LA PATRIA ANDALUZA, de Miguel Hernández, de las Trece Rosas, de Julián Grimau y otras cientos de miles, son sentencias firmes dictadas por tribunales surgidos de los golpistas fascistas.

Más de ochenta años después, en el Reino de España, heredero del fascismo, lxs demócratas Repúblicanxs siguen en las cunetas y en muchos casos sus bienes en manos de los asesinos o sus herederos.

En el corazón de Iberia

Paseo por la Almedina hacia arriba. La Alcazaba de Almería, Puerto Bayyana, va siguiendo mis pasos.
Fue en ese mismo lugar donde el poeta Abú-al-Asbag-Ibn-Arqam, visir del Rey Almutasín, de la Taifa de Almería, vio ondear por primera vez (siglo XI) la bandera de Andalucía. Posiblemente la más antigua de Europa. Describiéndola con estos versos:

Un zombi llamado España

Sobre un cementerio no se construye un país.

El Estado Español se tambalea, lo saben los representantes políticos de la oligarquía y llaman a un pacto de no agresión: UN PACTO DE ESTADO. ¿PERO SOBRE QUÉ Y PARA QUÉ?

Ellos mismos se encuentran en una encrucijada: La deslegitimación del Régimen del 78; y cada vez que dan un paso, como dicen mis amigos, se embarcan.

Blancos y en botella

Andaba en otros quehaceres literarios cuando una ráfaga de articulistas neo-izquierdistas me perforó el oído derecho;  pero fue Alfredo Zitarrosa el que me instó a salir a pasear y dejar mi trinchera, abandonando mi zona de confort y mi prudencia, casi cobarde.
 
¡No voy adelante con el Imperio!, así como que no, amigos y amigas de la izquierda amarilla.
Tal vez mi memoria se olvidara (que no yo) de los lazos históricos que les unen a ustedes a ellos; pero lo de Iraq, Libia, Honduras, Paraguay, Brasil, Siria, Yemen...y ahora

Europa a juicio

Este invierno amable deja vivir al huerto.
Desde el arrinconado desierto
Entre tomateras y habas
Va el ajo creciendo 
Con olor a hinojo. 
 
Sin embargo, el frío cristalino de los ojos 
Que miran plácidamente el verde fuego
Me deja en la retina la nieve indigente 
De aquellos que amortajan 
Los carambanos silvestres de la calle.

Cien años de la Revolución de Octubre

Este año se cumple el 100 aniversario de la primera revolución de los parias de la Tierra.  La revolución Soviética demostró que más allá del capitalismo había vida, que otro mundo era posible. 
A pesar de la caída de aquél modelo, el capitalismo ha demostrado que no tiene respuestas para satisfacer las necesidades fundamentales de la mayoría de la población mundial. Si habrá o no habrá nuevas experiencias de carácter  socialista está por ver, pero desde mi punto de vista,  trabajar por qué las haya es una tarea inaplazable. 

Alepo

Entre ella y Alepo
 
Pensé incendiar los barcos 
Y recordé el grito de madera.
Suena a hueso partido
Cuando el carnicero deja caer el hacha. 
 
Se me ocurre parar la guerra,
Dinamitar los puentes 
Que nos separan de la paz,
Y vi como tus manos se iban
En una multitud de cruces 

Páginas

Suscribirse a Marcos González Sedano